Autor: F. M. E.. 
   Los premios 1959 de la Fundación Juan March para novela, teatro y poesía  :   
 Cada uno está dotado con trescientas mil pesetas. 
 ABC.    12/12/1959.  Página: 63-66. Páginas: 4. Párrafos: 94. 

ABC. SÁBADO 18 DE DICIEMBRE BE 1959. EDICIÓN DE LA MAÑANA PAG.

63

LOS PREMIOS 1959 DE LA FUNDACIÓN JUAN PARA NOVELA, TEATRO Y POESÍA CADA UNO ESTA

DOTADO CON TRESCIENTAS MIL PESETAS.

Han sido otorgados a "El, señor llega", de Torrente Ballester; "Hoy es fiesta"´,

de Buero Vallejo, y "Cuanto sé de mi", de José Hierro.

COMO habíamos anunciado previamente, ayer por la tarde fue emitido el fallo de

los premios "Juan March" de novela, poesía y teatro, cada uno de ellos dotado

con. 300.000 pesetas. El Jurado estaba compuesto por los siguientes señores:

Don Francisco Javier Sánchez Cantón, que actuó como presidente; el marqués de

Luca de Tena; D. José María ¿e Cossío y D. Pedro Lain Entralgo, que

representaban, a la Real Academia Española; D. Melchor Fernández Almagro (A B

C), don Nicolás González Ruiz ("Ya") y D. Dámaso Santos ("Pueblo"), por la

Prensa de Madrid; D. Juan Ramon Masoliver ("La Vanguardia"), D. Julio Manegal

("El Noticiero Universal") y D. Ángel Marsá ("El Correo Catalán"), por la Prensa

de Barcelona; D. Sabino Alonso Fueyo ("Levante", de Valencia), D. Santiago

Montoto.

(A B C de Sevilla), D. Javier de Bengoechea ("La Gaceta del Norte", de Bilbao) y

D. Luis Horno Liria ("Heraldo de Aragón", de Zaragoza), que tuvieron la

representación de la Prensa de provincias; por las revistas literarias actuaron

D. José Luis Cano ("ínsula"), D. Rafael Vázquez-Zamora ("Destino") y D. Juan

Fernández Figueroa ("índice"). Como secretario actuó, aunque sin voto, el P.

Félix García.

En las primeras votaciones para elegir seis, finalistas, de cada uno de los

géneros resultaron triunfadores estos libros:

Novela: "Gran Sol", de Ignacio Aldecoa; "Los hijos muertos", de Ana María

Matute; "El, señor llega", de Gonzalo Torrente Ballester; "El Jarama", de Rafael

Sánchez Ferlosío; "Edad prohibida", de Torcuato Lúca de Tena; y "´Les Dueñas",

de Manuel Halcón.

¿Teatro: "Maribel y la extraña familia", de Miguel Mihura; "Hoy es fiesta", "Las

cartas, baca abajo" y "Un soñador para un pueblo", de Antonio Buero Vallejo;

"Elena Ossorio", de Luis Escobar, y "Los pobrecitos", de Alfonso Paso.

Poesía: "Hombre y dios", de Dámaso Alonso; "El descampado", de Luis, Felipe

Vivanco; "Cuanto sé de mí", de José Hierro; "La red", de José García Nieto;

"Amor solo", de Gerardo Diego, y "Noche del sentido", de Carlos Bousoño.

LAS OBRAS PREMIADAS

Después de sucesivas votaciones fueron elegidas •definitivamente y premiadas las

siguientes obras:

Novela: "El señor llega", de Gonzalo Torrente Ballester.

Teatro: "Hoy es fiesta", de Antonio Buero Vallejo.

Poesía: "Cuanto sé de mí", de José Hierro.

Las obras que han conseguido el galardón fueron seleccionadas entre todas

aquellas cuya publicación se produjo entre el día primero del mes de enero de

1955 y el 6 de noviembre de este año. El acta de la concesión de los premios

será firmada hoy.

SENTIMIENTO DEL JURADO POR LA MUERTE DE FELIPE SASSONÉ Al terminar sus

deliberaciones, el Jurado acordó, por unanimidad, que constase en acta el

sentimiento por la muerte del ilustre escritor hispánico D. Felipe Sassone.

