Debate para la investidura de Calvo-Sotelo; Ernest Lluch (Socialistas de Cataluña). 
 El programa originará una democracia débil     
 
 ABC.    21/02/1981.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Ernest Lluch (Socialistas de Cataluña)

El programa originará una democracia débil.

El portavoz de los socialistas catalanes, Ernest Lluch, anunció su voto negativo

en el transcurso de un discurso en el que hizo numerosas preguntas al candidato,

especialmente en lo referente a los problemas económicos y de las autonomías,

preguntas que no fueron contestadas por Calvo-Sotelo, quien no hizo uso del

turno de réplica.

Ernest Lluch manifestó que, pese a votar, no, su grupo lo hacía con preocupación

por lo que pueda suceder en el futuro inmediato, dando a entender que con la

crisis y el anterior Gobierno se habían perdido unos meses para la democracia.

Sus consideraciones globales sobre el programa expuesto por el candidato fueron

que sólo podía beneficiar a la gran empresa y al sistema,financiero, que era

reaccionario. Y sobre la situación política, que originará una democracia débil,

lejos de las bases populares, con algunos residuos del franquismo. Incidiendo en

estas consideraciones advirtió al candidato que el hecho de que no cuente con un

respaldo de otros grupos parlamentarios, que renuncie al «mercadeo de votos»

—sobre el que tomaban nota--quiere decir que en todo caso los grupos políticos

estarán con el Gobierno «a las maduras, pero no a las duras», por lo que no

podía esperar que se corresponsabilizaran con el Ejecutivo de los errores que

cometa.

Entrando en la materia del programa del candidato dijo que en lo referente a

desarrollo autonómico se habían ofrecido proyectos débiles con numerosos errores

conceptuales, como usar el término Estado como sinónimo de Estado central. Quiso

saber el portavoz socialista cómo se van a resolver los problemas de los

Estatutos de Canarias, de Andalucía, del proceso en el País Valenciano, la

situación de los procesos en los que UCD se aferra al artículo 143,de la

Constitución, el ritmo de transferencias etcétera. También preguntó sobre temas

específicamente catalanes, como el decreto sobré Cajas de Ahorros y la

televisión catalana; también el contencioso sobre el gobernador general.

Estimó que era positiva la oferta de Calvo-Sotelo para mantener un diálogo a

tres bandas sobre el empleo, aunque examinando los temas que había propuesto

para la discusión llegó a la conclusión de que por estar ya contemplados en la

legislación o en acuerdos ya firmados ese diálogo adolecía de vaciedad de

contenido.

Finalmente, no faltó en el discurso de Lluch la referencia a los silencios

mantenidos por el candidato sobre temas de especial incidencia en la opinión

pública, como las leyes de divorcio y autonomía universitaria.

 

< Volver