Política. 
 PSOE y PCE piden una regulación más profunda de las incompatibilidades     
 
 El País.    12/02/1981.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

PSOE y PCE piden una regulación más profunda de las incompatibilidades.

Los grupos parlamentarios socialista y comunista han presentado sendas enmiendas

a la totalidad, con textos alternativos, contra el proyecto de ley de

Incompatibilidades enviado por el Gobierno a las Cortes.

Ambos grupos coinciden en considerar el texto gubernamental totalmente

insuficiente.

En este sentido, fuentes del Grupo Socialista afirmaron ayer que este tema es

uno de los más serios de los que tiene planteada la Administración, sobre todo

por el mal endémico de la acumulación de puestos.

Debido a esto la enmienda del PSOE remite a la necesidad de una profunda reforma

de la burocracia pública.

Por su parte, los comunistas estiman el proyecto del Gobierno como un intento

sumamente tímido de abordar el problema de la racionalización y moralización de

la función pública, y afirman que su propio planteamiento, centrado en las

incompatibilidades para la «percepción de remuneraciones», ofrece portillos que

pueden vaciar de contenido la regulación, más aún cuando esta se limita a los

puestos de trabajo «regulares y continuos», excluyendo los consejos de

administración de las empresas públicas.

La enmienda socialista se desarrolla sobre seis puntos básicos, el primero de

los cuales es evitar la acumulación de puestos retribuidos en el sector público,

incluidos los cargos en los consejos de administración de empresas públicas, si

no se trata de funcionarios que los ocupan por razón de su propia dedicación.

En segundo lugar, establecer con claridad y rigor el principio de la dedicación

exclusiva como norma general en la función pública. El tercer punto es fijar

criterios sobre la compatibilización del trabajo en el sector público y en el

privado, tomando como regla general la incompatibilización cuando peligre la

independencia.

Nuevo sistema para retribuir a los funcionarios.

El proyecto socialista fija también incompatibilidad entre funcionarios y cargos

electivos de las Cortes y las asambleas legislativas autónomas, aunque sólo en

lo referente a la percepción de sueldos, ya que la Constitución reserva esta

materia, tratándose de parlamentarios, a la ley electoral. También se establece

la necesidad de abordar la reforma del sistema de retribuciones de los

funcionarios, y se prevé un plazo general de dos años para la regulación de las

situaciones.

Las tesis comunistas coinciden casi en su totalidad con las del PSOE. Así, se

conecta la regulación de las incompatibilidades con la reforma de la función

pública y se recoge la incompatibilidad de sueldos para los parlamentarios.

Además, el proyecto comunista aborda el control del tema mediante comisiones

paritarias con participación de los sindicatos de funcionarios.

El texto alternativo del PCE es más radical en el establecimiento del principio

de no desempeñar más ¿tí un puesto de trabajo en el sector público, así como en

la relación con el sector privado, tema para el que se propone la dedicación

exclusiva, es decir, la prohibición de simultanear un empleo público y el

ejercicio profesional pri-

 

< Volver