GONZALO. TORRENTE

Cánsalo Torrente Ballester nació en 1910 en El Ferrol del Caudillo. Cursó las

carreras de Filosofía y Letras, y Derecho en las Universidades de Santiago de

Compostela, Oviedo y Madrid. En la primera de ellas obtuvo el premio

extraordinario de la Licenciatura, En 1936 ganó por oposición la plaza de

profesor auxiliar de Historia de la Edad Antigua en la Universidad de Santiago,

y fué pensionado para ampliar sus estudios en LE Sorbona. Al iniciarse la Guerra

de Liberación se hallaba en París e inmediatamente se reintegró a España. Ocupó

los cargos de jefe del Sindicato Español Universitario de Galicia, inspector

nacional de Prensa y Propaganda y director de una sección del Departamento de

Ediciones en Burgos. Al finalizar la guerrá volvió a la labor universitaria y

ganó en 1940 una cátedra de Instituto en la rama de Lengua y Literatura. En 1942

fue nombrado director del Instituto de Enseñanza Media de El Ferrol. En enero de

1947 obtuvo el título de profesor de Historia General de la Escuela de Guerra

Naval de Madrid.

Torrente Ballester comenzó su carrera literaria durante la guerra, civil y

ejerció entonces el periodismo político. Su primer libro, "El viaje del joven

Tobías"-un misterio re presentable—, fue publicado en 1938., Se inicia ahí su

dedicación a un tipo de teatro puramente literario que tuvo otras muestras como

"El retorno de Ulises", "Lope de Aguirre" y "El casamiento engañoso". Con esta

última obra, logró el premia nacional de Autos Sacramentales en 1939.

La primera novela de Torrente Ballester aparece en 1943 y se titula "Javier

Marino". Después escribe y publica "El golpe de Estado de Guadalupe Limón" e

"Higenia", así como un libro titulado "Compostela":

Más tarde tradujo las "Elegías de Duino", de Rilke, labor que le acreditó como

penetrante crítico literario.

Con su "Literatura española contemporánea?* ofreció una perspectiva, descrita

con notable agudeza, de nuestro panorama literario.

Desde junio a diciembre de 1941 ejerció la crítica teatral en nuestro colega

"Arriba". Nueve años después se reincorporó a dicha labor. En esas dos etapas ha

.dado muestras de, sus profundos conocimientos teatrales, de su perspicacia y de

su vigor literario.

La novela que ha proporcionado a Torrente Ballester el Premio March, "El señor

llega", fue publicada, en 1957. "El propósito de Gonzalo Torrente Ballestera—se

ha dicho—es, sobre todo, hacer una novela hacia adentro, genuinamente

psicológica, yt en su virtud, en justifica derivación, novela intelectual":

"El novelista es tía hombre de experiencia".

No sé si es su aire o lo que uno se imagina como síntesis de su personalidad.

Diría que Torrante Ballester es un excéptico. Para ello hay razones de peso: es

inteligente, es gallego; escucha y piensa más Que habla, y su vida ha encerrado

dolorosas experiencias, que nunca pasarán más allá de los cristales oscuros de,

sus gafas ni de su corazón. Be golpe, hay que decir que es algo metido de

hombros. Tiene gesto de fastidio y el pelo le cae pagado a la frente, a la

manera tópica, de como creemos que les cae a los "intelectuales-literatos"

franceses.

Tal vez sea, en la forma de hablar donde se adivina más ese tono de fastidio, de

"tómalo ´Como quiera", de "¡es tan difícil matizar!" Adornas, hemos charlado en

las escaleras del teatro Peina Victoria, en un entreacto, huyendo del "¡Me

alegro!" "¡Enhorabuena!" "¡Muy bien!", que, por ser noche de estreno, es muy

probable que fuese más artificioso. También .pudiera ser que no.

El novelista—me idiota—es ante todo un hombre de experiencia. Lo único que hace

la imaginación es actuar sobre esa experiencia.

—¿Con qué novelista, encuentra más acorde su pensamiento o su setido de ver las

cosas?

