Autor: Arroitia-Jáuregui, Marcelo. 
 crítica de televisión. 
 Las Barricadas     
 
 El Alcázar.    14/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Crítica de televisión

LAS BARRICADAS

A mi me parece de cierta urgencia que RTVE aclare a su clientela, es decir, a los telespectadores

españoles, en qué consiste la democracia. Personalmente, estoy hecho un lio. No porque uno no sepa ¡o

que es la democracia, e incluso la democracia a la española, que no tiene nada que ver con el término

tristemente acuñado por don Carlos Arias Navarro. Uno sabe lo que es ¡a democracia, pero uno no sabe a

qué llaman democracia en RTVE.

Vamos a poner un ejemplo. El jueves, en "Ultima Hora", nos comunicaron, antes que nada, el rumbo que

había tomado la huelga general salvaje y los incidentes mortales que había provocado en la provincia de

Guipúzcoa. A título de ilustración del estado de las cosas, el locutor de tumo, Pedro Macías, nos informó

de que en San Sebastián se hablan levantado ciento veintitrés barricadas callejeras. Por desgracia, los

sucesos ya habían producido un muerto y bastantes heridos. Por supuesto, tal situación no puede llamarse

democrática, aunque también es evidente que la democracia la propicia. Pues bien, inmediatamente, se

nos comunicó el entusiasmo que la democratización española provocaba en Jimmy Cárter, en Cirus

Vance y en Selwyn Lloyd. Es de suponer que tal entusiasmo nú sea a causa de las barricadas donostiarras.

Pero tal y como se dicen las cosas en RTVE, no es abusivo interpretarlo así. Después de ésto, cualquiera

de los frecuentes atracos y atentados habrá que considerarlo como un paso mas a la democratización

jaleada. Y no digamos, porque no hace falta, lo que cualquier telespectador pueda decir respecto al en-

tusiasmo que las barricadas despiertan en esos prohombres occidentales.

Por supuesto, RTVE no ofreció ni la más mínima información gráfica de los graves sucesos en

Guipúzcoa: ni fotografías ni filmaciones. Ante tal ausencia, resalía lógico preguntar para qué están los

servicios informativos televisivos. ¿Para dar lectura a los despachos de las agencias de prensa? Pues para

eso mejor restituirla. en ese terreno, por una emisora de radio. La televisión está hecha para ofre-

cer imágenes. Y si las imágenes no se han podido conseguir porque la situación lo impedia, decirlo ya

supone ofrecer un retrato válido de la situación. Porque lo que resultarla inconcebible, en una democracia,

es la manipulación de la noticia, escamoteando unas imágenes porque resulten suficientemente expresivas

de la situación.

O sea que la democratización de RTVE no consiste en abrumarnos con "spots" publicitarios animándonos

a acudir el 15 de junio a las urnas —que sólo Dios sabe si nos dará tiempo—, sino en ofrecer información

televisiva, imágenes, de lo que pasa. O sea que el día que RTVE, al anunciar eventos de tanta gravedad

como los de Guipúzcoa, ofrezca información televisiva de los sucesos —no lectura de unos despachos a

palo seco y con acompañamiento de mapa detrás de ¡a cabeza del informador—, se podrá creer en su

democracia. Mientras tanto, y por mucho que digan Cárter, Vanee y Lloyd, la democracia va a consistir

en que haya barricadas en San Sebastián y hayamos empezado otra vez a que nos maten en la calle. Al

menos para el telespectador español.

Porque lo que sería ridículo es que la democracia consistiese en que Dolores Ibarruri, o sea "La

Pasionaria" haya recibido el pasaporte español a que había renunciado voluntariamente, en Moscú. Que

casualmente fue otra de las noticias que incluía el mismo noticiero a que vengo aludiendo. Y ya en el

terreno de las casualidades, tampoco es manco el hecho de que, precisamente este día triste para

Guipúzcoa, RTVE ofreciera el consabido "Quién es" de la sobremesa dedicado a don Juan Ajuriaguerra,

importante dirigente separatista vasco, que nos dijo que la última vez que había llorado había sido el día

de la toma de Bilbao. (Se refería a la entrada en Bilbao del Ejército español en junio 1937, evento cuya

conmemoración puede ser este año verdaderamente suculenta. Y no disfrutar por supuesto, en RTVE, de

información filmada).

Marcelo ARROITA-JAUREGUI

 

< Volver