Autor: Gavela, Daniel . 
 La sustitución de Adolfo Suárez; Busca afianzarse en el congreso de Palma de Mallorca. 
 Adolfo Suárez prepara su regreso a la escena política     
 
 El País.    04/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

La sustitución de Adolfo Suárez

Busca afianzarse en el congreso de Palma de Mallorca

Adolfo Suárez prepara su regreso a la escena política

DANIEL CÁVELA

La desaceleración de las tensiones internas de UCD, iniciada el pasado fin de

semana, se confirmó en el día de ayer, y a la calma reinante contribuyó, sin

duda, el hecho de que los chispos decidieran aplazar veinticuatro horas la

publicación de un documento sobre la ley de Divorcio, que, para muchos

observadores, se sitúa en el centro de la crisis. En este marco de distensión

precongresual sorprende la actitividad desplegada por los suaristas, que, cuando

todavía no ha transcurrido una semana desde la dimisión del presidente del

Gobierno, se apresuran a rentabilizar el gesto, al que algunos de sus

partidarios le atribuyen «dosis de grandiosidad política».

Este apresuramiento de Adolfo Suárez para volver a la actividad política —apenas

transcurrido un paréntesis de cinco días de obligada cortesía hacia Leopoldo

Calvo Sotelo, para que éste iniciara su ronda de consultas— es interpretado como

una posible desconfianza de Adolfo Suárez hacia su aspirante a sucesor, quien, a

la hora de formar Gobierno, podría apartarse de los planteamientos previos a la

apertura de la crisis y a su nominación como candidato. Suárez desconfiaría, por

otra parte, de sus posibilidades de maniobra una vez alejado del poder.

De momento, fuentes próximas a Calvo Sotelo han negado, en respuesta a las

primeras acusaciones del sector crítico, que aquél esté atado de pies y manos

para decidir la formación de Gobierno. El acercamiento de Calvo Sotelo hacia

este sector puede, desde luego, desembocar en un Gobierno distinto al deseado

por Suárez. A seis dias de la crisis comienza a parecer de dudosa realización el

principio pactado en la reunión de barones en la Moncloa, según el cual había

que mantener al máximo la estructura del Gobierno actual. La inviabilidad de

esta filosofía de resolución de las crisis viene avalada por el hecho de que

González Seara está prácticamente fuera del Gobierno con su ley de Autonomía

Universitaria, y una suerte parecida pueden correr Francisco Fernández Ordóñez y

su proyecto de ley de Divorcio.

Otro factor imprevisto de la salida de la crisis está en la política de alianzas

por la que finalmente se incline Leopoldo Calvo Sotelo. En este sentido es muy

significativo que el candidato centrista se haya reservado para sí las

negociaciones con Coalición Democrática, mientras otros miembros del actual

Gobierno con plaza segura en el próximo están llevando a cabo los contactos con

la Minoría Vasca y Catalana, que, al parecer, van por buen camino. Manuel Fraga

se encuentra en buena disposición para

el pacto, pero pretende la entrada en el Gobierno.

Horizonte Calvo Sotelo

Un destacado miembro de UCD afirmaba ayer que «Leopoldo Calvo Sotelo piensa en

llegar hasta 1983, pero no pretende ir más allá», por lo que, según él, no se

puede descartar que Adolfo Suárez vuelva en esas fechas como líder de los

centristas, para lo cual es inevitable retomar posiciones dentro del partido y

que den un vuelco los resultados de las encuestas, que han tenido bastante que

ver con su salida de la Moncloa.

Lo que es un hecho es que Adolfo Suárez se dispone a fletar lo mejor posible su

imagen en el congreso de Palma de Mallorca. En contra de lo previsto antes de

que estallara la crisis, en el acto de apertura no sólo intervendrá el

secretario general para leer el informe de la gestión de la ejecutiva saliente,

sino que Adolfo Suárez aprovechará este acto para pronunciar un discurso en el

que, según fuentes del partido, «presentará su dimisión», lo que no deja de ser

sorprendente, dado que Suárez, como todos los demás miembros de la ejecutiva

agotan su mandato en el inicio misino del congreso.

Esta intervención de Adolfo Suárez en el acto inaugural, la articulación de una

candidatura en torno a él, aunque no presidida por él, y el cargo de presidente

honorífico del partido que se le tiene proyectado, son elementos de esa

plataforma en la que trabajan denodadamente Fernando Abril y Rafael Arias-

Salgado.

El retorno de Suárez fue vaticinado ayer por Alberto Aza, su jefe de gabinete

durante los últimos cuatro años.

Anoche existían, por otra parte, las más variadas hipótesis sobre la confección

de listas para la elección del Comité Ejecutivo. Mientras desde el sector

martinvillista se hablaba de dos listas —una critica y otra oficialista, con

Rodríguez Sahagún como presidente—, fuentes del aparato indicaban que los

martinvillistas estaban trabajando sobre una lista propia, distinta de la

suarista y de la del sector crítico. A la vez se informaba por una fuente fiable

que cualificados dirigentes de todos los sectores trabajaban en la confección de

una lista de integración acorde con el objetivo de poner fin a lo que un

ministro definía ayer como «un espectáculo lamentable de políticos de cuarta

división».

 

< Volver