Homenaje de "Prensa Española" a los premios "Mariano de Cavia" y "Luca de Tena" de 1959  :   
 Presidieron al actos el ministro de Información y Turismo, don Gabriel Arias Salgado, y el marqués Luca de Tena. 
 ABC.    05/04/1969.  Página: 35-38. Páginas: 4. Párrafos: 42. 

ABC. MARTES 5 DE ABRIL BE 1960. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 35

HOMENAJE DE «PRENSA ESPAÑOLA» A LOS PREMIOS «MARIANO DE CAVIA» Y, «LUCA DE TENA»

DE 1959

PRESIDIERON EL ACTO EL MINISTRO DÉ INFORMACIÓN Y TURISMO, DON GABRIEL ARIAS

SALGADO, Y EL MARQUES DE LUCA DE TENA

ADHESIÓN DEL MINISTRO DE ASUNTOS EXTERIORES, D. FERNANDO MARÍA CASTIELLA

La comida, ofrecida por el presidente del Consejo de Administración de "Prensa

Española", en honor de don Gonzalo Fernández de la Mora y D. Julio Trenas, se

celebró en el salón-biblioteca de A B C, con asistencia del director general de

Prensa, Sr. Muñoz Alonso

Anoche se celebró en. el salón-biblioteca de "Prensa Española", editora de

"Blanco y Negro" y A B C, la tradicional comida en honor de los periodistas

galardonados con los premios "Mariano de Cavia" y "Lúca de Tena" de 1959. Como

se recordará, los premios fueron concedidos el pasado, día lo.de marzo a D.

Gonzalo Fernández de la. Mora y D. Julio Trenas, respectivamente, por un"Jurado

compuesto de ilustres personalidades universitarias, periodísticas y literarias.

Presidió, la mesa, con el ministro de Información y Turismo, -D. Gabriel Arias

Salgado, el marqués de Lúea de Tena. Nos honraron, además, con su asistencia don

A,dolfo Muñoz Alonso, director general de Prensadlos directores de%"Arriba", don

Vicente Cebrián; de "Ya", D. Aquilino Morcillo; de "Pueblo", D.> Emilio Romero ;

de "Triunfo"—revista donde apareció el artículo de Trenas premiado con. el "Lúca

de Tena"—, D. José Ángel Ezcurra, y de A B C de Sevilla, D. Guillermo Lúea de

Tena; el académico D. Wenceslao Fernández Flórez, D. Manuel Halcón,,D. Ramón.

Escohotado, D.-Antonio Torreblanca, D. José- Carlos de Luna y D. Luis de

Galinsoga. Además de los jurados—D. Jesús Pabón, D Francisco de Luis, D. José

Camón Aznar y don Enrique Llovet—y de los periodistas que han obtenido los

premios asistieron los miembros xdel Consejo de Administración, el director de A

B C y otros elementos directivos de "Prensa Española".

DON FERNANDO MARÍA CASTIELLA ENVÍA SU ADHESIÓN

Él ministro de Asuntos Exteriores, D. Fernando María Castiella, que estaba

invitado a la comida, dirigió la siguiente carta al marqués de Lúea.de Tena:

Madrid, 4 de abril de 1960.

Excwo. Sr. marqués- de Lúea de Tena. Madrid.

Querido Juan Ignacio: Cuando hace días me invitaste a la cena en honor de los.

galardonados con los premios Mariano de Cavia, y Lúca de Tena de este año, te

manifesté el júblilo con que iba a asistir a la reunión. No1 me daba cuenta

entonces de que un compromiso previo e ineludible me iba a impedir, muy contra

mi deseo, estar ton vosotros esta noche. Quiero, sin embarga, que conste mi

adhesión cordial y sincera o, ese acto de homenaje a Gonzalo Fernández de la

Mora ya Julio Trenas, brillantes ganadores de los dos premios -periodísticos

más, codiciados de España.

