Autor: Gómez, Carlos . 
 Presupuestos Generales para 1981. 
 La urgencia de su aprobación puede evitar al Gobierno un nuevo debate de censura     
 
 El País.    12/11/1980.  Página: 56. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Presupuestos Generales del Estado para 1981

La urgencia de su aprobación puede evitar al Gobierno un nuevo debate de censura

Hoy se inicia en el Congreso el debate del proyecto de ley de los Presupuestos

Generales del Estado y de la Seguridad Social para 1981. Este debate,

considerado en muchos paísescomo la verdadera discusión del voto de censura o la

cuestión de confianza al Gobierno, llega a la comisión correspondiente del

Congreso cargado de enmiendas —unas setecientas— y con unas premuras de tiempo

que hacen harto improbable que se pueda entrar a discutir a fondo el proyecto de

ley. El proyecto ha recibido acusaciones de inconstitucionalidad y ha sido

calificado como «contrarreforma fiscal». Para la izquierda, su contenido supone

el incumplimiento de los objetivos del Plan Económico del Gobierno. Incluso en

las propias filas ucedistas el proyecto de Presupuesto es contestado por no

contemplar los planes de urgencia de Andalucía, Extremadura y Canarias. No

obstante, la urgencia de los Presupuestos puede desencadenar el debate

parlamentario y hacer que concluya en comisión esta misma semana e ir como

primer punto del orden del día al Pleno dé la semana próxima. La obligatoriedad

de enviar el texto al Senado, cuyas modificaciones deben volver a ser

consideradas por el Congreso, y la necesidad de aprobar cuanto antes los

Presupuestos hacen prácticamente imposible un debate en profundidad sobre los

mismos.

CARLOS GÓMEZ

Precisamente el debate de las enmiendas a la totalidad de! proyecto de ley de

Presupuestos del Estado, celebrado a los cuarenta días de la aprobación en el

Congreso de la cuestión de confianza, constituyó el primer toque de atención

para el Gobierno. La abstención del representante de la Minoría Catalana y el

voto en contra del representante del PSA, los dos grupos que habían dado su

apoyo al Gobierno en la cuestión de confianza, estuvo a punto de provocar la

devolución del proyecto de ley al Gabinete. Un solo voto salvó de este

descalabro al Gobierno Suárez.

Junto a estos hechos, y paralelamente al debate público entablado sobre un

posible Gobierno de coalición UCD-PSOE, se ha producido la rebelión del Grupo

Parlamentario Centrista contra el Gobierno en el tema de incompatibilidades. Los

representantes de UCD de la ponencia de presupuestos eliminaron, ante la

sorpresa manifiesta de los ministros, el artículo 15 del proyecto de ley, que

regulaba las incompatibilidades de los funcionarios. Pese a que el último

Consejo de Ministros, tras debatir durante cinco horas este tema, decidió enviar

un proyecto de ley al Congreso sobre esta materia, las diferencias con el grupo

de UCD persisten.

Por otra parte, la introducción la ponencia de un párrafo que había de

transferencias en cada sección presupuestaria para actuaciones regionales no ha

calmado el malestar clientelístico de los diputados centristas andaluces,

canaríos y extremeños, que han visto cómo los planes de urgencia de sus

respectivas regiones quedaban fuera de los Presupuestos.

Algunas enmiendas de las minorías nacionalistas también van a resultar

problemáticas para la propia UCD, ya que en ellas se pretende las transferencias

de competencias a las Comunidades Autónomas a través de la vía indirecta de la

ley de Presupuestos Generales del Estado.

 

< Volver