El Jefe del Estado y su esposa regresan a Madrid  :   
 Antes de salir de Córdoba, el Generalísimo expresó su gratitud por las atenciones recibidas en la provincia. 
 ABC.    07/05/1961.  Página: ?,79. Páginas: 2. Párrafos: 14. 

MADRID, DOMINGO 7 DE MAYO DE 1961 . EJEMPLAR TRES PESETAS

ABC

DEPOSITO LEGAL AI. 13 1958

EL JEFE DEL ESTADO Y SU ESPOSA REGRESAN A MADRID

FUERON SALUDADOS CON GRAN ENTUSIASMO EN TODOS LOS PUEBLOS DEL

RECORRIDO DESDE ANDALUCIA

ANTES DE SALIR DE CORDOBA, EL GENERALISIMO EXPRESO SU GRATITUD POR LAS

ATENCIONES RECIBIDAS EN LA PROVINCIA

Finalizado su triunfal viaje por Andalucía, Sus Excelencias el Jefe del Estado y señora llegaron ayer, a las

cinco y cuarto de la tarde, al palacio de El Pardo, donde fueron recibidos y cumplimentados por el

Gobierno.

EL CAUDILLO DIALOGA CON EL PUEBLO

Córdoba 6. (De nuestro corresponsal.) En este viaje triunfal que el Caudillo ha realizado por tierras de

Andalucía, concretándonos a Córdoba, podemos dar fe de una característica especial por parte del

Generalísimo. Y es, que en su recorrido, si bien ha estado rodeado por las autoridades, ministros y

técnicos de todas aquellas realizaciones que visitara, también los obreros han ocupado su lugar en este

acercamiento al Jefe del Estado.

Ei Caudillo, en su visita a los centros de producción, ha dado prueba ante los irabajadores que a diario,

hora tras hora, hacen funcionar las máquinas, que conoce a fondo la importancia, alcance y desarrollo de

las mismas, así como las múltiples especialidades de los productores.

Claro es que, con ello, ha habido no uno, sino muchos evidentes diálogos entre el Generalísimo, al que

tanto satisface esta circunstancial convivencia, y el obrero, que representa al pueblo, al que igualmente le

agrada y satisface esa honrosa deferencia por parte del Jefe de la nación.

Estos acercamientos y diálogos que se han ido sucediendo en toda la ruta andaluza que el Caudillo ha

recorrido encierran un sentimiento de cordialidad cristiana y social muy apreciable, pues evidencian que

la máxima jerarquía del Estado no marca distancias a los que con su cotidiano trabajo cooperan al

engrandecimiento de la patria. Este acercamiento a que nos referimos ha tenido lugar, entre otros sitios,

en las factorías de la Electro Mecánicas y en las de la Constructora Nacional de Maquinaria Eléctrica,

como asimismo en la Algodonera. Parecía como si el Caudillo fuese uno más entre aquéllos que dentro de

sus especialidades integraban los equipos.

Hubo también otros diálogos, éstos de distinto sentido, entre el Jefe del Estado y las primeras autoridades.

Cada una de ellas ha informado a Su Excelencia de los problemas de más rápida solución que afectan a

sus distintos Organismos; ideas recogidas por el Caudillo para analizarlas, en su momento, ante los

respectivos Ministerios.

El gobernador civil, D. José Manuel Maten de Ros, en unas palabras que pronunció en el sector sur de la

ciudad ante el Generalísimo, dijo que si en Córdoba, como en otras provincias, existen problemas, los de

Córdoba y sus pueblos tenían fácil solución, habida cuenta de la riquesa de la provincia en_ sus aspectos

agrícola, ganadero e industrial.

Este pueblo de Córdoba, agregó el señor Matéu de Ros, merece la máxima atención porque no hay duda

de que, a pesar de su carácter serio y reservado, ayer, con su presencia ante Francisco Franco, demostró la

unión indisoluble que existe entre el mismo, expresada en una masa cuyo contenido no era otro que la

lealtad y la fe en el hombre que salvó a España.