Comprenderás me me refiera con especial alegría a Gonzalo Fernández de la Mora,

de cuyú inteligencia y gran pluma nos enorgullecemos todos en esta casa a la que

él pertenece, y qué hoy siente que^ participa, en alguna medida, de su triunfo.

Gómalo es diplomático y el tercero de la Carrera que obtiene el Premio Mariano

de Cavia. Tiene una especial emoción para nosotros el que lo haya gafado con ese

magnífico artículo escrito en el día de la muerte del pobre ´Agustín ´de ´Foxá,

el, inolvidable compañero y amigo de todos, guien reanudo en nuestros dios, con

su, deslumbrante estilo literario, una, ilustre tradición de buenas letras que

siempre ha habido en la diplomacia, española y que- hoy tiene un espléndido

mantenedor en Consoló Fernández - deja Mora.

Mucho me satisface también que el Premio Lúea de Tena haya sido tan justamente

concedido a Julio Trenas. Este Premio está -pensado para galardonar la condición

más pura del periodismo, aquella que requiere el máximo de vocación y de entrega

a una tarea. Por eso me alegra que la hayai ganado quien como Julio Trenas,

tiene al lado de sus muchos méritos y talentos ´de escritor la^ especial virtud

de su condición fie periodista^ de primera fila, de hombre entregado

cotidianamente a esa misión, que, con todos sus riesgos y defectos* puede ser

una de las más nobles que se pueda», cumplir en nuestro tiempo.

Vaya, pues,´ a los dos vencedores mi entusiasta enhorabuena y al Jurado, así

como a todos los que os acompañan en esta noche en la casa de ´A B Ct mi safado

más cordial.

Y tú recibe, con mi agradecimiento por tu invitación,, el afecto de, siempre y

un ´abraso muy fuerte ¿te tu buen amigo

Fernando MARÍA CASTIELLA."

El marqués de Lúca de Tena

I,eida la, carta anterior del mínistro de Asuntos Exteriores, el presidente del

Consejo de Administración de "Prensa Española" marqués de Lúea de Tena, ofreció

el homenaje con un discurso, donde dijo, entre otras cosas:

"Y una vez más, queridos amigos cumplo la gratísima tarea de levantarme esta

noche para dar las gracias a todos los presentes y felicitar, en nombre de

"Prensa Española", a- los .dos ganadores de los premios "Mariano de Cavia" y

"Luca de Tena". Todos los años tengo .que expresar mi gratitud por su presencia

aquí al ministro de Información y Turismo y ai director general de Prensa, y en

este año, como en los anteriores, vaya a ´ ellos, mi agradecimiento mas sincero.

Gonzalo Fernández de la Mora es el ganador del premio "Mariano de Cavia". Y como

ha recordado en su sentida carta el ministro de Asuntos Exteriores;por un

primoroso artículo necrológico sobre nuestro inolvidable Agustín de Foxá,

escrito y publicado pocas horas después de su muerte. _ Gonzalo Fernández de Ja

Mora es, queridos amigos, uno de los jóvenes .escritores •más importantes de su

generación, de esa generación literaria y periodística que surgió en España

después de terminada nuestra guerra de Liberación y a ¡la que por su importancia

y trascendencia en aquel momento histórico, hora es ya de que empecemos a llamar

la generación de 1940; una generación -de la que forman párte muchos jóvenes de

distinta ideología quizá, pero que por haberse formado después de la Victoria

tienen frente a España tina actitud distinta de aquella otra generación de 1897;

que si aquélla pudo formarse en un momento de terrible pesimismo en el ambiente

español, en ésta sólo alienta: la ilusión y la. esperanza.

Gonzalo Fernández de la Mora es, sobre todo, un gran escritor político, y en

la!´ páginas de A B C en numerosos editoriales y artículos firmados ha probado

en los últimos años su talento, y su vocación. Y es, desde hoy, Gonzalo, uno de

los poquísimos escritores y periodistas que ha obtenido los dos premios de esta

Casa. Creo que son exactamente cuatro. E! primero fue Pedro Massa, por dos

artículos publicados en "El Liberal", uno firmado y el otro anónimo, en dos años

consecutivos. El segundo, nos está escuchando; Luis Calvo. El tercero fue

nuestro inolvidable Víctor de la Serna, y el cuarto—ahora—, Gonzalo Fernández de

la Mora.

