Señor Campmany: Hay que abrir cauces     
 
 Informaciones.    29/05/1973.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

VIDA POLÍTICA

Señor Campmany: «Hay que abrir cauces»

BURGOS, 29. (INFORMACIONES.-)—«Hace falta vitalizar la vida política. Hace falta dejar que los grandes grupos, que los grandes sectores, que las grandes tendencias o como queráis llamarlas, de españoles se reúnan para crear, para convenir, para acordar las metas comunes de su ilusión política. Hay que abrir cauces para los contenidos latentes y semidormidos y hay que estimular a los españoles para que se encuentren en los contenidos políticos más afines», dijo don Jaime Campmany en el Aula Burgos-70, de los Antiguos Miembros del Frente de Juventudes, en el curso de una conferencia sobre ^Desarrollo politicón.

«O ayudamos a hacer Ja política a medida de nuestros sueños y de nuestros ideales o nos la hacen y nos la imponen a la medida de los sueños y los ideales de los demás», había dicho al principio de su disertación. «Hemos llegado a un punto de confusión política —dijo más adelante— en la que todos podríamos repetir aquella amarga broma que un alcalde de San Sebastián se gastaba" a si mismo: «Yo no sé si soy de los nuestros». Porque empezamos hace ya muchos años a ser Jas victimas dispersas d - la Integración.»

El señor Campmany invitó durante su conferencia «a expresar sus opiniones con meditaciones y razonamientos y no con gritos, con pancartas o con estacazos». Después se definió como perteneciente a la «generación puente» o «generación sandwich», como decía Mingóte. «Quiza sólo somos —dijo— un sandwich entre dos voces: la voz de orden de nuestros padres y la voz de protesta de nuestros hijos.» Mas adelante se explicó así: «Hemos acabado, no ya con el enfrentamiento dé las ideólogías, sino con los representantes reconocidos de las ideologías y con las ideologías mismas. Para evitar, por un lado, la pluralidad conflictiva, y por otro, una doctrina predominante, hemos terminado por hacer el vacío. Ha resultado verdad aquel lamento tragicómico del conde de Mayalde en Consejo Nacional cuando exclamaba: «Nos hemos tomado tan en serio esto de prohibir los partidos políticos, que hemos prohibido incluso el nuestro.»

Analizó antes el señor Campmany la evolución politica durante estos años. Habló de los intentos de democratización y de liberalización en las décadas de los años 50 y 60 y de los avalares de las asociaciones políticas. «Los mismos que votaron el sí a las asociaciones en el Consejo Nacional —dijo— agitan ahora el viejo fantasma de los partidos políticos. Otros, quizá, trabajan en silencio, sin comprometer su voz; son tal vez aquellos a quienes no interesa que existan asociaciones políticas porque ellos ya tienen, bajo cualquier apariencia diversa, su propia asociación política.»

Siguiendo en esta línea del vacío político, el conferenciante pronunció las palabras reproducidas al principio dé esta reseña. Y dijo poco después: «Todo nuestro sistema político permanece cojo e incompleto, y. nuestra Constitución, que tiene la gran virtud de ser abierta y perfectible, espera con urgencia el momento en que aprovechemos el camino de aprovechar su perfectabilidad.»

«La Presidencia del Gobierno es una institución que podría echarse a rodar con. mucha más seguridad en vida de Franco que cuando se cumplan las previsiones sucesorias. Las elecciones de consejeros nacionales languidecen en muchas provincias a falta de una amplia competencia de candidatos.

A cada nueva convocatoria resulta más difícil, cuando consabidamente inútil, presentar una candidatura de procurador por la familia sin el apoyo de organismos estatales o paraestatales constituidos en verdaderas oficinas electorales. Los organismos deliberantes o consultivos arrastran una inercia de obsequio al Gobierno y una composición necesitada urgentemente de una. ley de incompatibilidades.

Parece que se busca el aplauso incondicional más que la colaboración crítica. La ausencia de cauces propiamente políticos y el terror al fantasma de los partidos convierte en partidillos y en grupos políticos las aulas de las universidades, las naves de los templos, las revistas subvencionadas por Dios sabe quién, los colegios profesionales, las comisiones clandestinas dentro de los Sindicatos. No tenemos asociaciones políticas, pero hacemos tribunas políticas de las tarimas de los profesores, de las cenas de los restaurantes de cuatro tenedores, de los pulpitos, de los periodicos, de las verjas de las ventanas o de los techos de los automóviles. La mayoría silenciosa calla y espera. Sólo resuenan las voces airadas de los extremismos violentos».

DON ROGELIO BAOh", ELEGIDO VOCAL DUODÉCIMO DE LA ASOCIACIÓN DE LA PRENSA

MADRID, 29. (INFORMACIONES.)—Don Rogelio Baón ha sido elegido para ocupar la duodécima vocalía de la Junta directiva de la Asociación de la Prensa de Madrid, por 179 votos contra 114 obtenidos por su oponente, don Fernando Castelló. En el recuento se obtuvieron también 14 votos en blanco.

La mesa electoral estuvo presidida por el señor Armesto junto con la señorita Mari Luz Nachón y los señores López del Oro, Chico Pérez y De la Viuda.

Como se recordará, las elecciones habían sido convocadas con motivo" de haber resultado empatados a votos ambos candidatos en las elecciones del pasado día 5 de abril. En los últimos quince años es la segunda vez que se produce un empate en las elecciones de la Asociación, empate que se resolvió en ambos casos con una nueva consulta electoral.

 

< Volver