Investidura de Leopoldo Calvo Sotelo; Enfrentamiento Bandrés-Calvo Sotelo sobre la tortura. 
 Cinco de los diputados del Grupo Mixto anunciaron su voto negativo     
 
 El País.    20/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Investidura de Leopoldo Calvo Sotelo

Enfrentamiento Bandrés-Calvo Sotelo sobre la tortura.

Cinco de los diputados del Grupo Mixto anunciaron su voto negativo.

Ocho diputados del Grupo Mixto intervinieron en el último tramo de la sesión, y

cinco de ellos anunciaron su voto negativo: Fernando Sagaseta, Josep Pi i

Sunyer, Juan María Bandrés, Blas Pinar y José García Pérez. Jesús Aizpún insinuó

que votaría afirmativamente y Manuel Clavero e Hipólito Gómez de las Roces

dejaron en suspenso su decisión, aunque el primero pareció inclinarse por la

abstención.

Jesús Aizpún, de Unión del Pueblo Navarro, dijo que por primera vez estamos ante

un programa coherente, y manifestó su especial agrado por la declaración que el

discurso había hecho sobre Navarra.

Afirmó que tal vez la realidad sociopolítica española exige elecciones, pero que

tal vez el interés de

España es lo contrario, por lo que es preciso apoyar una solución, aunque ello

no signifique dar un cheque en blanco al Gobierno.

Hipólito Gómez de las Roces, del Partido Aragonés Regionalista, afirmó que sólo

si se modifica la política anterior podría votar favorablemente, y pospuso su

decisión hasta que el candidato responda a estas cuatro preguntas: ¿Por qué no

se generaliza la regionalización del régimen de inversiones de las cajas de

ahorro? ¿Se van a hacer regadíos o se va a seguir llevando el agua a las zonas

industríales? ¿La autonomía de Aragón va a ser equiparable a otras ya

reconocidas? Entre tanto, ¿hay solución para el simulacro de autonomía actual?

Fernando Sagaseta, de Unión del Pueblo Canario, afirmó que Calvo Sotelo es el

reflejo en España de la situación que ha llevado a Reagan al poder, y que la

banca y la CEOE han conseguido sus objetivos, y que Washington y el Vaticano no

ocultan su satisfacción. La entrada en la OTAN, afirmó, significará para

Canarias una auténtica declaración de guerra. Sobre este tema agregó que los

planes de la Alianza permiten ´ intervenir a los Estados Unidos en los países

miembros, suspender en ellos sus garantías y dar el poder al Ejército.

El representante de Esquerra Republicana de Catalunya, Josep Pi i Súñer, afirmó

que no está claro el tema autonómico, donde se debe terminar con ambigüedades y

cicaterías, reconociendo el catalán como lengua de la Administración de esta

comunidad y no discriminándola en el terreno fiscal de otras. Pidió un

referéndum como solución a la cuestión de la OTAN y terminó afirmando que le

hubiera complacido votar que sí, pero que el programa no se lo permite.

Bandrés y los torturadores

Juan María Bandrés, de Euskadiko Ezkerra, enumeró las siguientes razones de su

voto negativo: Calvo Sotelo representa los intereses de la gran banca, oposición

a la opción nuclear, es necesario un referéndum para la OTAN, la política

autonómica es restrictiva, su posición sobre Navarra es contraria, olvida que la

muerte por torturas de José Arregui es consecuencia de la actuación del Gobierno

del que forma parte.

En esta línea, Bandrés.afirmó que, si él se alineara con los torturados. Calvo

Sotelo estaría con los torturadores. El candidato replicó vivamente afirmando

que Bandrés le insultaba amparado en la inmunidad parlamentaria, y añadió que se

limitaba a tomar sus palabras y devolvérselas «con el más pequeño de sus

desprecios».

El líder de Fuerza Nueva, Blas Pinar, enumeró otra serie de razones para votar

no, la más importante de ellas el que no se anuncia la revisión de la

Constitución. Expresó su respeto y admiración por el ilustre apellido del

candidato, el cual contestó que la editorial •Fuerza Nueva reeditó hace poco el

libro, prologado por Blas Pinar, Biografía apasionada de José Antonio, que

dedica un capítulo entero a insultar a su tío, José Calvo Sotelo. Pinar puso la

responsabilidad en el autor del libro, y recordó que había sido multado por

poner una corona de flores en el monumento al político asesinado en la

República.

Manuel Clavero, de Unidad Andaluza, dijo que sería temerario apoyar al Gobierno

de un partido que se opuso a la autonomía andaluza, y luego cambió cinco veces

de opinión sobre ella, aunque no tenía objeciones sobre el resto del programa.

Preguntó si la referencia de Calvo Sotelo a elecciones autonómicas en 1983

incluía a Andalucía, a lo que el candidato respondió que esa fecha sería el

límite de celebración en todas las comunidades, pero que esto no significa

unirlas todas.

Por último, José García Pérez dijo que votaría no en consonancia con la opinión

sobre UCD de gran parte del pueblo andaluz, pero dejó abierta la posibilidad de

cambiar su voto en la segunda vuelta, si para entonces se ofrecen soluciones

estructurales a Andalucía.

 

< Volver