Julio Trenas es un maestro del reportaje. Sus trabajos, publicados en Pueblo, en

Triunfo y radiados en la Radio Nacional, le acreditan como uno de los mejores

periodistas de nuestros días. "Prensa Española" se congratula de que haya

obtenido el premio "Lúea de Tena", fundado por mí • para honrar la memoria, de

mi padre, Mil año después de su muerte. El artículo premiado, como todos sabéis,

´fue publicado en la revista Triunfo. Pero Julio Trenas es, además, un

calificadísimo redactor de Pueblo. Y parece ser, señores, que Pueblo, sin previo

diálogo," se ha abonado a obtener ´todos los años, para uno de sus redactores,

el premio "Luca de Tena".

Mi gratitud a los jurados, que se han tomado el trabajo improbo, y muchas veces

.ingrato, dé seleccionar los premios entre .todos los trabajos preservados. El

prestigio, y la honorabilidad sin tacha de los ilustres

escritores y periodistas que han formado el Jurado es la mejor garantía dé sa

Imparcialidad.

Y, finalmente, señores; mi salado a todos los presentes, entre Jos que se

encuentran varios ilustres periodistas ase han obtenida otros años los premios

"Cavia y "Luca de Tena": Wenceslao Fernández Lórez, Román Escohotado, Luis de

Galinsoga, Manuel Halcón, Luis Calvo, Juan Antonio Torreblanca, Enrique

Llovet... A todos a cada uno de vosotros mi saludo, ni felicítación y mi

gratitud."

DON JULIO TRENAS, PREMIO "LUGA DE TENA

A.continuación el nuevo premio ".Luca de Tena", D. Julio Trenas, dijo;

"En momentos tomo éste la emoción pide el silencio. Pero en momentos como éste

Ia gratitud exige el uso de la, palabra. Gratitud, en primer término, para esas

palabras, maravillosamente dichas p6r él marqués de Luca de Tena, que me han

permitido, una vez más, convertirme en espectador, pero esta vez en espectador

de mi misino al Ver corno ha trazado en breves rasgos, en líneas maestras.- lo

más esencial, lo más Caro de mi biografía. No es de extrañar esto .en quien ha

sabido poner sobré los escenarios una teoría de seres llenos de pasiones, de

anhelos llevados a la peripecia dramática y capaces de conducirnos a nosotros al

Clima mágico de las grandes creaciones teatrales.

Mi gratitud al Turado encargado de discernir el premio "Luca de Tena por haberse

fijado en un trabajó mío, modesto y sin firma y haberlo llevado a la palestra

donde están los más grandes .triunfos que sé le pueden ofrecer a un periodista.

Doblé mofivo de gratitud, doble premio por la cátegoria del galardón qué se me

concedía y por la categoría de los jueces que lo daban. Yo salo puedo deciros

que en está ocasión renuevo mi gratitud y os prometo no sér ingrato en esa

segunda acepción que a lá ingratitud puede darse, porqué no nie refiere a esa

ingratitud que manifiesta la traición o la.deslealtad con aquellos de quiénes

recibimos bienes o favores, sino esa otra ingratitud que responde con el no

servir, Con el no valer a la confianza que sé puso en nosotros. Pido a Dios que

nunca me clame la conciencia por haber cometido este pecado

Dos nombres hay que están perfectamente sincronizados Con mi vida, con mis

anhelos. Dos nombres, que corresponden a dos premios literarios: el de Lope de

Vega y el de D. Torcuato Luca de Tena.

