Autor: Soriano, Manuel. 
 La crisis sigue abierta; El viaje de los Reyes al País Vasco y el congreso de UCD, por medio. 
 La solución se hará esperar  :   
 La Zarzuela prefiere que se resuelva el conflicto interno de UCD antes. 
 Diario 16.    02/02/1981.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 23. 

LA CRISIS SIGUE ABIERTA

El viaje de los Reyes al País Vasco y el congreso de UCD, por medio.

La solución se hará esperar.

El desenlace de la crisis de Gobierno, derivada de la dimisión de Adolfo Suárez,

se alarga hasta, al menos, la segunda semana de febrero. El viaje de los Reyes

al País Vasco y la celebración del II Congreso Nacional de UCD son dos

acontecimientos que tienen que celebrarse antes.

Manuel SORIANO

Madrid — El Rey Don Juan Carlos terminó ayer la ronda de consultas con los

partidos parlamentarios y todavía no ha propuesto a las Cortes un candidato a la

presidencia del Gobierno. Todo indica que no lo hará hasta la próxima semana, al

menos.

El Jefe del Estado no se ha decidido a proponer al candidato del partido

mayoritario, ya que un sector de la UCD exige ciertas condiciones a la

nominación de Leopoldo Calvo-Sotelo.

Parece que La Zarzuela estima más oportuno esperar a que se resuelva el

conflicto interno de la UCD, cuyo marco más idóneo es el II Congreso Nacional de

este partido, que tendrá lugar en Palma de Mallorca los próximos días 6, 7 y 8.

Las bases centristas tendrán la oportunidad de esclarecer cuál es la voluntad

mayoritaria de UCD en torno al candidato propuesto por el comité ejecutivo

saliente, a sugerencia de Adolfo Suárez.

Viaje al País Vasco

La decisión del congreso, que es soberano, será el criterio más Hable para el

Rey a la hora de tener en cuenta el candidato que propone la UCD.

Es probable que el Jefe del Estado requiera una segunda ronda de consultas a los

partidos con representación parlamentaria. Su inmediatez está impedida por el

viaje que realizan los Reyes al País Vasco a partir de mañana y que durará hasta

el jueves.

Este histórico viaje, el primero oficial que realizan los Monarcas a aquella

conflictiva comunidad autónoma, no se ha considerado conveniente aplazarlo a

pesar de la crisis política. Además del ferviente deseo de los Reyes de hacer

este viaje, de las importantes consecuencias de pacificación que el mismo puede

generar, su realización quiere desmentir los últimos rumores de presiones

militares, que supuestamente intentaban impedirlo.

El viaje tiene la connotación del espaldarazo del Jefe del Estado al proceso

autonómico por vías estrictamente constitucionales. Su cancelación habría

preocupado profundamente a los partidos nacionalistas, que tienen una importante

implantación en sus respectivas comunidades y están presentes en el Parlamento

del Estado.

Los Reyes regresan a Madrid el próximo jueves, cuando los compromisarios

centristas y prácticamente toda la Administración se encontrará de viaje a Palma

de Mallorca para asistir al congreso de UCD.

Como ya hemos indicado, la clarificación interna de este partido es un elemento

fundamental para resolver la crisis de Gobierno. Por tanto, se abre otro

paréntesis hasta el domingo que termina la convención.

Aplazamiento del viaje a U.S.A.

Pero otro viaje de ios Reyes, programado con antelación, el de Estados Unidos, a

partir del lunes día 9 y hasta el 17, se interpone. El Rey no tendría tiempo

material de abrir una nueva ronda de consultas con los partidos políticos. U

aplazaría su salida hacia Estados Unidos o designaría, sin más, al candidato de

UC D que saliera refrendado del congreso centrista. En este caso, estaría

ausente de Madrid cuando el Congreso de los Diputados vote la investidura del

candidato a la presidencia del Gobierno.

