Autor: Pinilla, José M.. 
   Excesos político-culturales del Istituto Alemán     
 
 El Alcázar.    28/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

EXCESOS POLÍTICO-CULTURALES DEL INSTITUTO ALEMÁN

QUE pensarían los alemanes y qué actitud toma- rían las autoridades de RFA si el Instituto de

España en Bonn (que no sé si existe), se dedicara a hacer ciclos político-culturales sobres

situaciones germanas concretas, como por ejemplo "La americanización teatral tras la derrota"?

Pues algo parecido estamos obligados a pensar los españoles del Instituto Alemán de Madird.

De las autoridados españolas no digo nada, pues es notable su actual insensibilidad respecto a

múltiples cuestiones que afectan a nuestra soberanía (Se han establecido relaciones con la

URSS, con olvido caritativo del oro. Se van a entablar relaciones con México, sin una reserva

sobre el tesoro del "Vita". Se ha asistido con sonrisa de siervos a intolerables intromisiones de

políticos extranjeros, incluso de quinta fila, sobre los asuntos internos. Pescadores españoles

están en Angola detenidos desde hace más de dos meses y ninguna medida se ha tomado con

Cuba, cuyas tropas mandan y asesinan en aquella colonia Soviética...)

El Instituto Alemán ha convocado en seminario, cuyo primer acto fue el lunes día 21 de marzo y

que concluirá el próximo miércoles. Título del seminario: "El teatro español durante el

franquismo". Introductor y coordinador: don Juan Antonio Hormigón. De la carga política del

ciclo pueden hablar los asistentes.

¿Parece lógico pensar que la misión del Instituto Alemán en Madrid es la divulgación de la cul-

tura alemana en la sociedad madrileña. Me refiero

naturalmente, a las acciones de divulgación o extensión cultural, fuera de las actividades

estrictamente docentes, restringidas a los alumnos matriculados, las cuales también poseen

una orientación inequívoca.

El Instituto Alemán tiene extraordinarias posibilidades temáticas para organizar seminarios

culturales, sin salirse de sus fines específicos y sin comprometer a las autoridades diplomáticas

germanas y a su Gobierno, que paga esas actividades. ¿O estamos ya metidos en tales

contradicciones que va a ser el Instituto Ramiro de Maeztu, pongo por caso, el que deba

divulgar en España la cultura alemana? ¿O el Instituto Español en Alemania?

Aunque no sea subordinado de don Marcelino Oreja, o acaso precisamente por ello, desde mi

individualidad de español protesto por esa torpe y tendenciosa salida de tono del Instituto

Alemán. Y espero que el señor Embajador de la RFA dé las explicaciones públicas que el caso

merece, aunque, como resulta habitual en la actual coyuntura, no se las haya pedido el

Ministerio de Asuntos Exteriores. Creo, además, que para una mejor higiene ecológica de

Madrid, el director del Ins tituto Alemán debería tomarse unas largas vacaciones a orillas del

Rhín. Podría aprovecharlas para meditar sobre las dimensiones del comportamiento germano

en las horas cenitales y en las horas bajas de su historia.

PINILLA

 

< Volver