—Para mí hay una línea: Cervantes. Flaubert, Stendahl, Dostoyewsky.

—¿Cree que hay crisis en la novela?

—No. Tiene todos los caminos abiertos. Lo que ocurre es que mueren unos modos de

novelar y liasen oíros. A lar novela le quedan muchos años de vida.

La novela premiada, "El señor llega.".,se desarrolla en Galicia, y Torrente,

repetimos, es gallego.

—¿Podría definir a Galicia? —No—.responde—;. Para eso tendría que salir

espiritualmente de ella.

—¿Sería, más fácil concretar este idea por el lado negativo?

—Lo que tiene de malo Galiciá para los sallemos es que se mete tan dentro de

uno, que lo aniquila. Los gallegos, más que desplazarnos, debemos

desplaceríamos, pero siempre tenemos que volver a la tierra para recobrar la

savia que se pierde fuera.

Torrente es un hombre de formación universitaria, de estudio. Es catedrático de

verdad. Si algo dice o enjuicia, lo hace con rigor científico, pero sin olvidar

nunca la sensibilidad. Muchos le califican de intelectual.

—En España—aclara—se le llama intelectual a quien no se quiere comprender. En

mí, como novelista, predomina la imaginación. Hay que tener, en cuenta que tengo

sangre mediterránea, que me empuja a la claridad, en contraposición con el

misterio y el romanticismo que aportá lo que tengo de gallego.

—¿Plantea alguna tesis en su novela?

—Únicamente trato de describir un mundo y presentar unos personajes. Los tipos

de mi novela, ante todo, son unos seres humanos.

—¿Qué es el hombre?

Piensa. Probablemente porque estas cosas no se deben preguntar con prisas,

aunque sí se pueden preguntar en la escalera de un teatro. Al fin responde;

—El hombre es un conflicto de solución incierta. Para explicar esto hay toda una

filosofía existencialista.

—¿Y qué es lo más vulgar en el hombre?

—Su apariencia, porque profundizando, aun En el hombre más vulgar hay una

singularidad, interesantísima que lo hace único y universal.

Este es Torrente Ballester. Ha dicho que está contento con el premio. Cree que

los premios son beneficiosos y que lo más importante no es el dinero, sino el

premio en sí. "En casa—me confesó—nos ha causado satisfacción a mí y a mis

hijos, pero estamos un poco tristes porqué para alegrarse con. nosotros falta mi

¡mujer, que ha muerto hace dos años." Y Torrente regresa a la sala del teatro.

El segundo acto ha comentado. Se va con una flor roja en Ja solapa, los hombros

encogidos, como si tuviese frío, y creo que con las manos en los bolsillos.—L.

L.

ANTONIO BUERO VALLEJO

En el mes de junio de 1949 sonó en los ámbilos literarios el nombre -de un nuevo

autor teatral: Antonio Buero Valle jo. El, Jurado, para el premio "Lope de

Vega,", acababa de concederle tan preciado galardón.

Su obra premiada. ´´Historia de una escalera", hubo de esperar, sin embargo,

algunos meses para su estreno: la temporada de novedades escénicas tocaba a su

fin y, además, había que preparar el montaje.

"Historia de una escalera" se estrenó la noche del 14 de octubre con un aran

éxito de público y de crítica, éxito que confirmaba la certera, elección de sus

jueces en el concurso.

Antonio Buero Vállelo nació en Guádalajara el año 1916; tiene, por tanto, en la

actualidad, .cuarenta y tres años. Después de- cursar el bachillerato mostró

decidida inclinación por el dibujo y la pintura, e ingresó en la Escuela de

Bellas Artes. Pero al mismo tiempo, iba mostrando cada vez mayor interés por las

letras, convirtiéndose ese interés en vocación literaria.

En 1946 escribió su primera obra, y, tras ésta, otra que no llegó a estrenar. El

aprendizaje, empero, no fue largo, ya que tres años después conocía el éxito

como dramaturgo y se situaba en la primera fila de los autores jóvenes.

A partir de "Historia de una escalera", la fama de Buero Vallejo ha ido

creciendo, y hoy día se le considera como uno de los autores de más profundo

contenido en su teatro, El contenido de las creaciones de Buero Vallejo es

dramática. El mismo ha dicho: "Mi teatro es una exploración de los aspectos

tragicos del ser humano."

