Autor: Blanco, Juan. 
 Tiempo tormentoso. 
 Lecciones de historia     
 
 El Alcázar.    10/05/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

TIEMPO TORMENTOSO

LECCIONES DE HISTORIA

Dicen que la Historia es maestra de te vida; también, que los pueblos que la olvidan están

condenados a repetirla y aun añaden que da tos escarmentado» nacen los avisados, aunque

esto último lo dudo por aquello de que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en

la misma piedra. Dicen otras muchas cosas, que recordaré otro día, para que luego no salga

alguien diciendo eso de "a mí que me devuelvan mi voto".

Hoy comenzaremos por una breve lección de Historia cercana; una historia que han vivido

bastantes da los lectores de "El Alcázar" y que, con toda seguridad por mi parte, apostaría a

que la tienen olvidada. Mi obligación as hacer memoria para que no vuelvan a repetirla.

Imaginan que estamos a finales de 1935. "Reina" en España don Niceto Alcalá Zamora, un

viejo monárquico, a quien la República ofrecía mejor carrera política, y de quien se afirmaba

que tenía una memoria de elefanta, para lo bueno V para lo malo. De el es la famosa frase "Yo

no soy rencoroso, pero a ni el que me la hace me la paga....". Presumía de católico y dejó

quemar iglesias y conventos en toda España; presumía de transparente en sus acciones y toda

su vida estuvo acompañado por teatralidades que hubieran dejado en la indigencia a Enrique

Borras, de haberse dedicado al arte de Tafo. En fin, don Niceto era un hombre sumamente

atraviesadillo.

El año 1935 había sido tan malo como los precedentes. Gobernaba una compleja coalición de

derechas y las izquierdas se aprestaban al asalto del poder tras su fracasada intentona de

octubre de 1934. Eso sí, el citado 1934 se lo pasaron dando la tabarra con lo de la amnistía

para todos aquellos que solo habían cometido el leve delito político de asesinar guardias civiles

y personas de derechas, asaltar Bancos y destrozar Asturias durante los famosos sucesos.

Como las desgracias nunca vienen solas, era jefe del Gobierno un masón de reconocido

prestigio entre sus "hermanos" un político cobarde y taimado capaz de vender a su padre por

treinta monedas. Según Femando Rivas en "El Frente Popular", — libro que debieran tener en

la mesilla de noche todos los españoles—, "Portela Valladares se había convertido en paladín

precipitado de un nuevo partido político, ideado por don Niceto Alcalá Zamora, de carácter

centrista, con el que sonaba obtener base parlamentaria sóida para proseguir su carrera

política... Existían en España —añade Femando Rivas— numerosos electores a quienes

disgustaban los extremismos, y de estos quiso sustentarse el presidente".

Bueno, fuera ésta o no te idea del tamden que sufría entonces España, te verdad es que don

Niceto estaba empeñado en la convocatoria anticipada da unas elecciones, y Dios, que ciega a

quien quiere perder, parece que te puso la oportunidad al alcance de te mano. Una trifulca

durante la celebración del Consejo de Ministros a finales del 35 provoco une crisis de Gobierno,

resucita en unas horas, pero que dio pie a la convocatoria de las elecciones tan ansiadas por el

presidente, quien seguramente pensaba que entre tas habilidades de Portela Valladares y su

prestigio personal, el centro se iba a llevar el gato al agua. Las elecciones se celebrarían el 16

de febrero, que para más inri era Domingo de Carnaval. E inevitablemente comienza la

campaña electoral, y nunca mejor empleada la palabra "campaña".

Tras las promesas consiguientes de transparencia y de neutral-dad del Gobierno, Pórtete

Valladares inició enjuagues y marrulle-rías políticas de tal calibre que dejaron atónito y

asqueado a un político tan a la vuelta de todo, pero tan honrado, como Joaquín Chapaprieta. El

episodio lo cuanta Jesús Pabón "Portela comen-zó a jugar toe dos paños (esto es, derechas e

izquierdas) ofrecien-do el apoyo de Gobernación a la candidatura que más puestos otorgase a

los suyos". (Los suyos era el Partido Reformista y Centrista, coaligado con los Partidos

Reformista, Nacionalista Vasco, Republicano Radical, Conservadores y la Liga Catalana).

Como decíamos a Chapaprieta te dio un aire cuando Pórtete te expicó que "deponía de tos

resortes del Poder; su conducta obedecía a "que el Frente Popular te daba tres puestos en su

candidatura en Aleante; si en te otra porten cuatro puestos a su deposición, mudaría el

proceder gubernamental... "Como es natural. Portela Valladares se había apresurado a

nombrar gobernadores civiles a hombres de su absoluta confianza...

Sobre estas fuerzas centristas gubernamentales había recaído el juicio sinaítico de don José

Calvo Sotelo: "Un microcosmo de fantasmas e histriones, picapleitos engolados, ex ministros

polizones, razias nocturnas de comisiones gestoras, hechas al fio de medianoche, como para

aprovechar tos últimos minutos del período electoral, cubriendo el máximo impudor con una

brizna de pudor de leguleyo; transformismo y cubileteos políticos, con cambios frecuentes de

improvisado pataje; corrupción a ojos vista de conciencias o de nombres y apellidos sin

conciencia, por medio del favor oficial...".

Mientras tanto, tos candidatos, —lenguas afiladas cual espadas toledanas—, destrozaban

mutuamente sus honras y sus famas, seguidos por unos partidarios que se destrozaban a

pistoletazos y a estacazos. Y al fondo tas buenas gentes de España que no sabían a que carta

quedarse. Algún candidato, como Largo Caballero expicó escuetamente el futuro, en un mitin

pronunciado el día 29 de enero de 1936 en Valencia: "La dase trabajadora tiene que hacer su

revolución. Si no nos dejan iremos a la guerra civil. Cuando nos lancemos por segunda vez a la

calle (la primera había sido en octubre del 34), que no nos hablan de generosidad y que no nos

culpen si tos excesos de la revolución se extreman hasta el punto de no respetar cosas ni

personas". Antas, en Alicante, y como cualquier profesor Tierno Galván, había dicho: "Si ganan

las derechas, al día siguiente tendremos que ir a la guerra civil

declarada"

En fin, antes de conocerse los resultados definitivos da las elecciones, pero ya cuando las

masas marxistas se habían apoderado de las calles, quemados mas templos y conventos,

cometidos asesinatos y actos vandálicos, Portela Valladares. después de muchas dudas y

cobardías, resigna el poder en el presidente de la República, quien encarga a Manuel Azaña la

formación da un nuevo Gobierno... Después de mí, el Diluvio, parece señalar el ex presidente

del Consejo de Ministros. Don Niceto perdió su poltrona de presidente de la República dos

masas más tarde; otros dos masas y habremos llegado al 18 de julio, lo cual demuestra que no

somos nadie.

Juan BLANCO

 

< Volver