Información Política. 
 Los comunistas ¿aliados con el Gobierno?     
 
 El Alcázar.    25/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

LOS COMUNISTAS, ¿ALIADOS CON EL GOBIERNO?

MADRID-REDACCION

Una de las escenas más insólitas de cuantas se producen diariamente en el panorama político es el pacto

tácito que parece establecido entre el Gobierno y el Partido Comunista para comparecer en las elecciones

aceptando las reglas de juego- Asi, -asistirnos a la curiosa peripecia de la estancia en España ilegalmente

de Santiago Carrillo, a su "casual" detención y a su posterior puesta en libertad con el solo cargo de

asociación ¡lícita. Asi, observamos la incomprensible y vergonzante tolerancia que hace posible un

cónclave comunista internacional sin esperar la decisión del Tribunal Supremo. Y asi comprobamos con

perplejidad que uno de los más encarnizados (nunca mejor empleada la palabra) combatientes contra el 18

de julio, Franco y el Movimiento elogia sin cortapisas la gestión de un exministro secretario general del

Movimiento, de un consejero nacional vitalicio y de un primer ministro de la Monarquía instaurada por

Franco.

La hipocresía derrochada por Santiago Carrillo glosando en tiernos panegíricos la trayectoria de don

Adolfo Suárez es prueba inequívoca de una complicidad evidente. Dijimos en una ocasión diablo con tal

de prevalecer su gestión.

´Pero habría que saber, por encima de todo, cual es el precio. Legalizar el Partido Comunista es otorgar

tarta de naturaleza a la posibilidad de un suicidio nacional, sin paliativos. Es reconocer subrepticiamente

una delegación extranjera en el Parlamento. Es poner ¡imite, por principio, a la Monarquía. Y es colocar

una espada de Damocles sobre los derechos humanos de 35 millones de españoles.

Pero el Gobierno no debe entenderlo así cuando según se pronostica va a autorizar la actuación pública de

los comunistas. Acierta plenamente Santiago Cruylles cuando comenta en Día 32 que los españoles

leñemos una extraña habilidad para deshacer la obra de los antecesores, en cualquier tiempo y lugar.

Vamos, por lo tanto, por caminos seculares.

Por el Consejo de Ministros, tras otra de sus maratonianas reuniones, sosloyando otra vez el tema de

Secretaría General del Movimiento, tal como EL ALCÁZAR anticipaba el miércoles. Son laníos los

borradores presentados a las alternativas posibles que sin duda el Gabinete prefiere tomarse un poco más

de tiempo. Están en camJelero la titularidad de un patrimonio considerable y la remoderación

administrativa de varias delegaciones, pero sobre todo, aparece en el tapete la imparcialidad de un

Gobierno que no parece dispuesto a perder sus peones de acción directa, como la prensa deí Estado.

Igualmente ha sido postergada cualquier decisión sobre la reforma del artículo 2° de la Ley Fraga, porque

implica, en definitiva, la transformación de las funciones básicas que tiene otorgado al Ministerio de

Información y Turismo, con lo que son tres los departamentos que tienen sus días contados. El acuerdo

adoptado en orden a la reforma de la Ley de Funcionarios puede cubrir, de un lado esta eventualidad, y de

otro, puede satisfacer algunas de las muchas inquietudes que afectan a la función pública. En momentos

de crisis, como los actuales, el Gobierno parece querer conseguir la conformidad de un sector tan amplio

como el de los empleados del Estado mediante una corrección de su "status". Pero resulta curioso que el

actual Gobierno postponga hasta enero de 1.978 decisiones que debería afrontar ahora y no cargar sobre

las espaldas de sucesivos gabinetes, ¿O se trata de un señuelo electoral?

Mientras tanto, los grupos políticos pueden haber logrado un importante paso adelante mediante el

encuentro qu« tienen programado realizar hoy en la sede de la FPD, en Ferraz 33, En ía mente de todos

figura como objetivo compartido, ía necesidad inexcusable de abreviar la transición. Y para ello, dos

extremos: rápida celebración de elecciones libres y Limpias y elaboración de un programa económico de

urgencia. A última hora de la noche de ayer parece que habían comprometido su asistencia dos docenas

de partidos, itrsdr la izquierda a la derecha. Está en juego la madurez > el patriotismo de nuestros

políticos.

 

< Volver