El Caudillo ha marchado ya de Córdoba, tras haber movido con su presentación las fibras más sensibles

de los cordobeses. Francisco Franco no está ya en la ciudad. Sin embargo, queda aún en el ambiente ese

entusiasmo, ese deseo de unificación para el mayor progreso de la patria que defiende y guía un hombre

tan invicto y cabal como el Generalísimo Franco, que si siempre supo llegar al corazón del trabajador con

su justa doctrina, en esta ocasión la ganancia afectiva ha sido superada al establecer un diálogo directo al

pie de las máquinas, mientras su conversación tenía como música de fondo el himno de la producción,

base esencial para un coordinado mejoramiento de la clase obrera y patronal, y mayor acrecentamiento

del bien ganado prestigio que España, goza.—Francisco QUESADA.

SALIDA DE LA CIUDAD

Córdoba 6. El Jefe del Estado y su esposa, doña Carmen Polo de Franco, salieron de Córdoba esta

mañana poco después de las nueve. Al Palacio del marques de Viana, donde se hospedaron durante su

estancia en la ciudad, acudieron a despedirles los gobernadores civil y militar, alcalde,

presidente de la Diputación y otras autoridades, así como representaciones militares y eclesiásticas.

Al salir Sus Excelencias del palacio fueron objeto por parte del público que se congregaba en gran

número en la plaza de calurosas muestras de simpatía y adhesión, que se prolongaron durante la marcha

de la comitiva por las calles hasta abandonar la ciudad.

El alcalde, D. Antonio Cruz Conde, recibió esta tarde a los periodistas, a los que dijo que se mostraba

muy satisfecho del brillante resultado de los actos celebrados en la capital con motivo de la estancia del

Jefe del Estado y señora. ´´El Caudillo—siguió diciendo—me ha expresado reiteradamente la gratitud que

sentía hacia el pueblo cordobés y, muy especialmente, en el momento de su despedida." "Nuestros

problemas—añadió—han sido estudiados con el mayor interés por el Generalísimo, y puedo asegurar que

después de esta trascendental visita empieza en Córdoba una segunda etapa de nueras realizaciones de la

mayor importancia." Terminó haciendo resaltar el interés que ha demostrado el Caudillo por el progreso

de la ciudad.— Cifra.

ALMUERZO EN MANZANARES

El paso del Caudillo por todos los pueblos del recorrido, hasta Madrid, ha sido acogido con grandes

vítores y aclamaciones. En los últimos pueblos cordobeses del trayecto había arcos triunfales, con

pancartas de gratitud por su labor beneficiosa en cooperativas, viviendas y regadíos.

En Manzanares (Ciudad Real), el Jefe del Estado, acompañado de su esposa, ministro de la Gobernación

y señora de Alonso Vega y do otras personalidades, ha descansado unos momentos en el Parador de

Turismo, en el que tomaron un refrigerio. El vecindario, estacionado en las calles del trayecto, tributó a

Su Excelencia cariñosísimas muestras de adhesión.

DE LA VISITA

DEL CAUDILLO

A CÓRDOBA

El Jefe del Estado y su esposa, visitando la exposición de la labor desarrollada por la Diputación

Províncial, exponente de las obras ejecutadas y en marcha, y les proyectos, en vía de ejecución, para el

engrandecimiento y progreso de los pueblos de la provincia.

(Foto Ladis.)

El presidente de la Diputación Provincial, imponiendo al Jefe del Estado la primera medalla de la

Provincia. El Sr. Cabello de Alba pronunció con tal motivo un discurso, en el que expresó a Su

Excelencia la adhesión inquebrantable de la Corporación que preside y la de todo el pueblo cordobés.

(Foto Ladis.)

Desde el mirador de Sierra Moraba, Su Excelencia contempla la extensa zona de catorce mil hectáreas,

que han sido repobladas en los términos municipales de Villaviciosa. Espiel y Villanueva del Rey. (Foto

Cifra.)

 

< Volver