Autor: Soriano, Manuel. 
 Tres horas estuvieron reunidos ayer en Moncloa. 
 Calvo-Sotelo y Felipe González relanzan la política de acuerdos     
 
 Diario 16.    13/01/1982.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Tres horas estuvieron reunidos ayer en Moncloa

Calvo-Sotelo y Felipe González relanzan la política de acuerdos

El presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo-Sotelo, y el líder socialista, Felipe

González, pretenden relanzar la política de concertación sobre los grandes

problemas de Estado, a juzgar por los resultados de la larga entrevista que

mantuvieron ayer.

Manuel SORIANO

Madrid — El Gobierno y el primer partido de la oposición han iniciado el año

político con la voluntad de ponerse de acuerdo en los aspectos fundamentales de

los problemas institucionales.

Esta es la conclusión que se deduce de las declaraciones de Felipe González y

del portavoz del Gobierno, Ignacio Aguirre, al término de la entrvista mantenida

ayer entre Leopoldo Calvo-Sotelo y el secretario general del PSOE, que se

prolongó desde las cinco y media hasta las ocho y media de la tarde.

«El presidente del Gobierno ha quedado satisfecho de esta conversación» que

mantuvieron a solas los ¿os dirigentes en el palacio de la Moncloa y en la que

se abordó un amplio temario de política interior y de relaciones

internacionales, según manifestó el portavoz gubernamental.

Política de Estado.

En Moncloa se ha calculado en más de veinte los encuentros de ambos dirigentes

desde que Calvo-Sotelo es presidente. Continuando con este clima de diálogo, se

produjo la entrevista de ayer para, como dijo Felipe González, «definir una

política de Estado, independientemente de las diferencias de criterios

partidistas».

El secretario general del PSOE señaló que este intercambio de puntos de vista

era conveniente «al comenzar un nuevo año, año en el que va a haber algunos

problemas y retos importantes, como son el cumplimiento de los pactos

autonómicos y el juicio por el 23 de febrero».

El presidente del Gobierno y el líder del primer partido de la oposición ponen

así de manifiesto su voluntad de seguir practicando la política de acuerdo en

los grandes problemas de Estado, después de que Calvo-Sotelo rechazó la oferta

socialista de formar un Gobierno de coalición.

Discrepancias.

En la entrevista de ayer no se superaron las discrepancias fundamentales entre

las dos partes, que principalmente se centran en el desarrollo de los pactos

autonómicos suscritos por el Gobierno y el PSOE. Los socialistas siguen

manteniendo recelos en cuanto a la actitud del Gobierno y aseguran que ha podido

incurrir en algún grado de incumplimiento de esos pactos, según dijo Felipe

González. El portavoz gubernamental afirmó que «las discrepancias no son

esenciales» y que en la entrevista se reafirmó la voluntad política que puso en

marcha los acuerdos autonómicos.

Esas discrepancias serán examinadas en una próxima reunión, «con papeles en la

mano», dijo Felipe González, «por un grupo de trabajo», señaló el portavoz

gubernamental. El líder socialista le expresó al presidente la «inquietud y

preocupación» de su partido por el cumplimiento de los pactos autonómicos, que

en opinión del PSOE «son fundamentales y hay que seguir adelante en su

desarrollo». Se van a examinar conjuntamente en las próximas semanas y se

analizará el caso del Estatuto valenciano, en torno al cual el PSOE asegura que

se han incumplido los pactos y el Gobierno mantiene que no.

Felipe González negó que se iniciara un nuevo proceso de armonización

autonómica, expresó una actitud flexible en cuanto a la participación de los

nacionalistas «asumiendo la filosofía unitaria y solidaria» de los pactos, pero

se opuso a que «se hagan jirones de los acuerdos por motivos partidistas».

También se manifestó abierto a que se mejore el texto de la LOAPA, pero

contrario a que la política. autonómica se aborde desde la óptica de una parte

del territorio nacional.

Gibraltar

Al informar de «la amplia coincidencia sobre los problemas de Estado» constatada

en la entrevista, el portavoz del Gobierno destacó entre ellos la reciente

decisión sobre el problema de Gibraltar. Felipe González no fue tan explícito y

se limitó a decir que el presidente le informó de su reciente viaje a la sede de

la CEE y a Londres, así como del contenido de las conversaciones sobre

Gibraltar. El secretario general del PSOE dijo que ofreció al presidente «una

información detallada» de su viaje a Estados Unidos en el contexto de sus

visitas a Centroamérica. Aseguró que Calvo-Sotelo se mostró «extremadamente

interesado por la aproximación que le hizo sobre el problema de Latinoamérica».

El presidente y el líder de la oposición también analizaron el problema de la

«involución» del sistema democrático y ambos coincidieron en que la situación ha

mejorado. Felipe González precisó que se trata de «una mejora en el ambiente,

desde el punto de vista psicológico, aunque no sustancialmente distinta, porque

las preocupaciones de fondo siguen, pero, crea mayor estabilidad»» Felipe

González reveló, asimismo, que el presidente y él hablaron de la posibilidad de

establecer un calendario sobre las prioridades legislativas para el próximo

periodo de sesiones parlamentarias, y citó la ley de Armonización del Proceso

Autonómico (LOAPA), la ley de Autonomía Universitaria (LAU) y la lev de Régimen

Local.

 

< Volver