Autor: Baró Quesada, José. 
   La estancia del Jefe del Estado en Barcelona     
 
 ABC.    30/06/1970.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

LA ESTANCIA DEL JEFE DEL ESTADO EN BARCELONA

Barcelona 29. (De nuestro redactor político, enviado especial, por "telex".) La jornada política oficial de

Barcelona va tocando a su fin. El Jefe del Estado y el Príncipe fueron aclamados el domingo en el partido

de fútbol y esta tarde en la corrida de toros. Mañana asistirán con sus esposas a la cena de gala de la

Diputación Provincial y pasado mañana, miércoles, a la concentración sindical que en honor de Franco se

celebrará en el parque de La Ciudadela a última hora de la tarde, con asistencia de veinte mil trabajadores

y actuación de los coros de Clavé, Allí pronunciarán discursos los presidentes de los Consejos de

trabajadores y empresarios, el delegado provincial de Sindicatos y el ministro-delegado nacional de la

Organización Sindical.

Al margen de los actos populares multitudinarios que presiden Sus Excelencias y Su Alteza Real, hay

otros de carácter más restringido, más íntimo, como la inauguración, por el Jefe del Estado del magnífico

Museo de Carruajes, celebrada hoy en sencilla ceremonia después de la corrida, al regresar el Caudillo y

Doña Carmen Polo de Franco a su residencia. Asistieron ministros y autoridades provinciales y locales.

Se trata de un musco instalado en las antiguas caballerizas del Palacio Real de Pedralbes. Fue montado

en inteligente y estrecha colaboración por el Patrimonio Nacional (de cuyo Consejo de Administración es

presidente el vicepresidente del Gobierno, almirante don Luis Carrero Blanco, y en el que actúa como

consejero-delegado gerente el general don Fernando Fuertes de Villavicencio, segundo jefe e intendente

general de la Casa Civil del Caudillo), y por el Ayuntamiento de Barcelona, que preside don José María

de Porcioles. Figuran en él ocho carrozas pertenecientes a dicho Patrimonio y siete coches que proceden

del municipio barcelonés. Valiosos ejemplares de arte y de historia de los siglos XVIII y XIX. Están

asimismo la silla de montar que la Ciudad Condal regaló al Rey Don Alfonso XIII y otras que fueron de

la Reina Isabel II y de la Reina Regente, doña María Cristina de Habsburgo. En unas vitrinas hay varios

maniquíes reproduciendo la indumentaria de los caballerizos reales del siglo pasado. Antecedente de este

museo que acabe de inaugurarse es el del Palacio Real de Madrid, instalado en el Campo del Moro e

inaugurado también en fecha no lejana por el Generalísimo. José BARO QUESADA.

 

< Volver