El Premio "Lope de Vega" lo obtuve en 1954. Él premio "Luca de Tena" me lo

habéis dado vosotros ahora. Ambos son dos premios simbólicos, como os digo,

porque expresan lo más fervoroso que hay en mi: el teatro, mi sueño; el

periodismo, mi ilusionada realidad...

Al venir ´esta noche aquí he querido corporeizar la figura dé aquel periodista

insigne, y he buscado en el bronce humanizado de Mariano Benlliure el recuerda

fisico de quien supo imprimir a la prensa española las normas de los modernas

adelantos. Pero, en seguida, mé di cuenta de que mi búsqueda era innecesaria;

porqué» sí, ahí estaba el bronce de Benlliure, pero el espíritu de Luca de Tena

permanecia aquí, en esta casa, sosteniéndola como el más firme pilar. En esta

casa de "Prensa Españalo la", cuyo recinto y» he traspuesto hoy por primera vez,

con una emoción qué no trato de ocultar. Estamos viviendo, señores, en

expectación del centenario dé Lúca de Tena. Nacio el fundador de "Blanco y

Negro" y A B C un día de febrero dé 1861. Esto hace especialmente;

significativo, especialmente grato para mi, hablar de ésta figura, que yo

admiraba antes dé tener el premió que lleva su nombre; dé esta-: figura a cuya

imagen me llevo, en uno de sus libros más entrañables, el escritor de la

hondura y el primor Me refiero a ese "Madrid", donde "Azorin" cuenta las noches

de sus Redacciones, y donde encontré, a D. Torcuato Lúca de Tena. La primera

visita que éste , hacia al llegar a su periódico era a la sala de redacción,

donde se desarrollaba el trabajo comunal."

Dice "Azorin", hablando de este procer, de esta gran figura de nuestro

periodismo: "No habrá existido un director de periódico más obseso con su

periódico. Don Torcuato Lúca de Tena está en todo, lo piensa todo, lo

perfecciona todo." Así tiene que ser, sí queremos que nuestra, obra sea

indestructible, y Lúea de Tena no sólo vivió y trabajó para su tiempo. Lúea de

Tena vivió y trabajó para el futuro de la Patria,

Hay otra frase, otra imagen sobre el gran periodista, que corresponde a un

escritor sagaz de aquel tiempo: Enrique Gómez Carrillo dice que don Torcuato era

"Caballeroso y caballeresco; sólo se muestra• intransigente cuando al punto del

honor atañe Si ha sido muchas veces Quijote, nunca quiso ser Cyrano".

Y hay otro testimonio, importante por el ^tiempo en que se producé y por la

persona ´que io emite: el de don Francisco Cambó al cumplirse los diez años de

la publicación de A B C. Centra en Luca de Tena el éxito de la empresa y le

define en dos palabras que son la expresión, de dos virtudes fundamentales del

gran periodista: rectitud y patriotismo.

.

Luca de Tena, que pudo serlo .todo, .no quiso ser más que periodista. Dos veces^

tuvo la oportunidad de ser ministro con Maura: y con Canalejas, y ambas rehusó.

A los treinta años, aquel Hombre singular creaba "Blanco y Negro", una

publicación insólita en la "España de ".entonces; una publicación que en .sus

primeros mimeros pasaba en la tirada de los 20.000 ejemplares. Apenas tenía

cuarenta y dos cuando fundó ABC.

Pero hay en esta figura un matiz que, precisamente, por ser yo Un redactor de

"Pueblo", .un hombre que trabaja allí a las órdenes de un escritor periodista

como Emino Romero, quiero señalar: es el matiz social de don Torcuato Luga de

Tena..

Alvaro Alcalá Galiano, en un artículo publicado en mayo de 1929 en "La Nación",

dé Buenos Aires, titulado "Luca de Tena, el periodista patriota", señala como un

modelo su organización, "ya que tiene vinculados a ella a sus obreros y

tipógrafos, a los que asoció al producto de su trabajo. Gracias a esto—dice

Alcalá Galiano—ha conseguido hacer de los talleres, de "Prensa Española" un

bastió}! inexpugnable contra las " amenazas de las huelgas exteriores." Así,,

años después, piído ofrecer, en un momento en que las exigencia de la Casa del

Pueblo amenazaban con dejar sin la publicación de su Prensa a" Madrid; sus

talleres para que en ellos se editaran".los demás periódicos.

