Autor: ;Rodríguez Blimes, Paulino. 
   La derecha se une...¿Y la izquierda?     
 
 Diario 16.    17/03/1977.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

La derecha se une... ¿Y la izquierda?

Sin gwnuías concesiones al pesimismo es preciso reconocer lo difícil, leato y trabajoso que se «Slá

demostrando el camino hacia la plena democratización del Estado español. Vanos son los obstáculos, de

características diferentes, que lo amenazan y lo frenan. Y lo que es peor, entre los sectores más con-

secuentemente democraticos, no se aprecia, en general, una clara conciencia de esta realidad.

Amenaza más que evidente ia constituida por los núcleos más declaradamente reaccionarios del viejo

régimen, empañados en provocar una traumática vuelta atrás del proceso político que, mal que bien,

vivónos. Gentej que desde la sombra dan vida a una orquestada operación desestabilizadora, de la que ya

han dejado ías primeras y trágicas tarjetas de visita.

Entre tanto, este peligro permanece latente, las fuerzas de 1.a derecha incorporadas al proceso de la

reforma —por propia convicción o a regañadientes, da todo hay— aceleran un proceso de integración de

cara a unas elecciones que, convocadas con precipitación y sin un mínimo necesario d>í libertades de-

mocráticas para su celebración, antes al contrario, con pervivencia de ¡ma fuerte carga represiva desde el

Poder, íes ofrecen un triunfo en íoda la línea. Un triunfo que tratan do reforzar explotando la inseguridad

ciudadana, creada por la operación de desestabilización en marcha, a cuyos comienzos algunos de estos

políticos no ?>m totalmente ajenos, y frente a la que carecen de la voluntad y firmeza necesarias para su

radical extirpación.

La lucha por (a democracia es hoy, pues, una lucha en dos frontes: lucha a la vez contra las maniobras

desestabilizadoras y contra los límites antidemocráticos de la reforma. Lucha doblemente difícil. ¿Cabe

afrontarla seriamente sin que las fuerzas más consecuentemente democráticas, esto es, sin que ios partidos

y fuerzas de ia izquierda

agrupen filas y .se presenten unidas en la acción política?

Es precisa una política de unidad de la izquierda. Precisa para hacer frente a los peligros 5 limitaciones

que obstaculizan el restablecimiento de un régimen plenamente democrático. Precisa para asegurar la

unidad de los movimientos populares de masas en este periodo crítico y evitar que se produzcan en su

seno fisuras y divisiones claramente debilitadoras. Precisa, en definitiva, para mantener esa unidad antes y

después de las próximas elecciones, y posibilitar con ello la consecución de un ensanchamiento del marco

de libertades, superando los límites antidemocráticos que se tratan de imponer.

No faltan políticos de la izquierda, sin embargo, no sólo insensibles a la necesaria unidad, sino incluso

hostiles a la misma. Afirman estos políticos que la unidad de la izquierda contribuiría a hacer más fácil el

triunfo electoral de la derecha, justificando con estos argumentos la presente dispersión, más escandalosa

si cabe si se compara con la acción de agrupamiento protagonizada por las fuerzas de la derecha y del

centro. ?

Argumentos de poco peso, en todo caso, cuando rechazar la unidad de la izquierda supone hoy hacer más

fácil y rotunda la victoria de la derecha que, a no dudar va a encargarse como mínimo de mantener los

límites antidemocráticos de la reforma. Facilitar esta tarca a la derecha equivale a renunciar

temporalmente a la lucha por la consecución de las libertades plenas. Concesión >jue quizá algunos

líderes están dispuestos a hacer a cambio de conseguir u» status hegemónico de sus propias siglas en el

campo dq la izquierda; que quizá otros consideren necesaria para obtener la no alcanzada particular

legalización.

Alfonso Arnáu Tornos (militante de la FPS> Paulino Rodríguez Blimenes (militante del MC)

 

< Volver