Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
   Suárez, fortalecido     
 
 Informaciones.    25/02/1978.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

SUAREZ, FORTALECIDO

Por Abel HERNÁNDEZ

EL profesor Fuentes Quintana, responsable principal de la política económica, no

ha arrastrado en su caída, que se presentía desde hace tiempo, al presidente

Suárez. Y de eso se trataba. ¿Cómo salvar al primer ministro, que era tanto como

salvar a la U.C.D. y, para algunos, salvar a este país, del eventual fracaso del

equipo económico, que ya había obligado a los empresarios a manifestarse

multitudinariamente? Suárez, cada día más enredado en las tensiones del equipo

económico y más comprometido con las discutibles teorías del profesor, se estaba

jugando todo a una carta, con evidente riesgo. Ahora ha sabido, con fulminante

reflejo de buen político, desmarcarse a tiempo. A nuestro juicio, éste es el

verdadero trasfondo de la crisis.

La «linea Suárez» y, por tanto, la «línea U.C.D.» quedan robustecidas. El

presidente prefería hacer el reajuste más adelante; pero no ha tenido

inconveniente en aprovechar ahora la oportunidad. Las despiadadas críticas de su

asesor, el señor Lasuén, a la política del profesor Fuentes, pretendían

precisamente esto: salvar al presidente de la. quema, demostrando que dentro del

partido había otras opciones de política económica, y que si fracasaba la

política económica del profesor Fuentes, que ni siquiera es de Ü.C.D., era un

fracaso del profesor y de su equipo; no del presidente ni de su partido.

¿Pero va a haber un giro en la política económica? Sospechamos que sí. Las

elecciones cada día están más cerca y U.C.D. es una gran máquina electoral, como

otros partidos de importantes democracias occidentales. ¥ con los votos no se

juega. Abril Martorell se hace, de momento, con la ((guinda» del Poder; Calvo

Ortega se sitúa en buena posición para más altos destinos (atención a este joven

político), Sánchez Terán venía empujando hacia arriba desde hace tiempo, Lamo de

Espinosa entiende al campo, verdadera despensa de votos de Unión de Centro

Democrático, y Rodríguez Sahagún pasa de las tribunas de la contestación

empresarial a la mesa del Consejo de ministros. La jugada de este cambio de

Gobierno parece perfecta.

La política económica va a estar más centrada (el giro es de los devaneos de

centro-izquierda a una auténtica posición de centro, asomada a las elecciones).

El equipo económico es más homogéneo y, probablemente, más eficaz y más lúcido.

Las clases medias y el mundo financiero han dormido mejor esta noche. Ño hay

propósitos, sin embargo, de romper los pactos de la Moncloa, que todavía se

consideran necesarios. Es un reajuste equilibrado y justo. Después de la

Constitución puede haber una verdadera crisis, aunque previsiblemente Suárez

sabrá también entonces sortear, las zancadillas que ya empiezan a dibujarse, a

cargo de algún destacado personaje de la nobleza. Ahora se trata de impulsar un

verdadero ¡(pacto constitucional» y de salvar el tránsito.

 

< Volver