Señores: habéis premiado a Un periodista. Yo, en- mi modestia, en mi calidad

ínfima, respecto cíe, la figura que prestigia ahora con su nombre mi trabajo y

mi hacer, también me siento periodista únicamente.

Por eso me habéis proporcionado una de las mayores» alegrías de mi vida al

elegir ese trabajo, escrito a pulso de máquina, a latido de. corazón, cuando una

noche me "lo pidió José Ángel Ezcurra, el hombre que me reserva en las páginas

eje "Triunfo" la parcela donde yo vierto mis aficiones cinematográficas.

Era la. elegía de una estrella, de una mujer a la que "conocí durante una de

esas .ruedas de Prensa que, a veces, pasan por nosotros como el agua, sin dejar

huella, y que en esta.ocasión dejó una huella espe-cía.1 en mí que no era

precisamente la de su belleza, amenazada—hé dicho yo-en mi articulo—como un

cierzo amenaza las rosas de un jardín. Allí quedó mi epitafio, mi elegía a

Silvya López, y quiero señalar, a porque me parece justa la precisión, la

puntualización diríamos en mi, periódico; ese hecho que alguien ha notado: este

gustó por cantar y contar los periódicos el trance fugaz de la criatura. Y

pregunto, ¿por qué no? En el nacimiento de un príncipe, en la muerte de un

.sabio o un poeta, está la noticia y la vibración de cada día. Ahí tenéis el

ejemplo de: esa conmoción, de esa gran vibración española producida por nuestra

última gran pérdida nacional. ¿Por qué el periodista no va a cantarlos? ¿Por

qué no va a conmentarlos, si detrás de ese nacimiento, detrás de esas pérdidas

puede estar la historia, la leyenda e incluso el mito? .

Señores, permitidme que para terminar mire hacia allá abajo, hacia el sur, hacia

mi Málaga. He dicho que una de mis mayores alegrías es la de ser el tercer

malagueño que entra en estos premios; los otros dos han sido Salas Guirior y

Llovet. Ser malagueño es ya un modo de diplomacia, aunque Enrique Llovet tenga

esta categoría por partida doble.´ Recuerdo, yendo a mis días de infancia en

Málaga, a aquel

´poeta,. Salvador Rueda, que precisamente figura con ,su firma en el primer

número "de´"Blanco y Negro". publicado en 1891. Y lo encuentro cuando se le "iba

a erigir aquel monumento a cuya inauguración asistió en -persona, en el Parque

de Málaga: un obelisco blanco que sé eleva hacia el cielo, rodeado dé

palmeras... Recuerdo, en el estudio del viejo Palma, en la calle de Cobertizo

del ´Conde, al escultor modelando la cabeza que servía de ..estudio para la

creación- definitiva. Junto al barro, sentado en un cajón, estaba el poeta. Los

pies no le llegaban al suelo, pero a él -le bastaba con que la frente alcanzase

la altura de las águilas. Entonces se había pensado en otro-tipo de monumento

Era partidario Rueda de una fuente, un bloque de bronce limpio, rematado en su

cabeza, coronada de laurel y mirando hacia el sol, hacia el cielo. Paro había

que llenar el hueco, el espacio vado, en aquel bloque donde en el lugar del

corazón brotaba un chorro de agua. Allí mismo, en el estudio, sobre un papel

pequeño de . cartas, de esos propios para las misivas humildes, toscamente

rayado, Rueda fue escribiendo cinco versos para que sirviesen de leha, de

rótulo, al monumento. Yo los voy a decir aquí, esta noche. porque en ellos se

encierra un poco la actitud vital y la proclama estética de quienes de allí

heñios venido. Decían así:

Naturaleza por manto largo cuello para el canto, el pecho, sublime fuente; la

cara al sol, y en la frente, luz del Espíritu; Santo.

