Los centristas acusan a la oposición de retrasar los debates     
 
 El País.    14/11/1980.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Los centristas acusan a la oposición de retrasar los debates.

Los diputados de UCD que dirigen, por parte de su grupo, el debate de los

Presupuestos manifestaron ayer, en una conferencia de Prensa, su preocupación

por la marcha del debate, y la posibilidad de que se retrase en exceso

la.aprobación del proyecto. La conferencia de Prensa, que puso en entredicho la

buena voluntad de la oposición a este respecto, fue contestada por otra de los

diputados socialistas, quienes afirmaron que es «absolutamente inaceptable

querer despachar tres billones y pico de una tacada».

El diputado centrista Juan Rovira dijo que a su grupo no le parece mal que se

complete oralmente la información dada a los diputados, pero que, si los

trabajos no se aceleran, los Presupuestos no estarían aprobados a final de año,

con lo que se producirían graves efectos, tales como el retraso de las

inversiones públicas destinadas a generar puestos de trabajo o que los

funcionarios y pensionistas no cobraran los aumentos.

Los diputados centristas no quisieron acusar directamente a la oposición de

retrasar el debate, «porque no queremos hacer juicios de intención». No

obstante, José Ramón Pin Arboledas dijo que «esto es la estrategia de la tensión

planeada por el señor Alfonso Guerra: primero se ataca por las autonomías y

luego, con los Presupuestos».

Por su parte, José Manuel García Margallo dijo que la llamada intransigencia de

UCD en no aceptar cambios se explica porque el presupuesto es un todo coherente

que no se puede desequilibrar pidiendo, por un lado, aumentos de gastos y, por

otro, disminución de ingresos. Asimismo, los diputados centristas resaltaron la

coherencia de los Presupuestos con el programa económico presentado por el

presidente Suárez, y señalaron que es el único presupuesto posible, dada la

situación económica.

La opinión de los socialistas

Por su parte, el socialista Enrique Barón recordó que el presidente Suárez no

tuvo inconveniente en disolver las Cámaras para convocar elecciones, retrasando

los Presupuestos de 1979 en seis meses.

También dijo que los de 1980 se comenzaron a discutir en pleno a primeros de

diciembre, con lo que estos van más adelantados, a pesar de que UCD convocó con

retraso a la ponencia y a la comisión.

Consideró inaceptable querer despachar los Presupuestos de una tacada y dijo que

«no podemos hacer una parodia de debate ni consentimos que subrepticiamente nos

echen a los funcionarios encima».

Carlos Solchaga agregó una explicación sobre la comparecencia de altos

funcionarios, que, según su versión, fue ofrecida por el Gobierno al pedir el

Grupo Socialista que se les permitiera recabar información en las oficinas

presupuestarias de los distintos departamentos, cosa que les fue denegada.

También dijo que el Grupo Socialista sostiene la necesidad de aumentar las

inversiones en 200.000 millones, y por ello plantea a los funcionarios que

comparecen insistentes preguntas sobre este tema, «porque no queremos que se nos

diga que pretendemos tirar ese dinero»

Los diputados socialistas, por su parte, acusaron a los de Unión de Centro

Democrático (UCD) de no haber facilitado información previa.

 

< Volver