Autor: Gozalo Bernardo, Maribel. 
 Ofrecido por la Hermandad Nacional de la División Azul. 
 Homenaje a las madres de los caídos en Rusia     
 
 El Alcázar.    02/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

OFRECIDO POR LA HERMANDAD NACIONAL DE LA DIVISIÓN AZUL

HOMENAJE A LAS MADRES DE LOS CAÍDOS EN RUSIA

"Hay que estar alerta y unidos. Si abjuramos de la memoria de nuestros muertos, si nos olvidamos de

nuestras lealtades, el futuro de nuestra Patria será sombrío". (Antonio González)

AYER, domingo, 1 de mayo "Día de la Madre", festividad instituida por el Frente de Juventudes, la

Hermandad Nacional de la División Azul, tributó un cariñoso homenaje a todas las madres españolas,

especialmente a las madres de los soldados caídos en las estepas rusas, que formaron y militaron en las

filas de la División Azul.

El homenaje que tuvo como escenario la Casa Sindical, comenzó con la celebración de una Santa Misa

oficiada por el Padre Bernardo, capuchino de la Compañía de Jesús, quien manifestó su admira- , ción,

cariño y respeto por las madres de los Cabañeros de la División Azul que murieron por su Patria. En la

homilía, el Padre Bernardo destacó los valores de estos Caballeros, que encarnaron en síntesis todo el

pensamiento de José Antonio, y la necesidad de inculcar ese valor, "heredado de nuestras madres, santas

madres". Al final de la Misa, se rezó un responso por las almas de los caballeros difundos de la División

Azul y por sus queridas madres también difuntas.

La emoción embargaba a todas las madres presentes en este "su homenaje", materializado en un ramo de

flores, símbolo_ en este mes de mayo, mes de la Virgen y de las flores.

A continuación, se dirigió a los presentes el vicepresidente de la Hermandad Nacional de la División

Azul, el camarada Antonio González, quien hablando en representación de cuantos un día tuvieron el

honor de formar filas en la División Azul, dejó constancia de la lealtad a cuanto representa el ideario de

José Antonio Primo de Rivera y por el que en las lejanas tierras de Rusia, murieron vuestros hijos, esto es,

nuestros mejores camaradas".

Entre aplausos, manifestó también el señor González su total identificación con la obra que Francisco

Franco realizara y a la que ahora, con cobardía y traición, se pretende mancillar.

"Seguimos incontaminados por la podredumbre actual y en vigilia permanente —dijo— no solo para

oponernos a la desintegración de la Patria y a la ruptura de su unidad, sino también a esa subasta gratuita

con- que se pretende liquidar, por procedimiento de urgencia, toda la gran obra realizada en estos últimos

40 años".

Al referirse a la grave situación por la que atraviesa el país, señaló que, "cuando está en juego el futuro de

España, nosotros no podemos —precisamente por fidelidad a nuestra doctrina y por lealtad a nuestros

muertos— permanecer en posición estática y de meros espectadores.

ESTAMOS NUEVAMENTE EN SITUACIÓN CRITICA

Estamos nuevamente en situación crítica, con una economía al borde de la quiebra, con el sector laboral

dejado de la mano de Dios, con el campo olvidado y con los partidos marxistas en plena actividad, o lo

que es lo mismo, en una situación análoga a aquella que ya creímos superada" y por la que atravesó

nuestra Patria en 1.936".

Sobre el panorama que se presenta para el futuro de España, lo calificó de tenebroso: "Si por abulia nos

olvidamos de nuestros juramentos y de nuestras lealtades, si abjuramos de la memoria de nuestros

muertos, el futuro de nuestra Patria será sombrío, estará teñido de rojo y conducirá indefectiblemente a la

destrucción nuestra unidad, de nuestra paz y de nuestra prosperidad".

Más adelante se refirió a cómo estamos asistiendo al caso más peregrino y más sorprendente de la

historia, porque jamás, en ninguna época ni en ningún lugar se ha visto el que sean precisamente los

vencedores de una contienda, en nuestro caso Cruzada, los que por las buenas destruyas su propia obra,

olviden a sus muertos, se hagan perjuros y entreguen el fruto de la victoria a los vencidos, pidiéndoles

además disculpas".

A pesar del tono pesimista de las palabras del señor González, y tras leer el mensaje postumo del Caudi-

llo, matizo que en modo alguno es pesimista ni inmovilista, sino muy al contrario, "ya que tengo fe y

confianza en España, y por tenerla en España la tengo también en sus hombres".

"No creo, como José Antonio, en el sufragio universal continuó diciendo, en esa farsa de papeletas

entradas en una urna de cristal. Por ello, por fidelidad a nuestra doctrina os pido que en su momento

votéis a los mejores, a los mejores en palabras y hechos. Hemos de estar alertas y unidos".

Finalizó su intervención con una cita de José Antonio en el acto fundacional de la Falange. "Sigan los

demás con sus festines; nuestro puesto está al aire Ubre, bajo la noche clara, arma al brazo y en lo alto las

estrellas". Todos brazo en alto entonaron el Cara ai Sol, que volvieron a entonar a la salida de la Casa

Sindical.

A este homenaje, tributado por la Hermandad de la División Azul, asistieron el presidente de la citada

Hermandad, Carlos Pinilla, su vicepresidente, Antonio González; vicepresidente de la Conferencia de

Combatientes Valero Bermejo; presidente de la Hermandad de Sargentos Provisionales, señor Escobio; ex

ministro José Utrera Molina, y representantes de las Hermandades Provinciales.

Maribel GÓZALO Fotos Pilar MOZO

 

< Volver