Autor: García Serrano, Rafael. 
   Dietario Personal     
 
 El Alcázar.    22/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

PERSONAL

Por Rafael GARCÍA SERRANO

MARTES, 22 DE MARZO

Se supone que el afán de aumentar las ventas es legítimo en todo el mundo, y feas en los semanarios, don-

de la competencia hace estragos. El "strip-tease" de este género de publicaciones ha roto el espinazo de

algunas que alcanzaron, meritisimamente, grandes éxitos de todo género, y que ahora se ven marchitar

porque no se "agiornan" o "achiornan", como se dice hogaño, a las exigencias del público. Tal parece el

triste caso de "La Actualidad Española" a través del S.O.S. a doble plana que hoy lanza desde el "Va".

Es emocionante contemplar el esfuerzo que el mando de la mejor de las revistas lanzadas por la sección

de medios de comunicación social de la Obra realiza para atraérsela! público sin la más mínima dosis de

tetas a la intemperie, culos al sol, barriguitas al aire y señoras con ademán incitante sobre alfombra, cama

o diván; severa y casta, su mercancía en oferta es otra. En lugar de una buena pechuga, un buen lametazo

al Presidente Snárez. En lugar de un monte de Venus ligeramente velado por la niebla de un tul —¡cono,

qué bonita imagen me ha salido!— la imagen doloro-sa del Luto Vasco "violen-cia inusitada, clima tenso

y desconfianza en la amnistía", ya ven, luego que la

veda ha sido levantada, "y junto a ésto el testimonio dramático de las madres y familiares que esperan que

las puertas de las cárceles se abran para todos", aunque resulta bastante imposible que las losas sepul-

crales se abran para los hijos de algunas madres y fa-miliares que tuvieron la desdicha de que los suyos

fuesen agentes de la Policía Gubernativa, guardias civiles, miembros de la Policía Armada o simples es-

pañoles no separatistas, gente del taxi, del camión y de la lealtad. ¡Ese si que seria un reportaje! "Exclu-

siva del Paraíso para LAE. Se repite el milagro de Lázaro sólo en beneficio de nuestros lectores, snscrip-

tores y anunciantes".

También se programa un informe sobre la censura, y de eso en LAE sabrán mucho puesto que su» arma-

dores la han ejercido abundantemente, lo mismo oficial que extraoficiahnente, .igual con el lápiz rojo que

con el telefonazo del señor o la señora, que yo lo padecí como director de alguna publicación, si bien, esa

es la verdad, me las arreglaba para no hacer demasiado caso. Y el número bomba, a mi modo de ver, el

humor de los piadosos, la gracia fresca, Ingenua,

cuyo manantial hemos po-

dido contemplar más de una vez en la tele, los bufos de la castidad, la nueva versión de los chistes

baturros

que envolvían ciertos caramelos de mi lejana infancia: "La violencia ultra con un tratamiento distinto. Un

te-beo para adultos".

Verán, es sencillo: la vieja orla de la M.G.M. encuadra el rostro de Girón y enseguida el chiste graciosísi-

mo en residencias austeras repleta» de jóvenes ejecutivos: "El león de Fuengiro-

la pressenta: "¡Que vienen

los ultras!" —¿comprende» la gracia?— y debajo tres fotogramas en los que aparecen de izquierda a dere-

cha supongo que los protagonistas de este "comic" cuasi celestial: Mariano Sánchez Covisa, al que no

parece alcanzar la amnistía; un señor que no sé quién es y Blas Piñar.

Con lo sencillo que hubiese sido que el "comic" lo presentase la Columbia en vez de la Metro, y entonces

en el lugar del león hubiera podido aparecer don Laureano López Rodó, pango por ejemplo, de estatua de

la libertad, echando rayos de luz por la antorcha y también por sus ojazos, eso si, con la candida toga, sin

despelotarse, que estaría feo —desde un punto de vista moral, digo, sin entrar en el terreno estético—, y

anunciando, pongo por poner, "La aventura Malesa", y en los tres fotogramas se hubiesen podido exhibir

los protagonistas correspondientes, dulcemente cubiertos sus cuerpos con

millones y millones y mi-les de millones de pesetas escamoteadas del haber del pueblo español. Y a ser

posible rifar lo que de esos millones quede entre los usuarios de LAE, que no hay quien vacile entre unas

nalgas fotografiadas y unos millones de verdad, con fe cual se salvarían además la moral y las buenas

costumbres y se santificaría la empresa.

Aunque lo dudo, porque en cuanto alguien pescase el primer millón iba a procurarse el original de algu-

nas fotografías y dejarse de reproducciones a todo color.

Son muy listos estos piadosos y se "achiornan" como panteras. De buen gusto nunca han andado dema-

siado bien, pero eso es de tradición, porque tampoco los jesuítas se han distinguido jamás por sus incli-

naciones hacia los buenos modos artísticos. Si el sistema no da resultado podrían intentar un "remalle" de

la empalagosa "Sissi",, pero con María Schneider y el tratamiento adecuado. Lo que se dice un negocio

borracho para apoyar la marcha de Laureano sobre los ministerios económicos de la Monarquía.

 

< Volver