Investidura de Leopoldo Calvo Sotelo. 
 Sahagún expuso el apoyo sin fisuras de los centristas al candidato     
 
 El País.    21/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Sahagún expuso el apoyo sin fisuras de los centristas al candidato

El presidente de UCD, Agustín Rodríguez Sahagún, cerró el debate como portavoz

de su grupo, afirmando que el programa de Leopoldo Calvo Soleto es bueno porque

el diagnóstico es adecuado y la terapéutica correcta, y rechazando las

acusaciones sobre inestabilidad que han sido formuladas al Gobierno centrista.

En resumen. Rodriguez Sahagún dijo:

«Quiero aclarar que la dimisión de Adolfo Suárez demuestra el nivel de

consolidación de la democracia y la garantía de continuidad que dan los

mecanismos constitucionales. Suárez ha querido despojar de personalismo la vida

política española y tengo que mostrar mi sorpresa ante las pretensiones de que

su dimisión debía haber sido presentada ante el Parlamento, porque esto no tiene

fundamento».

«Asimismo, la designación de Leopoldo Calvo Sotelo como candidato responde a la

lógica, porque el Rey lo propuso tras indicárselo UCD como partido mayoritario.

Calvo Sotelo es el candidato de toda la UCD y ha de contar con su apoyo unánime.

Su programa es el de UCD, ha sido debatido por el partido y es coherente con las

decisiones de nuestro reciente congreso».

«Las referencias a nuestro partido y su congreso no responden a la realidad. No

nos vamos a la derecha ni a la izquierda sino que permanecemos en el centro, que

es la aspiración de superar antagonismos históricos y promover una nueva

sociedad. Hilo se reafirma en la declaración política realizada por el congreso,

que es más importante que el repertorio de anécdotas que sobre el mismo se han

recogido».

«Tampoco se puede deducir ningún balance de inestabilidad, o al menos atribuirla

a UCD, que ha superado mociones de censura, de confianza, una extensa labor

legislativa y numerosas votaciones en las Cortes. Hay que preguntar, encambio,

qué estabilidad ofrecen quienes nos hacen esas acusaciones, y la respuesta está

en la aritmética parlamentaria. Tampoco entraremos en el juego de dar

certificados de defunción a otros partidos, porque hay que respetar el veredicto

de las urnas».

Programa coherente

«El programa del candidato es adecuado en función de los recursos limitados y

las necesidades sociales. Es un programa coherente. En lo económico son posibles

dos concepciones: la que deja que los ciudadanos ejerzan su propia

responsabilidad y la que prefiere la tutela del Estado. Nosotros escogemos la

primera porque es la más adecuada a un sistema de libertades y la mejor para

crear riqueza. No es cierto que el programa no contenga una política social

porque da prioridad al problema del empleo, que es la política social más

importante».

«En el tema de la seguridad hay que decir que la sociedad de libertades requiere

ante todo el cumplimiento de la ley. Contra el terrorismo se reafirma la

estrategia de lucha mantenida hasta ahora».

«UCD ha reafirmado en su congreso su opción autonómica. No hay retroceso, sino

afirmación de que el proceso debe hacerse de forma rigurosa y sin mermar la

fortaleza del Estado. El Gobierno acordó en diciembre buscar el máximo de

acuerdo con otros partidos, y en esa linea se sigue».

«En cuanto a política exterior, se hace un planteamiento coherente en función de

los intereses nacionales, los valores democráticos y la afinidad con el mundo

occidental al que pertenecemos. El neutralismo no basta para quedar al margen de

un conflicto, porque dudo que los contendientes lo respetaran, y la neutralidad

activa exige un esfuerzo insostenible. En cambio, nuestra entrada en la OTAN nos

permitiría hacer oír nuestra voz en decisiones que nos atañen».

 

< Volver