He dicho"

DON GONZALO FERNANDEZ DE LA MORA, PREMIO "MARIANO DE CAVIA"

Finalmente habló D. Gonzalo Fernández de la Mora, galardonado con el premio

"Mariano de" Cavia".

"Señor.ministro, señores: Quiero agradecer en primer lugar al marqués de Lúca de

Tena sus palabras, que no puedo tomar como juicios sobre mi obra y mi persona,

sino como testimonio de esa torrencial generosidad que caracteriza a Ingente de

su casta, y singularmente a él. Decía un gran retórico romano que es ley de la

naturaleza elogiar a quien se estima. Esto retengo yo de -las palabras de Juan

Ignacio Luca de Tena: esa amistad suya, de la que me enorgullezco. También

quiero agradecerle a él, como cabeza Visible de esta casa, la continuidad de los

premios Cavia y Luca de Tena. Ellos

nal e institucional., de A B C. En un país de virtudes particularistas y de

encastillamientos individuales/ nada menos habitual y más necesario que una

institución; esto es, un sistema de tradiciones y de propósitos que sobrevivan a

las personas y que incluso arrastren a los que lo sostienen. Resulta muy difícil

caracterizar a A B C en una coila frase, pero yo entiendo que su silueta tendrá

como coordenadas principales la sensibilidad para lo nacional y el respeto a las

reglas caballerescas del juego social. Esto último , es lo que se podría llamar

el espíritu liberal, no en la doctrinaria acepción decimonona de este vocablo,

sino en el nobilísimo sentido en que. la empleó nuestro Cervantes en su ejemplar

novela "El amante liberal". El A B C es además un termómetro y un reactivo, un

instrumento de medida y de terapéutica de la vida .española.´ Por todo ello le

deseo, como a los premios Cavia y Luca de Tena, larga vida;

Me urge agradecer también su voto al , Tribunal. En sólo unos minutos unas

cuantas firmas sobre un acta han llevado mi nombre desde el .escondido rincón de

mi gabinete de trabajo hasta esos ámbitos más amplios en los que se forja la

fama. En realidad yo le debo a algunos jueces mucho más que su voto, fosé Camón

Aznar y Jesús Pabón han sido mis maestros en la Facultad de Filosofía de Madrid,

y conservo de sus clases imborrables recuerdos que hoy no puedo menos- de evocar

aunque sea fugazmente. También Francisco de Luis, director de "El Debate" en

años difíciles, ha tenido una función magistral en la vida española como

defensor esforzado de la doctrina social de la Iglesia y leal servidor del

magisterio pontificio. Con Enrique Llovet no me une una relación discipular,

pero, sí de compañerismo; Mi gratritud esta matizada por esta fraternidad

Cronológica, que tanta importancia tiene en la vida ´´de las comunidades

políticas.; Llovet es compañero por doble motivo: lo hemos sido en la platina de

los periódicos v también en el Palacio de Santa Cruz. Porque él es, como

modestamente lo soy yo. y como egregiamente lo era Foxá, objeto de mi artícelo

premiado, un diplomático escritor.

