Autor: Cuadra Fernández, Bonifacio de la. 
 Investidura de Leopoldo Calvo Sotelo; Hoy intervendrám socialistas y comunistas y se celebrará la primera votación. 
 Leopoldo Calvo Sotelo reafirmó el planteamiento derechista de su programa de gobierno     
 
 El País.    20/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Investidura de Leopoldo Calvó Sotelo

Hoy intenvendrán socialistas y comunistas y se celebrará la primera votación

Leopoldo Calvo Sotelo reafirmó el planteamiento derechista de su programa de

gobierno

BONIFACIO DE LA CUADRA

Los grupos menores del Congreso de los Diputados objetaron ayer, desde distintas

perspectivas, la candidatura de Leopoldo Calvo Sotelo para la Presidencia del

Gobierno, quedando para hoy el plato fuerte de las intervenciones de los grupos

mayores socialista y comunista y UCD. La votación está fijada para las 19.30

horas. El aspirante a la Presidencia, que no disimuló el signo derechista de su

programa -ni siquiera quiso marcar las distancias con Fraga, a quien no contesto

solo alteró su solemne sosiego cuando Juan María Bandrés, en medio de un gran

abucheo centrista, le situó hipotéticamente entre los torturadores, y cuando

refutó el homenaje de Blas Pinar a su apellido. La intervención más contundente

contra Calvo Sotelo fue la del socialista vasco Carlos Solchaga.

Calvo Sotelo acudió ayer al debate ´ pertrechado; a su izquierda, con una

cartera conteniendo abundante documentación, que situó en el escaño que

habitualmente ocupa como vicepresidente segundo, junto al teniente general

Gutiérrez Mellado, y a su derecha, por la presencia próxima y activa del

ministro de Asuntos Exteriores, José Pedro Pérez-Llorca, que con frecuencia le

asesoró. Pérez-Llorca señaló a EL PAÍS en un descanso del debate que no sólo él,

sino otros miembros del Gobierno —señaló concretamente al ministro de Justicia,

Francisco Fernández Ordóñez—, apuntaron también al candidato.

Junto a Pérez-Llorca, otro de los puntales del próximo Gobierno Calvo Sotelo

parece ser, según las estimaciones más solventes, el actual ministro adjunto a

la Presidencia, Pío Cabanillas. En todo caso, sólo un miembro del actual

Gobierno en funciones recibió ayer un respaldo a su política, en respuesta a la

pregunta del socialista Carlos Solchaga sobre la continuidad de la política

autonómica. Este hombre fue Rodolfo Martín Villa, hombre clave dentro del

aparato centrista y con importante peso en el único grupo parlamentario con el

que por el momento cuenta el candidato: el centrista.

Difícil la mayoría simple

El debate de ayer aseguró la falta de votos suficientes para obtener la

investidura por mayoría absoluta — 176 votos—, pero la atención se centra ahora

en las posibilidades de que Calvo Sotelo pueda obtener

el lunes próximo su investidura por mayoría simple, ya que el anuncio de votos

negativos era ayer superior a los 160 y bastaría la fuga o la ausencia de una

decena de diputados centristas —los socialdemócratas son más— para que no

prosperara la candidatura de Calvo-Soteto en la segunda vuelta.

El protagonismo de Francisco Fernández Ordóñez se acentúa ante esta situación, y

en círculos centristas se asegura que la falta de referencias concretas de Calvo

Sotelo a las leyes del divorcio y de autonomía universitaria, a pesar de los

insistentes.requeri-mientos de los diputados, tanto de la izquierda como de la

derecha, puede guardarla clave de un acuerdo con el actual ministro de Justicia

para mantener al menos el proyecto de ley de Divorcio en su regulación actual.

Un dato desmintió ayer, sin embargo, esta posibilidad. En un momento dado, Calvo

Sotelo se refirió, respecto al desarrollo legislativo pendiente, a su respeto al

grupo parlamentario y a la soberanía del Congreso de los Diputados, lo que

implícitamente puede interpretarse como una disposición del candidato a reformar

el proyecto de ley citado, si éste es el deseo del grupo centrista o el de la

Cámara.

En principio, los 121 votos socialistas, como los veintitrés comunistas, los

siete del PNV, los cuatro andalucistas y los mixtos Pi Suñer, Pinar, Bandrés,

Sagaseta y García Pérez, suman 160 votos negativos.

La diferencia de cinco votos favorables a Calvo Sotelo —el Grupo Parlamentario

Centrista cuenta con 165, y los demás han anunciado la abstención— significa una

escasa distancia éntrela obtención de la Presidencia del Gobierno, incluso por

el procedimiento fácil de la mayoría simple. En todo caso hay que tener en

cuenta que el PNV ha anunciado su voto negativo para la votación de hoy. En caso

de cambiar a la abstención o al voló afirmativo para el lunes, y de mantenerse

las restantes intenciones de voto, Calvo Sotelo podría superar con alguna

facilidad mayor el difícil trance de su investidura.

El ataque Fraga y la tibieza nacionalista

De entre los grupos con cierta consistencia numérica y afines políticamente al

candidato, sólo el portavoz de Coalición Democrática, Manuel Fraga, se empleó a

fondo contra Calvo Sotelo, a quien no perdonó arriesgarse a gobernar en minoría

mayoritaria y no atreverse a dar el golpe de timón necesario hacia la´derecha.

La ocasión espléndida para Calvo Sotelo de distanciarse de CD y afirmarse como

opción de centro no fue aprovechada, tal vez porque se conformó con dejar

flotando sobre el hemiciclo el aire todavía más derechista con que intervino

Manuel Fraga.

Por su parte, las minorías nacionalistas no se emplearon a fondo contra el

candidato a la Presidencia del Gobierno, Marcos Vizcaya, por el PNV, se limitó a

formular preguntas sobre la estabilidad del posible Gobierno Calvo Sotelo y

sobre el mantenimiento de la política autonómica. Aunque anticipó que no le

daría sus votos, no descartó ofrecérselos en el futuro, sobre todo si el

problema navarro se encarrila a gusto de los vascos. Mayor oposición pareció

asumir el portavoz de la Minoría Catalana, Miguel Roca, quien refutó las

referencias a «vergonzosos mercadees» que parecían dirigidas a unas palabras

recientes del ministro de Administración Territorial, Rodolfo Martín Villa.

Tanto los nacionalistas como Coalición Democrática ofrecieron para el futuro,

cada uno en su especialidad, posibles apoyos a la minoría centrista en los

sucesivos apuros que los próximos meses le depararán seguramente. La

intervención más explosiva, interpretada por Fernando Sag´a-seta, no mereció

respuesta alguna de Calvo Sotelo.

 

< Volver