Autor: Baró Quesada, José. 
   Franco, en el club de golf de la Zapateira  :   
 Ecos del discurso del teniente general Iniesta en El Ferrol. 
 ABC.    27/08/1972.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

LA MAÑANA. PAG. 21.

FRANCO, EN EL CLUB DE GOLF DE LA ZAPATERA

Ecos del discurso del teniente general Iniesta en El Ferrol

La Corona 26. (De nuestro redactor político, enviado especial, por télex.) El Jefe del Estado presidió con

en esposa, en el Club de Golf del monte de La Zapateira, la entrega de trofeos del Torneo que allí se

celebra todos los años por esta época con motivo de las jornadas oficiales de verano en La Coruña. Franco

entregó la copa que lleva su nombre al vencedor máximo del Torneo, don Ignacio Olavide.

Al acto, en el que pronunció unas palabras el presidente del Club, don Joaquín Menéndez Ponte,

asistieron doña Isabel Polo, hermana política del generalísimo, y el ministro del Ejército, teniente general

Castañón de Mena; el comandante general de la Flota, almirante Amador; el Jefe de la Casa Militar,

teniente general Díez Alegría (don Luis); el director general de la Guardia Civil, teniente general Iniesta;

el secretario de la Casa Civil, don Ricardo Cato ira; el Jefe de Prensa del Caudillo, don Manuel Lozano

Sevilla; el capitán general accidental de Galicia y las primeras autoridades provinciales y locales.

También se hallaba presente el ex ministro de Marina, almirante Nieto Antúnez, que acompaña

frecuentemente al Generalísimo.

Tienen gran amplitud en la vida política coruñesa los ecos del discurso pronunciado por el director

general de la Guardia Civil en el Ferrol del Caudillo. En ese discurso —acaecido a los postres de un

almuerzo ofrecido por el teniente general Iniesta a las autoridades militares y civiles ferrolanas— dijo el

orador, entre otras cosas, que «el franquismo no podrá nunca desaparecer y después de Franco

continuará» y que «en España no hay más partido que uno, que es el que indica amor a la Patria y ese

partido lo hemos de defender». Añadió que «el franquismo seguirá por siglos, porque España, que es

eterna, y que tiene un eterno destino en lo universal, necesita el franquismo». Terminó su discurso con

vítores a los caídos, a España, a Franco y al Príncipe. El capitán general del Departamento Marítimo del

Cantábrico, almirante Romero Manso, que lo siguió en el uso de la palabra, manifestó que «tenemos que

tener la guardia alta y estar preparados» y que «el enemigo está dentro de España y trabaja

incansablemente,»—J. B. Q

 

< Volver