Investidura; Mientras que la oposición no le da ni agua al candidato. 
 A UCD le pareció de perlas el discurso     
 
 Diario 16.    19/02/1981.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Mientras que !a oposición no le da ni agua al candidato

A UCD le pareció de perlas el discurso

Mientras la oposición no se anduvo por las ramas a la hora de tirar por tierra

el discurso del candidato a presidente, la UCD cerró illas y, como un solo

hombre, le pareció de perlas lo que dijo Calvo-Sotelo.

Para Adolfo Suárez fue «un discurso claro, pragmático y que yo aplaudo. Expone

la situación del Gobierno que él piensa formar».

Fernando Abril Martorell, que fue vicepresidente del Gobierno, calificó el

discurso de «excelente, concreto y claro. Siempre hay diferencias entre los

programas económicos, y lógicamente entre el año 1979 (cuando él era

vicepresidente! y febrero de 1981, las circunstancias económicas han cambiado»,

«Serio y profundos, dijo Rodolfo Martín Villa., ministro de Administración

Territorial. «Hay en el discurso una gran defensa de la autonomía de las

personas.»

De magnífico programa lo calificó el presidente de UCD, Rodríguez Sahagün. «Es

un programa coherente con la realidad de las dificultades de la sociedad

española. Estoy absolutamente convencido de que Calvo-Sotelo será investido. Es

un programa realista, lógico. Yo destacaría el piante amiento económico y su

visión global.»

Respuesta aplazada

Mientras que Felipe González no quiso explicitar su postura hasta tanto se

reuniera el grupo parlamentario socialista y debatiera el discurso, «y después

contestaremos a todas las preguntas», Alfonso Guerra anticipó el tono serio del

parlamento, al que calificó de «retórico».

Para ej comunista Santiago Carrillo el discurso sólo ha convencido a los que

estaban convencidos de antemano. «Sobre las autonomías no ha dicho prácticamente

nada y en política exterior lo más claro es el propósito de introducir a España

en la OTAN, con una alusión a los posibles vetos de una potencia.

También el presidente de Alianza Popular, Manuel Fraga, encontró huecos

importantes en e] discurso del candidato, que calificó de «frió y vago», una

declaración de buenas intenciones en la que destaca las ausencias sobre la

educación y la familia.

No fue Bandres, del grupo mixto, quien sacara las castañas a Leopoldo Calvo-

Sotelo, del que dijo que es La derecha clásica, que va a defender los intereses

de la Banca, va a exigir sacrificios a los trabajadores, va a meternos en la

OTAN y va a potenciar la energía nuclear.

Miguel Roca Junyent, portavoz de la minoría catalana, señala que «se trata de un

discurso desigual, en el que, atendida la naturaleza del candidato, ha tratado

con profundidad el tema económico».

 

< Volver