El director y varios redactores de "Arriba", condecorados  :   
 Presidió el acto el ministro secretario general del Movimiento. 
 ABC.    06/11/1960.  Página: 93. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

A B C. DOMINGO 6 DE NOVIEMBRE DE 1960.

EL DIRECTOR Y VARIOS REDACTORES DE «ARRIBA», CONDECORADOS.

Presidio el acto el ministro secretario general del Movimiento.

El ministro secretario impuso en la casa de "Arriba" las condecoraciones que,

con motivo de las Bodas de Plata de nuestro querido colega, concedió el Jefe del

Estado al director de dicho diario y a otros miembros del periódico.

En la ceremonia, sencilla y muy cordial, recibieron sus respectivas

condecoraciones don Vicente Cebrián (Encomienda con placa de la Orden de

Cisneros), D. Julio Fuertes (Encomienda sencilla de la Orden Imperial del Yugo y

las Flechas), D. Enrique de Aguinaga, redactor jefe; IX Carlos Rivas Villar,

primer jefe nacional de Prensa de la Falange, y D. Gerardo Contreras (sendas

Encomiendas sencillas de la Orden de Cisneros); D. José Luis Gómez Tello y D.

Acisclo Plaza (Encomiendas sencillas de la Orden lmperial del Yugo y las

Flechas).

Con el ministros asistieron al acto el vicesecretario general, D. Alfredo

Jiménez Millas; el delegado nacional de Prensa del Movimiento, D. Jesús Fueyo;

los delegados nacionales de Organizaciones, del Movimiento y de Asociaciones,

Sres. Fernández Calar y Fraga Iribarne; delegado nacional del S. E. U., D.

Jesús Aparicio Bernal; director general de Trabajo, D. Luis Filguerra;

secretario general de la Delegación de Prensa, Propaganda y Radio del

Movimiento, D. Juan Carlos Villacorta, el consejero delegado, D. Juan Antonio

Pedreira; el jefe de la Sección Técnica de Prensa, don Agustín del Río Cisneros;

el de la Sección Económica, D. Ramón Fanjul; D. Fernando Canellas. inspector de

la Prensa del Movimiento, y los directores cíe "Marca", don Nemesio Fernández-

Cuesta; de "Pueblo", D. Emilio Romero de "Primer Plano", don Rafael García

Serrano; de "Fotos", D. Jesús Suevos; D.José María Sánchez-Silva, D. Manuel

Vázquez-Prada, D. José María Balsinde y redacción en pleno, colaboradores,

personal de administración y talleres y buen número de periodistas madrileños.

Pronunció unas palabras D. Jesús Fuéyo, y a continuación habló el ministro

secretario; "Vengo--afirmó—a la casa de "Arriba", en nombre del Caudillo y Jefe

Nacional del Movimiento, a condecorar a unos camaradas; hombres veteranos en la

lucha por una Patria mejor y más justa."

Se refirió a los servicios que a través de "Arriba" prestaron y presten los

periodistas, y se refirió a la vigencia doctrinaria de la Falange. Precisó que

cuando hace muy pocos días escuchábamos el discurso fundacional de José Antonio

en. el teatro de la Comedia, se deducía la rigurosa actualidad de aquellas

palabras y dé las metas que ellas señalaban, y terminó diciendo: "Este periódico

ha sido siempre un bastión. Por aquí han pasado camaradas ejemplares y aquí se

mantiene siempre levantada esa bandera de una España mejor, de una justicia

eterna para todos los españoles; esa bandera de un entendimiento entre todos

nosotros y aquellos que no eran nuestros, y que poco a poco van siendo ganados

para nuestra España."

Por ultimo, pronunció unas palabras el director, Sr. Cebrián, en nombre de

todos: "Acabáis de condecoramos—dijo—con las insignias al Mérito Político,

condecoraciones que aceptamos gozosos y con legitimo orgullo. Condecoraciones

que, en realidad, se han merecido todos y cada uno de los que, día a dia;

trabajan con nosotros, en esta casa, este equipo de "Arriba" que, pese a todos

ios avatares, sigue permanentemente al servicio de una causa noble, de una causa

justa."

Recordó el orgullo que suponía el hecho de que el Caudillo de España, en ocasión

de recibir a la redacción del diario, so su XXV aniversario, y al referirse al

periódico, dijera textualmente: "Nuestro periódico."

"Esta frase—dijo Cebrián—nos compensa con creces de nuestros diarios afanes y de

las lógicas dificultades que a diario se tropiezan para el cumplimiento de

nuestra labor."

Terminó rogando al ministro que hiciese llegar al Caudillo la expresión sincera

del agradecimiento de todos.

 

< Volver