Autor: Villena, Herminia C. De. 
 La Reina Doña Sofía. 
 "Votaría por el bien de España"     
 
 El Alcázar.    26/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

La Reina Doña Sofía

"VOTARÍA POR EL BIEN DE ESPAÑA"

• "Estamos para los momentos en que somos necesitados"

• "Nunca me siento desalentada, es/mi temperamento"

• "El viaje a Alemania ha sido estupendo. La gente nos ha acogido muy bien"

• "No hemos tenido ninguna hostilidad, porque nuestros dos pueblos, Alemania y España

siempre han tenido una unión especial"

• Los Reyes presidieron en Cartagena la botadura de la corbeta "Infanta Cristina"

(Por télex, especial para El Alcázar).— La estancia de los Reyes en Cartagena ha tenido un

programa ajustadísimo. Ocho horas a golpe de reloj. Con puntualidad regia el helicóptero

blanco que transportaba a Sus Majestades desde Madrid tomó tierra en el Campo de Deportes

del Arsenal a las diez y inedia. Entre revista, himnos y saludos a las autoridades se consume la

media hora de tregua antes de embargar. El ministro de Marina, que llegó el domingo por la

tarde, y las autoridades navales acompañan a los Reyes y a la Infanta Elena a bordo del S 34,

el submarino que en unión del "S 31", "S 35", y los otros dos tipo Daphne 62 y 65 hacen un

ejercicio de inmersión en aguas jurisdiccionales de Cartagena. Cuando el S 34 emerge a la

superficie, tos otros cuatro, ante la familia real ya en cubierta, surgen en semicírculo

perfectamente sincronizados y casi de estampida. Esta es la impresión, aunque una profana

como la cronista no pueda expresarlo con los tecnicismos exactos. Ha sido de un efecto

precioso.

Luego he sabido que el Rey felicitó a los respectivos comandantes de los submarinos, dos de

ellos antiguos condiscípulos en el Colegio de Marina.

Después de tomar tierra otra vez don Juan Carlos tiene una conferencia exposición,

estrictamente militar en donde los corresponsales no tenemos cabida. Entretanto la reina visita

el Club Naval, acompañada de la infanta. La infanta tiene el aire cansado, tímido y distraido. Se

siente como abrumada y sonríe guiñando los ojos al sol con su pelo rubio largo y suelto al

viento. La rodean niños y mayores. Le preguntan y contesta monosílabos Su Majestad saluda

sin aparente fatiga a todas las señoras que llevan horas esperando.

En una crónica de urgencia es imposible sintetizar todos tos rumores, comentarios y

anecdotario copioso que hemos podido captar. Sólo hacer patente el talante gracioso, la

sencilla elegancia de esta mujer a quien el destino y Franco hicieron reina de España. Sofía de

Grecia viste de gris y blanco, un bonito conjunto de camisero y chaqueta con accesorios a tono

y se sienta en unión a otras señoras a tomar un aperitivo. Ante su acogida cordial una se atreve

a preguntarle. Dice que no le ha impresionado la inmersión. "No se ha "no-tao", añade castiza.

"No, es la primera vez. Estuve en uno de la Marina norteamericana". Lo más bonito de Sofía es

su risa. ¿Sí Su Majestad fuese una española normal y corriente por quien votaría? Su Majestad

ríe abiertamente. Era te último que esperaba. "Por Dios, que pregunta". "Pero si yo no entiendo

de política". Nuestra inteligente, culta y estudiosa reina asegura no entender de política. Ríe de

nuevo. "Yo votaría por el bien de España". Buena, magnifica y comprometida respuesta. ´Todos

queremos el bien para España repite. ¿Qué podría decirme S.M. del viaje a Alemania? "Ha si-

do estupendo. La gente nos ha acogido muy bien. Ha sido algo especial. Todas las ciudades

que hemos visitado están muy bien dispuestas natía nosotros. No hemos tenido ninguna

hostilidad, porque nuestros dos pueblos, Alemania y España siempre han tenido una unión

especial". Una señora se, anima y pregunta ingenuamente si no conocía Alemania de antes. La

hija de Federica de Prusia, nieta de vikingos y biznieta del Kaiser rie de buena gana. Ya he

dicho que la sonrisa de la reina de España es muy bonita y espontánea risueña. ¿La infanta

Elena se ha quedado con pena de no venir? pregunta otra animosa dama. "No, porque como

vino la otra

vez". La reina habla como una madre mas, con un tono entre divertido y natural. Y la cronista

intenta la cuna de otra pregunta: ¿Qué viaje le ha causado mas emoción a Su Majestad, este o

el de América? "Han sido completamente distintos. Ño he encontrado hostilidad en ningún

"lao". No me extraña. Sofía de Grecia, personalmente, es muy simpática, y dice que no está

cansada de tanto viaje".

¿Para qué estamos aquí?. Otra señora añade que está muy orgu-

llosa de "nuestros Reyes". "Estamos con mucha ilusión de hacer cosas". Y cuando me dejan le

pregunto si nunca siente desaliento. "No, nunca...", nuevamente divertida por el atrevimiento de

las preguntas, insiste "no, nunca, es mi temperamento". Y entre risas contagiosas con gestos

muy expresivos con la mano trata de hacernos comprender que a veces hay escollos que

esquivar.

"Si no hubiera esos momentos en que somos necesitados ¿para qué estamos aquí?" repite con

su curiosa sintaxis y su curioso acento un poco extraño con dejos castizos que lo hacen tan

especial en esta princesa mitad nórdica y mitad latina que es Sofía de España.

En su cordial, gentil despedida han quedado en el aire de su saludo "gracias por todo, lo hemos

pasado fenomenal", aquellas otras palabras que entrañan una promesa y un compromiso para

su pueblo: "por el bien de España..." eso esperamos los españoles, Ma-

jestad.

Herminia C. DE VILLENA

 

< Volver