Buero Vállejo escribe .tus obras con repaso, casi cabe decir que con parsimonia,

pera ya. la lista de éstas es nutrida. La segunda pieza teatral que estrenó

Huero Valle jo fúe "En la ardiente oscuridad", y su estreno tuvo las mismas

características de resonante suceso que el de la Primera. A "En la ardiente

oscuridad" siguieron " La tejedora de sueños", "La señal que se espera"., "Casi

un cuento de hadas", "Madrugada","Irene y el tesoro", "Hoy es fiesta", con la

que acaba de obtener el premio "March" ; "Las cartas boca abafo" y "´Un soñador

para, un pueblo´´.

Tres de las obras teatrales de Buero Valle jo han sido llevadas al

cinematógrafo. Además de su labor, teatral, Antonio Buero Vallejo es autor de

algunos ensayos: uno, sobre el arte de Guisayo Doré, y ha dado importantes

conferencias. El autor ahora galardonado posee también el Premio Nacional de

Teatro. Desde comienzos de este año, Buero Vallejo está casado con la actriz

Victoria Rodriguez.

"Todo premio es bien venido cuando no es solicitado".

—Está en la fila 3, números 8 y 10, con su suegra—nos dijo Vicky, la acomodadora

del Reina Victoria.

Al fin pudimos localizar á Antonio Buero Vallejo, premio March de teatro,

después do varias horas sin buen éxito, Fue su hermana, la señora de Del Campo,

la Que nos orientó:

—Me parece que iba- esta noche al Reina Victoria, al estreno—. Y allí fuimos

también nosotros.

E1 hombre que se viste de perro" acababa de empezar. Era ya hoy cuando acabó el

primer acto. Las doce y cinco, exactamente. La masa de estrenistas salía al

exiguo vestíbulo del Reina. Muchas caras conocidas.

Pero no la que, de momento, nos interesaba.

Antonio Buero Vallejo salió, al" fin. Y empezamos a hablar, caminando por el

pasillo del patio de butacas hacia el "pozo de los suspiros"; es decir, hacia el

vestíbulo; hacia un vestíbulo teatral en noche de estreno.

El premiado tiene su gesto habitual, su habitual sencillez, su modestia de

siempre. Cérca de la puerta lo enzarzan las enhorabuenas y los abrazos, que se

suceden ya en cangilón de noria. Buero Vallejo nos mira como disculpándose por

no poder atendernos. Hablamos, por fin:

—¿Contento?

Era tonto preguntarlo, pero había que decir eso.

—Mucho. Gracias.

, El "mucho" era para mí; el "gracias" para Pepe López Rubio, que le ha

felicitado cordialísimamente. Se le nota en la cara.

—¿Cuándo te enteraste de la concesión del March, Antonio?

—Por la radio... Eres muy amable y te lo agradezco, Fernando.

Es a Fernández ce Córdoba a quien se lo dice, que también lo abrazó...

—¿Es posible—pregunto, aprovechando una clarar—que hasta esa hora no

supieras...?

—¡Siempre son bienvenidas!— contesta a, alguien que le habló de las pesetas —

trescientas mil—-del premio.

—Me habían llegado "barruntos", dice; pero nada más. Por ABC supe esta mañana

que estaba finalista con Miguel Mihura; y esto, por la gran calidad de tan

ilustre compañero...

—Pero tu figurabas por partida doblé... —Sí. Pero ello me colocaba en

inferioridad, si quieres, porque indica que al ser dos mis obras—"Hoy es

fiesta"y "Un soñador para un pueblo"—podría, ocasionar división de votos en el

seno del Jurado, mientras que respecto a Mihura el bloque era compacto..!

