Autor: Aguilar, Miguel Ángel. 
 La lista del Gobierno no está cerrada. 
 Calvo Sotelo soportará personalmente el debate de investidura     
 
 El País.    12/02/1981.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

La lista del Gobierno no está cerrada

Calvo Sotelo soportará personalmente el debate de investidura

MIGUEL ÁNGELAGUILAR

Leopoldo Calvo Sotelo, candidato propuesto al Parlamento por el Rey para la

presidencia del Gobierno, se concentra estos días en la redacción del discurso

de investidura y perfila los detalles de su programa sin adquirir compromisos

firmes para la lista del Gabinete, que sólo podrían restarle apoyo entre quienes

se considerasen frustrados o excluidos. El candidato Calvo Sotelo comparecerá,

por tanto, sólo ante el Congreso de los Diputados y habrá de soportar

personalmente el peso del debate que, veinticuatro horas después de su

comparecencia ante el Pleno, se abrirá en la Cámara con participación de los

líderes de los diferentes grupos políticos.

Los 176 votos que requiere el artículo, 99 de la Constitución están asegurados

de antemano. El Grupo Parlamentario Centrista aporta sus actuales 165, los

catalanes de Roca añaden nueve, y se da por descontado que desde el Grupo Mixto

se añadirán, al menos, Aizpún, Gómez de las Roces y García Pérez, compañero de

fuga de Clavero dispuesto a volver al redil.

Coalición Democrática, a través de Fraga, plantea, para dar sus votos favorables

a Calvo Sotelo, condiciones juzgadas inconvenientes e inoportunas por la

formación centrista. Ahora se estima en UCD que no es el momento de acceder a

una revisión de la ley Electoral ni de comprometer pactos para los próximos

comicios con sus «afines» de la derecha.

Además, si, como todos los indicios apuntan, el Gobierno va hacia la

derechización, paradójicamen-

te, conveniencias de imagen aconsejan no salvar la investidura con los votos de

Fraga, siempre teñidos de sospechas, y asegurar, por el contrario, sin titubeos

el respaldo a los textos actuales de las leyes de Divorcio y de Autonomía

Universitaria.

Para emprender el camino de la derechización, siempre será más inteligente

hacerlo del brazo de Fernández Ordóñez y sin los votos aliancistas, resumía un

líder liberal en conversación con EL PAÍS. Osorio y Areilza pueden, sin embargo,

inclinar la balanza en Coalición Democrática en favor de un respaldo con mayor

holgura al nuevo presidente. En cuanto a los peneuvistas, todo hace suponer que

obsequiarán a Leopoldo Calvo Sotelo con su abstención, eso sí, ocupando sus

escaños en el hemiciclo, para que no se diga que son ambiguos.

Leopoldo Calvo Sotelo ha reducido al mínimo sus compromisos. Nadie tiene todavía

plenamente segura su cartera. Aún no ha pasado en la conversación con sus

interlocutores de planteamientos generales. Las listas que circulan nacen del

conocimiento de las afinidades personales del nuevo presidenciable y de la

evaluación de sus necesidades políticas más acuciantes.

En este segundo plano figuran los esfuerzos por la continuidad de Fernández

Ordóñez en Justicia y por la incorporación de Osear Alzaga, quien obstinadamente

se aferra al principio de que entrar en el Gobierno queda fuera de su proyecto

vital.

Observadores muy calificados estiman que las promesas del presidenciable serían

en este momento contraproducentes porque taparían huecos y segarían expectativas

entre los diputados que han de girar la llave en la buena dirección: la del sí a

su investidura. «Mientras no haya lista de Gobierno, todo diputado continúa

sintiéndose ministro potencial, y ese es un buen factor para una predisposición

más favorable», subrayaba ayer un ex ministro.

La reserva sobre la composición del Gabinete es, en palabras de un diputado

centrista, una medida profiláctica para evitar que surjan sentimientos de

despecho.

Inaugurando usos propios, Leopoldo Calvo Sotelo parece decidido a mantener en

vísperas de su investidura una sesión en profundidad con los integrantes del

Grupo Parlamentario Centrista. Su papel fundamental, según los consejos que le

han dado, será escuchar atentamente todas las intervenciones y tomar nota

cuidadosa de seis u ocho frases que deberá introducir en su discurso ante el

Pleno.

Para esa ocasión se intentará que haya quedado resuelta la retirada de Miguel

Herrero de Miñón como presidente del Grupo Parlamentario Centrista.

Agustin Rodríguez Sahagún prometió en Mallorca ejercer la autoridad, y en el

caso de Herrero de Miñón parece decidido a emplearse a fondo.

 

< Volver