Autor: Soriano, Manuel. 
 No habrá comisión de investigación. 
 Los parlamentarios piden justicia sin revancha     
 
 Diario 16.    04/03/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 18. 

No habrá comisión de investigación

Los parlamentarios piden justicia sin revancha

Una semana después de que un grupo de guardias civiles sediciosos asaltara por

las armas el Congresos de los Diputados, los partidos políticos parlamentarios,

que fueron víctimas de aquel acto subversivo, resaltaron la necesidad de pedir

responsabilidades sin caer en el más mínimo revanchismo.

Manuel SORIANO

Madrid — Después de la reunión que ayer celebró la Junta de Portavoces del

Congreso y de la sesión plenaria del Senado, los dirigentes parlamentarios

pusieron de manifiesto una actitud serena y responsable pero decididamente

favorable a defender con todos los medios legales el orden constitucional.

La clase política democrática, que representa a la casi totalidad del pueblo

español, no está dispuesta a entonar un «mea culpa» como si sus posibles fallos

anteriores pudieran justificar actitudes golpistas.

El centro, la izquierda y la derecha asumen el llamamiento del Rey en el sentido

de no hacer demagogias a la hora de pedir responsabilidades. Pero rechazan

enérgicamente que se trate de echar tierra sobre el intento de golpe de Estado.

Contra la intoxicación

También salen al paso del estado de opinión que trata de crear la ultraderecha,

presentando a la clase política como responsable de haber creado, con su

actuación, el clima propicio para subvertir el orden constitucional. No ya desde

un punto de vista político, sino ni siquiera desde el punto de vista penal,

puede justificarse el asalto al Congreso de los Diputados y actitudes golpistas,

resaltan los medios parlamentarios.

Junto a esta campaña de intoxicación, también se sale al paso de la especie

difundida por sectores fascistas en el sentido de utilizar al Rey para los fines

anticonstitucionales.

Nadie duda del Rey

Los portavoces de los grupos parlamentarios del Senado, como ya lo hicieran la

semana pasada los del Congreso, resaltaron ayer la decidida y eficaz defensa de

la democracia que realizó Don Juan Carlos durante los difíciles momentos de los

días 23 y 24 de febrero.

Frases como «si no llega a ser por el Rey, hoy no estaríamos hablando aquí», o

«gracias, Señor», fueron repetidas ayer en el Senado por los representantes de

todo el arco parlamentario, desde antiguos republicanos hasta actuales

nacionalistas. Las fuerzas políticas no dudan lo más mínimo de la actitud

democrática del Jefe del Estado.

Los partidos parlamentarios consideran que los efectos políticos involucionistas

del fracasado golpe de Estado permanecen latentes. Ante esta situación, la

izquierda (PSOE-PCE), y la derecha (Coalición Democrática) coinciden en una

misma alternativa, aunque con matices distintos, consistente en la necesidad de

formar un Gobierno inte-

grado por representantes de la mayoría de las fuerzas parlamentarias.

e1 Gobierno informará

Ni en el Congreso de los Diputados ni el Senado, que ayer normalizaron su

actividad, se alzó una sola voz reclamando la formación de una comisión

parlamentaria de investigación sobre el asalto armado a la Cámara Baja y el

intento de golpe de Estado.

Esta actitud refleja la responsabilidad y serenidad de los parlamentarios, que

estiman más oportuno que sea la autoridad militar y civil competentes quienes

realicen la investigación y apliquen rigurosamente la ley. Únicamente se ha

tenido la iniciativa, por parte del socialista Alfonso Guerra, de solicitar al

Gobierno que informe al Congreso sobre esos acontecimientos y sus consecuencias

inmediatas.

El portavoz gubernamental en la Junta de Portavoces, Gabriel Cisneros, se

comprometió a trasladar este ruego al Gabinete, después de expresar su acuerdo,

a título personal, sobre esta iniciativa.

Actitudes indignas

Existe la voluntad generalizada de que el Congreso, como tal institución, aporte

a las autoridades civiles y militares un testimonio sobre el asalto al Congreso,

que realizó el 23 de febrero un grupo de guardias civiles, al mando del teniente

coronel Tejero, y sobre la circunstancia del secuestro del Gobierno y diputados

durante dieciocho horas.

A propuesta del nacionalista catalán Miguel Roca, la Mesa del Congreso empezará

a estudiar posibles sanciones reglamentarias contra diputados, que como el

ultraderechista Blas Pinar, mantengan una actitud sospechosamente indigna para

la institución en manifestaciones públicas fuera de la Cámara. El reglamento

sólo contempla la regulación de la conducta de los diputados en el interior del

Congreso.

Todos los grupos parlamentarios han puesto de manifiesto la necesidad de no

paralizar la actividad legislativa pendiente. El retraso del debate del proyecto

de ley de Divorcio se debe únicamente a razones técnicas.

La aceleración de los debates sobre los proyectos de ley dentro de un clima

constructivo, se considera la mejor respuesta que los parlamentarios pueden dar

a los golpistas, después de que el viernes pasado recibieran el masivo apoyo

directo del pueblo español, que salió a la calle para manifestar su voluntad de

vivir en libertad y democracia exigiendo a todas las instituciones el respeto a

la Constitución.

 

< Volver