Estos dos párrafos, por su extensión, fueron dichos con cortas inevitables per

el ininterrumpido alud de enhorabuenas, abrazos, saludos. Es la gloria. Tanta

que, uno se olvida que está en un estreno—con sus nervios, sus comentarios, sus

"chismes" inevitables en toda "premiére"—. Allí no se habla más Que de los

"March" y no se mira más que a Buero Vallejo. Llega su mujer, la actriz Victoria

Rodríguez, que viene del Español ´´ Antonio la acoge cariñosamente por el

hombro... ,

Ahora nuestra conversación es más difícil porque los mismos de antes y otros

nuevos, se acercan. Aquellos para repetirle a ella el parabién; los otros para

dárselos a los dos. Y. es entonces cuando Buero Valléjo dice su mejor frase de

esta noche: —Estoy emocionado y orgulloso, porque todo premio es bienvenido

cuando no se na solicitado....

Suena el timbre. Los de "Él hombre que se vestía de perro" Van a por el segundo

acto. Los cadáveres de mil cigarrillos caen a la fosa común. Se hace el oscuro

y. la . comedia sigue...

La verdad del premie queda, y Buero Vallejo vuelve a su butaca. • La

conversación que penas quedó hilvanada en el entreacto, cotinúa después en la

madrugada ya, y sin prisa.

Pasé la tarde en el café esperando a un amigo que, por cierto, no fué. Estaba

sin nervios. —Como siempre. —Menos cuando estreno. —Cuando me entere, como te

dije antes, seguí sin alterar mi plan previsto.

Habla después de la satisfacción que le produjo el fallo, pero sin salir de ese

tono medio de modestia ejemplar consustancial con nuestro interlocutor. Puma sus

cigarrillos con pausa de solemnidad, delectándose, sin apurarlos con nervosismo.

No; no le ha cegado el relámpago del premio; no tiene, incluso, previsto nada

respecto al destino del dinero; "Ya pensaremos", dice Mirando con una sonrisa a

su mujer, que está también con nosotros. Ensalza muy sinceramente a Mihura, a

quien admira, y tiene para "Maribel" frases dé elogio máximo.

Al preguntarle si tiene alguna obra de inmediato estreno, dice que no.

"Pensadas, sí. Doy vueltas al asunto, a la pérsonajes futuros, pero no hay nada

concreto. Esta temporada no estrenaré. -Seguiré mi vida corriente, moviéndome en

el diario circulo habitual que se romperá con un viaje a Barcelona para el

estreno de "un soñador para un pueblo". Lo había prometido, e iré. Por lo demás;

nada más..." Ha tomado una cerveza. Victoria, su mujer, un vaso de leche, como

su madre. Y ios tres, en "santo amor y compañía", se van, Serrano abajo,

pausadamente. "Iremos charlando de nuestras cosas familiares hasta una esquina

cualquiera, y allí tomaremos un "taxi", y a casa..:" , Con esta sencillez tan

encantadora, Antonio Buero Vallejo acabó el día del estreno de su premio March.

Tranquilamente—C.

JOSE HIERRO

Jose Hierro, poeta galardonado con el Premio March 1959, nació en Santander en

1921. Su variada inquietud artística se desplegó bien pronto no sólo en la

poesía, sino en el dibujo, la, pintura, y el cuento.

Formó parte desde sus inicios del grupo de la revista santanderina "Proel". Sus

primeros triunfos datan de 1947, año en que vio la luz su primer libro — "

Tierra sin nosotros"-- y en que su obra "Alegría" le valió el premio "Adonáis".

Desde entonces su nombre adquirió creciente, cotización en revistas y

publicaciones literarias, donde dejó clara huella de su inspiración a través de

poesías, cuentos y narraciones. Citemos "Quince días de, vacaciones", del año

1951, en la colección santanderino, "Tito Hombre", Su tercer libro de poesía,

titulado "Con las piedras., con el viento´´, de la colección "Proel", fue

publicado en 1950. Obra suya es también "Quinta, del 42".

En 1958 su labor en el campo de la crítica fue justamente reconocida, al

otorgársele el premia de libros y poesías de 1957.

Con el galardón ahora obtenido culmina, pues, su mérito un poeta cuya

inspiración y fecundidad son tanto más apreciables cuanto que se condensan en el

breve espacio de, su juventud.

• Para que se sienta menos solo.

