Las elecciones generales. 
 Girón: Estamos como en 1935     
 
 Diario 16.    28/03/1977.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Lunes 28 - marzo 77/DIARIO 16

Girón: Estamos como en 1935

MADRID, 28 >D16>. - En uno de los mas apocalípticos discursos que se le recuerdan, el presidente de la

Confede-ración Nacional de Combatientes, José Antonio Girón de Velasco, dijo ayer que "todo pudiera

volver a ser lo mismo que cuando tuvimos que decidir el destino de España con las armas en la mano".

Durante su "gironazo del hotel Mindanao", el ex ministro do Trabajo fue inte-rrumpido 38 veces por

aplausos de dos centenares de incondicionales que ocupaban un salón adornado por banderas falangistas,

tradiciona-listas y nacionales.

Era el acto de clausura de la III Asamblea de la Confederación de Combatientes, y a él asistían, entre

otros: Raimundo Fernández-Cuesta (PE de las JONS), el general Iniesta Cano. Pilar Primo de Rivera.

Thomas de Carranza (Alianza Popular)... Blas Pinar, presidente de Fuerza Nueva, organizaba un acto

electoral en Valladolid, por lo que no estuvo presente. También estaban el sindicalista García Carrés y el

antiguo implicado en los sucesos de Montejurra Arturo Márquez de Prado.

En doce meses se han producido muchos acontecimien-tos, cajo Girón. Pero lodos se resumen en uno: "

El Es-tado del 18 de Julio na capitulado sin honor." "La fi-sonomía material, económica, social, política y

espiritual de la Patria es la misma de :>:;i gritos: "peor".

Nos hemos "pasao"

Durante casi una hora. Girón explicó cómo se ha querido destruir lo construido en los últimos cuarenta

años, provocando una crisis económica, "El dia en que los españoles permitieron que tomasen asiento en

Madrid los representantes del eurocomu-nismo, España dejó de ser, de algún modo, soberana. Nos hemos

vuelto a pasar de liberales." Añadió después: "Estamos dispuestos a olvidarnos de Paracuellos del Jarama

(gritos: "nunca"), pero está claro también que no vamos a tolerar que Paracuellos del Jarama se repita."

Dirigió frecuentes críticas al Gobierno: "Esto, señores, es, dicho en castellano muy claro y directo, el

imperio del desorden y un atentado al bienestar de nuestro puc-blo". Especialmente atacado resultó el

ministro de Asuntos Exteriores y sus "ex-cursiones expansionistas": "Una política exterior apresurada ha

puesto la sobe-

ranía nacional a los pies de los viejos caballos de la antipatía a nuestro pueblo". "El Gobierno no ha

querido ser, por su propia voluntad, un Gobierno constitucional y ha preferido convenirse en un Gobierno

provisional." "Nadie se ha molestado en consultar o en pastar con nosotros. Han hecho bien, porque

nosotros jamás nos habríamos prestado al olvido o al enjuague".

Vencer al marxismo en sus propias urnas.

Refiriéndose a las elecciones, subrayó "no nos vamos a convertir en un partido político", pero hizo un lla-

mamiento a constituir un "bloque nacional, firme y monolítico, que saque a la patria del atolladero". "Si

vencimos a! marxismo-co-munismo en las trincheras, dijo, podemos volverle a vencer en las urnas."

Señaló que la Confederación no se propone un programa electoral, sino una conducta moral.

Criticó la concesión de la amnistía, la crisis de autoridad y la atomización de los grupos políticos y

recordó nostálgicamente el pasado, el estado del 18 de julio: "nunca hasta entonces se sintió el español ni

más libre ni mejor gobernado". Remachó un párrafo, con voz de trueno: "sépase con claridad: no estamos

contra !a democracia: estamos con

la justicia. No estamos con-tra las papeletas y las ur-

nas; estamos contra los incendios sociales (gritos de "muy bien", "claro" y "eso, eso"). También dijo,

poniendo como ejemplo de diversidad de tendencias a su Confederación, que los combatientes reconocen

la pluralidad. "Pero la vida política española sufrirá un colapso de seguir multiplicándose los partidos y

los grupos políticos."

Ladeado por Valero Bermejo y el marqués de la Florida, Girón tuvo palabras de recuerdo para Franco,

que todos los asistentes corearon en pie y con los gritos "Franco, Franco" y aludió al destino de Occidente

y a la civilización cristiana.

Emocionado y sudoroso. Girón llegó al término de sus 51 folios de discurso, tetra grande, con un "señores

camaradas: en pie y en marcha. ¡Adelante!´´, enardeciendo a los asistentes, en su mayoría de edad madura.

Cantaron el "Cara al Sol". brazo en alto, el "Oriamen-di", se dieron los llamados gritos de ritual, vivas a la

"´Monarquía tradicional", a Cristo Rey, a Franco y a José Antonio.

 

< Volver