No parece probable que el Jefe del Estado deje abierta la crisis en su ausencia.

El que propusiera un candidato a la presidencia, después de entrevistarse con el

presidente norteamericano Ronald Reagan, daría lugar a muchos comentarios. Es

posible, por tanto, que el viaje de los Reyes a Estados Unidos sufra un

aplazamiento.

Todas las fuerzas políticas y sociales coinciden en la necesidad de buscar una

solución estable a la actual crisis política. Desde este supuusto, no es

suficiente con encontrar un sustituto a Suárez que encabece un Gobierno

monocolor centrista. Es necesario la formalización de pactos parlamentarios.

Entre las distintas hipótesis caben las siguientes: UCD-PSOE: Matemáticamente

sería la mayoría más numerosa posible:

284 votos. Tanto sectores centristas como socialistas se opondrían, porque

supondría una desnaturalización de sus respectivos programas. El PSOE lia venido

insistiendo en esta fórmula, siempre que no presidiera Suárez el Gobierno. Esta

condición se da ahora y, en las últimas huras, los socialistas se han ofrecido a

mediar en la crisis.

Este ofrecimiento se empieza a interpretar como una posición de imagen

responsable del PSOE. En momentos de Tuerte crisis económica y de

conservadurismo internacional, el programa socialista se vería ahogado y su

desgaste sería considerable de cara a las próximas elecciones, que podrían

celebrarse dentro de un año.

La integración del PSOE en el Gobierno supondría «quemar» prematuramente la

alternativa en la que tanto instituciones como una gran mayoría del país tienen

puestas sus esperanzas. También daría la oportunidad de fortalecer a la derecha

más conservadora en la oposición, que aprovecharía como bandera electoral Ja

crisis generalizada, difícil de solucionar en un año.

UCD-Nacionalistas (PNV, CiU, PSA): Tendría 186 votos y conformaría una opción de

centro-derecha homogénea. Pero despertaría el recelo de los poderes lácticos que

ven en las fuerzas nacionalistas un verdadero peligro para la unidad de España

UCD-Coalición Democrática: Con cuatro votos del grupo mixto (Aizpún, Gómez de

las Roces, Clavero y García Pérez), contabilizaría 178 votos, sobrepasando la

mayoría absoluta. Si se mantiene la unidad de UCD, esta parece Ja solución más

viable, teniendo en cuenta el contexto internacional de carácter conservador.

La presencia de Fraga, que no pretende soluciones extraconstitucionales,

serviría para tranquilizar a los sectores más intransigentes que vienen

combatiendo la democracia. Podría tener la connotación de Gobierno de gestión,

austeridad y autoridad hasta las próximas elecciones.

Los sectores progresistas de UCD no se comprometerían con vistas a ganar imagen

reformista para los comicios y disputarle nuevamente el poder al PSOE. Fraga ha

venido manteniendo contactos en los últimos meses con Juan José Rosón y con José

Luis Alvarez, particularmente. La viabilidad de este Gobierno exigiría que no

hiciera la contrareforma democrática.

PSOE-PCE-Nacionalistas: No alcanzaría la mayoría absoluta. Juntos suntan 168

votos. Las diferencias entre ios dos partidos de la izquierda, y de ésta con los

nacionalistas, hacen difícilmente viable esta solución, además de que la

aritmética tampoco le sea favorable.

Izquierda-CD-Nacionalistas: Alcanzaría la mayoría absoluta por la diferencia de

un voto. Pero esta solución sería un Gobierno de concentración, excluyendo a la

UCD. Lo cual es inverosímil,´porque cualquier salida ha de contar con el partido

que ganó las últimas elecciones.

Gobierno de gestión: Presidido por un independiente y con apoyo de partidos

parlamentarios. Tendría tinte de solución extraconstitucional, evidenciando la

incapacidad de las fuerzas parlamentarias. La situación no es tan grave como

para recurrir a esta hipótesis.

 

< Volver