Autor: Reyes, Roberto. 
   Fulano de tal "P.C. S.A." y las asignaturas pendientes     
 
 El Alcázar.    25/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 22. 

FULANO DE TAL "P.C. S.A." Y LAS ASIGNATURAS PENDIENTES

Roberto REYES

NO es que el Partido Comunista se haya convertido en Sociedad Anónima, ni que tenga asignaturas

pendientes. Se trata del nombre de la productora de cieña película. Y si bien sustituyo "fulano de tal" por

un nombre y apellido que lleva después, eso de "P.C. S.A.", lo he leído en un diario del domingo. Esta

película se anuncia —¡cómo no!— con la indispensable parejita en la cama y unos "slogans" que dicen:

"las veces que tú y yo debimos hacer el amor y no lo hicimos ...", "los libros que debimos leer ...", "las

cosas que debimos hacer...", "es como si tuviéramos algo colgando como aquellas asignaturas que deja´

mos pendientes de un curso a otro...".

Su estreno en Madrid se promociona por un meritísimo personaje de la plutocracia empresarial

cinematográfica; y le augura éxito, aunque el filme no le he visto ni pienso verlo. De su propaganda no se

ha zafado la T. V., no en sus numerosos espacios de anuncios, sino en el programa de Iñigo del pasado

martes por la noche que aprovechó la ´ espontánea´ ´presencia de su director, para que éste dijera unas

palabras, en las que coincidí. Al menos al principio, pues que empezó estableciendo una verdad infinita

cual es la de negar que fuera hoy cierto que como se enseño en la escuela a cerca de diez millones de

españoles de una generación que hay ya es talludita, no es cierto que como se lee, en el I.0 de los

Principios del Movimiento Nacional—que aunque Vds. no lo crean, siguen siendo jurados por quienes

han de ocupar cargo públicos—, "España es una unidad de destino en lo universal".

Desgraciadamente está dejando de serlo a gran velocidad y, por el contrarío, deviniendo un singular

ejemplo de disgregación.

Pero volvamos al tema. "Fulano de tal P.C. S.A. "no se qué clase de película ha hecho, pero fijándonos

tan sola en los tres "slogans" a que me he referido y con que se anuncia, parece oportuno comentarlos.

— "Las veces que tú y yo debimos hacer el amor y no lo hicimos... ", es el primero.

Si, como supongo, esta frase envuelve crítica

a las dificultades que hogaño existían para el tema a que se refiere, acepto plenamente que eran excesivas

y a veces hasta absurdas. Pero también es cierto que no existía, en toda jovencita —como tampoco ocurre

ahora, aunque muchas se empeñen en aparentar lo contrarío—, el irrefrenable deseo de irse a la cama con

el primer mozalbete barbudo o no barbudo que le haga cara. Pero aunque ahora fuera general tal deseo,

¿se ha parado a considerar el autor del "slogan " que por aquel entonces no existían los anovulatorios (la

"pildora") para ser más claros?

Y partiendo de esta realidad, ¿ha pensado en la cantidad de resentidas madres solteras con hijos también

"resentiditos", que andarían por el mundo, de haberse hecho el amor cuantas veces les apeteciera ?

— "Los libros que debimos leer ..." , "las cosas que debimos hacer ".

Este es el segundo "slogan", del cual se nos ocurre que de libros monistas o de revistas pornográficas,

cierto es que durante muchos años anduvimos bastante escasos. Pero que yo sepa, salvo el papanatismo

natural y fruición con que hoy se descubre la "literatura sexy´´ deque están plagados kioscos y librerías, en

todas las bibliotecas públicas se disponía de los libros que escribieron Marx, Engels, Trosky, Lenin,

Bakunin, Pablo Iglesias, etc. Y si nos atenemos a las estadísticas de ventas europeas sobre libros políticos

o sociales, veremos que España en 2a* actualidad sigue figurando en el rabo de esta

clase de libros y en cambio al frente de los "comics".

—En cuanto a "las cosas que debíamos hacer ", sepa el autor que el pensamiento humano no tiene

fronteras.

"In mente´´ a Franco pudo matarlo cualquiera, incluso un niño que no creyera que España fuera —me

estoy refiriendo al tiempo de su mando— una unidad de destino en lo universal. Y lo pudo hacer con la

misma crueldad que a Kruschev o a Podgorny pudieron liquidarlos quien no creyera, por ejemplo, que la

Unión Soviética es la Patria del proletariado, sino un imperio dictatorial que sojuzga diversas naciones

europeas y hasta asiáticas.

—"Es como si tuviéramos algo colgando, como aquellas asignaturas que dejamos pendientes de un curso

a otro´´.

Con éste nos estamos refiriendo al último "slogan" anunciador de la película que nos ocupa.

La juventud de hoy, al igual que los no tan jóvenes que pertenecen a la generación del Director del Filme

que motiva este artículo, deja colgar alguna que otra cosa, habida cuenta, pongamos por caso, que los

sujetadores no están hoy de moda.

De oirá parte, desde hace muchos años —incluso anteriores a noviembre de 1975— lo

que hace la mayoría de esos jóvenes, es sencillamente lo que les place y cada vez más

actuadamente. Y hoy lo que más ¡es place en la

calle al menos, es acariciarse y besarse como si estuviesen completamente solos.

Los que en esta materia las pasamos moradas fuimos nosotros. Aún antes de la guerra, en que uno era un

crío, y no digamos después, en que para bañarse en La Concha de San Sebastián —entonces sin ETA—

tenía uno que colocarse escafandra y te largaban un multazo en cuanto te bajabas un tirante del bañador.

Tuvimos además otras muchas cosas pendientes. Cosas mucho más serias que las de que ahora se habla.

Por ejemplo, ganar o perder una guerra interna. Entrar o no en otra mundial, en la que se hubiera arrasado

a España ganándola o perdiéndola.

Y tampoco fue floja cosa pendiente la que padecimos después de esa misma guerra mundial, ante la

agresión del resto de Europa y del Mundo.

¿O es que el hambre con que se nos bloqueaba para intentar lanzarnos a lo que con razón no queríamos

entonces aceptar y que ahora sin hambre y a simples golpes de Decretos-leyes estamos aceptando, no eral

algo seriamente pendiente y difícil?

¿O es que tener pendiente la aspiración a un coche o a un piso propio y debería dejar, no de un curso para

otro, sino para varios años después, no equivalía a la sensación de tener, no una sino varias cosas

colgadas?

Y así durante décadas. Hasta que llegó el momento, iniciado hace poco menos de veinte años en el que el

tesón de nuestro pueblo, la paz de que disfrutábamos y el deseo de compartirla por un turismo masivo,

junto con la inteligencia y serenidad de un mando político en el que descansaba la gran mayoría de

nuestro pueblo, nos llevó a que el 63 % de las familias españolas, sean actualmente dueñas desús

viviendas, y uno de cada seis españoles, propietario de su coche.

Pero no se preocupe ´fulano de tal P.C. S.A. " que, como Dios no lo remedie, todo esto va

fulminantemente al garete. Pongamos por caso, desde que el litro de gasolina alcance la cota de 100 pts.

Y entonces sí que tendremos algo más que "asignaturas pendientes".

EL ALCÁZAR

 

< Volver