Es ciertamente sugestivo este tema del flujo y reflujo entre la diplomacia, y

las letra?, que ahora salta un poco inesperadamente como el corzo que sorprende

y ´tienta al modesto cazador de volatería. Me- temo que habré de dejarlo escapar

sano y salvo, pero no tengo valor para hacerlo sin unos minutos de deportiva

persecución. En nuestro país, acaso que en otros´, las cartas credenciales han

solido ir unidas a una excelsa pluma. Desde Alfonso dé Cartagena, el embajador

que defendió - en Basilea la precadencia de España, y- cuyos discursos,

diplomáticos son por desgracia rarezas bibliagráficas^ hasta Agustín de Foxá,

por referirme sólo a los desaparecidos, son legión los diplomáticos literatos

Abriendo al azar una historia de. nuestra lengua nos encontrarémos con ejemplos

en cualquier capítulo. En el menos pensado, el de la poesía romántica

decimonona, aparece el duque de Rivas, como embajador en Napóles: Martínez dé la

Rosa, en Roma; Eulogio Florentino Sanz, en Viena, y Espronceda, secretario en La

Haya. También el 98 es un ejemplo eximio.- Preparándolo están Donoso Cortés,

embajador en- París, y Valera, en Washington, y detrás de ellos Ganivet,

Villaurrutia, Basterra,, Maeztu, Pérez de ,Ayala. Y así llegamos hasta los

embajadores escritores que se sientan a esta mesa. ;Este hecho no es un azar. En

la función diplomática hay una tendencia constitutiva á hacer del embajadór án

narrador ,de lo que ve, un portoz de su pueblo y un experto en lenguas, todo W

cual desemboca, naturalmente, en el escritor por otro lado el hombre de letras

tienda ser mas que decidor de su intimidad, expresión de su tiempo y de su

pueblo, y ve en impresionar y adoctrinar a sus lectores la gran finalidad de su

vida. Esto da a su profesión una dimensión representativa y aristocrática. En el

fondo de la actividad literaria y de la diplomática hay una inclinación

inevitable a ser lo que Farinelli decía que era Menéndez Pelayo: "la voce sua

era como la voce di un popólo intero Hay una dialéctica de la diplomada que la

convierte en actividad expresiva, y una dialéctica de la literatura qué la ha(e

desembocar en menesteres representativos. Por eso podría decirse que el título

de embajador es la traducción burocrática del hombre de letras, y ser hombre de

letras es el título social por excelencia del embajador.

Yo he pretendido servir lealmente estas dos vertientes que convergen, y que son

como el haz y el envés de una misma vocación. Pero tanto la literatura como la

diplomacia pueden hacerse de modo neutralista y acéptico, o de modo

comprometido. Hay la*literatura de los escépticos y la de los creyentes. Esto

acontece con casi todas las actividades humanas. Yo he preferido siempre la vida

comprometida, la que supone una concepción del mundo,, una imagen de la patria y

una idea del Estado. Yo pienso que allende la concepción cristiana de la vida

no´ hay salud espiritual para Occidente. Yo soy un español leal & la gran

tradición histórica de nuestro país. Entiendo que la defensa de una conciencia

nacional unitaria es la. tínica salvaguardia frente a un cantonalismo destructor

de _cuyas tristes secuelas nos ha dado el último siglo tremendos ejemplos. Creo

por- ello oae el único perfil reconocible de Españoles e} que encontró en

Menendez y Pelayo Su más fiel intérprete e historiador. Y confio, en fin, en una

forma ^concreta de Estado. Aunque no hice la guerra, entiendo que los principios

del 18 de julio deben ser´ para el futuro de .nuestra nación algo así como los

del 1789 para la Francia contemporánea. Nuestros principios del 18 de julio han

de ser el punto efe partida y la regla del juego histórico político del futuro.

Y su clave es el VIII, el de la Monarquía católica, social y representativa.

Me he atrevido a decir todo esto porque sé que no disuena en esta Casa, sino que

rima ^bastante con su historia; pero lo he dicho principalmente porque, todo

escritor engagé ha de ser público y veraz en sus compromisos, y porque pesé a

los habituales augurios adversos creo que esta concepción del mundo que esta

imagen de la Patria y que esta idea, del Estado la comparte la mayoría de esos

españoles que aunque no hemos empuñado las armas hemos meditado serenamente

sobre las causas y sobre la implacable necesidad de aquella lucha grande y

trágica."

La reunión, qué transcurrió en un ambiente de cordialidad y compañerismo, se

prolongó hasta las primeras ñoras de esta madrugada^ en que el ministró de

Información y Turismo ´y el director general de Prensa se despidieron.de todos

los reunidos.

 

< Volver