"Que estos versos le hagan sentirse ráenos solo." Para dedicar su libro

premiado, "Cuanto sé de mí", esto ha escrito José Hierro, Treinta y siete años,

acera y no hierro, bajo un cielo raso del último piso de una casa modesta en que

en mil detalles se comprueba que ha entrado la horma de, un poeta.

Un cielo raso húmedo y agrietado debajo del que una mujer y tres niños le dan a

J. Hierro los buenos días cada día. Unos dibujos colgados de las paredes por una

mujer: un Vázquez Díaz, un A. Quirós, "como recuerdo de los pasos perdidos

juntos".

—¿Y qué?

—"Si tienes un demonio dentro, escríbelo."

Ahí está lo grave. Uno de los poemas de "Cuanto sé de mí", yo lo he visto, tiene

originalmente 27 folios y se ha quedado en tres. Hierro, que es un hombre de su

tiempo ("tengo conciencia de los problemas de mi época"),,lucha, sufre, se

rebela, procurando que los demás le entiendan. "Uno escribe su demonio y lo

entiende, pero hace falta que se comprenda." La poesía es su dolor y su infierna

personal.

—Soy un poeta monocorde. Si se puede decir, bicorde. Una sola experiencia y dos

formas para expresarla: la una, reconstrucción de los hechos con absoluta

objetividad; otra, impresiones vagas, formas oscuras.

Por ejemplo, digo yo:

Manuel del Río, natural de España, ha fallecido el sobada 11 de mayo, a

consecuencia de un accidente. Su cadáver

Y de la segunda:

Y, de pronto, se oye el silencio, Todo recobra su luz propia. La carne—oía

nuestra carne—, vuelve a ser piedra, cárcel, fosa.

Se que no hago feliz a José Hierro al publicar estos versos tronchados de sus

poemas, que son unidad y sinfonía. Le digo que Calícula—acorralado por un

poeta—, que quería la luna, dice que su último refugio es el desprecio. Y le

pregunto: —¿El suyo?

—La poesía, cauro liberación, es mi refugio. Es mi confesión, sufro para

transmitir a los demás mis experiencias, y al final, ante lo hecho, quedo

frustrado. ´ "Soy un hombre que se hecha sobre sí todas las culpas posibles." Un

poeta, que nunca se había enfrentado con. tanto dinero junto y que está a1

margen del poder, que no entiende al "líder", que considera al poder

fundamentado en el amor. Hoy se ha decidido la existencia de una casa mas junto

al mar. Sobre el cristal de la mesa, debajo del que hay hojas secas, muertas,

José Hierro extiende un plano de una casa y enseña fotografías de un trozo de

costa. El lugar será Liéncres, en Santander. Un trozo singular de costa y el

mar.

—Este será el panorama desde mi ventana.

La obra es importante. En 1947 se • publica "Tierra sin nosotros".

—El lugar en que uno ha vivido, que añora y que cuando se vuelve no es el mismo.

"Alegría", premio Adonais 1947. —El hombre tiene necesidad de alegría, Por la

alegría el hombre se entera de que vive. El hombre sólo reflexiona en el dolor.

Alegría y dolor son lo mismo. "Con las piedras, con los vientos". —Una

experiencia amorosa. ´´Quinta del 42".

—El hombre necesita salvarse por la acción. La quinta del 42 estuvo al borde del

heroísmo, pero no llegó a entrar en acción. Frustración.

´ Aparece, en 1955, "Estatuas yacentes". —La, salvación por la belleza, LEÍ

mujer y-.,el hombre.

He aquí la síntesis del libro premiado con el´"March" de poesía 1959: versos de

Calderón inauguran cada una de sus tres partes. Cuanto sé de mí: "Tuve amor y

tengo honor. Esto es cuanto sé de mí." Torre de sueños: "¿No sois mí sepulcro

vos, torre? Si. Válgame Dios, qué de cosas he soñado." Por lo que sé:

"¿Qué me harán por lo que ignoro —si por lo que sé me han muerto?"

A José Hiérro le llamaban esta noche los amigos por teléfono a casa de su vecino

y a la tienda de ultramarinos que hay, en el bajo de su casa de la calle de

Santa Juliana, numéro 54, a un lado de los Cuatro Caminos,-—F. M. E.

 

< Volver