Son las únicas con fuerza sindical. 
 CCOO, UGT y SOC se reparten la representación campesino     
 
 El País.    08/03/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

PAÍS, miércoles 8 de marzo de 1978

CCOO, UGT y el SOC se reparten la representación campesina

Comisiones Obreras, UGT y el SOC son las tres únicas fuerzas sindicales presentes en el campo andaluz.

A nivel patronal, los grandes empresarios están integrados en la Asociación de Agricultores y Ganaderos

de Andalucía (Asaga), herederos de las verticalistas Hermandades de Labradores y Ganaderos. Los

pequeños y medianos se agrupan en la Unión de Agricultores y Ganaderos de Andalucía (UAGA), en la

que hay representación de los diversos partidos políticos. Una rama de la UAGA, recientemente escindida

en Sevilla, está claramente influenciada por el PTE.

De entre los sindicatos obreros, posiblemente el SOC, aunque de muy localizada implantación, sea quien

más imagen tenga a nivel de opinión pública. Nacido de las primitivas Comisiones de Campesinos —

dentro de CCOO, a raíz de la escisión de esta por entonces corriente sindical de la facción que se dio en

llamar unitaria (auspiciada por la ORT y el PTE)- se constituye en el campo con personalidad propia y da

lugar a la CSUT, Confederación de Sindicatos Unitarios de Trabajadores, y su mayor implantación se da

en las zonas más deprimidas económicamente y, por tanto, más radicalizadas.

Comisiones Obreras cuenta con mayor base entre el campesinado, aunque la UGT está conociendo una

importante potenciación a través de las numerosas casas del pueblo que la central socialista procede a

abrir en toda la región andaluza.

En palabras del gobernador civil de Sevilla, buen conocedor e imparcial —al menos teóricamente— de la

auténtica importancia de unas y otras centrales, es el SOC quien tiene «más gracia en el sentido político

del término, más gracia en el sentido digno de la palabra, no cachondo. O sea, por lo que sea, usa un

lenguaje que siendo un sindicato con menor afiliación en general en la región y estar más a la izquierda

que CCOO, y, por supuesto, que la UGT, tiene tanta gracia o un lenguaje que lo entienden tanto o mejor

algunos sectores, que los demás sindicatos, por desgracia, siendo más poderosos, más fuertes y más

responsables, están bailando un poco al son del pandero del SOC».

Las relaciones entre las centrales, en línea con lo que ocurre a nivel estatal, dependen de las

circunstancias del momento. CCOO y UGT, enfrentadas a raíz de determinada huelga, se unen para

llamar a la huelga general para el pasado día 21, después de rechazar la invitación del SOC para sumarse

a su convocatoria para seis días después.

« El odio que se tienen entre ellas es africano —sigue hablando el gobernador Fernández Madrid—. El

día de la última huelga, me llamó Acuña, que es líder de CCOO en Sevilla, desde Alcalá del Río para

decirme: Gobernador (yo no me puse, fíjate que estábamos en huelga general convocada por el SOCU),

nada, que aquí estamos trabajando y que no nos quieren dejar trabajar. Llamaba para lo contrario. Y, en

cambio, el otro día, el 21, era al revés.»

 

< Volver