En Valencia, Blas Piñar defiende la Monarquía de los Reyes Católicos     
 
 Informaciones.    16/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

En Valencia, Blas Pinar defiende la Monarquía de los Reyes Católicos

VALENCIA, 16 (INFORMACIONES).

La reivindicación de la Monarquía de los Reyes Católicos, los correspondientes ataques a la que encarna

don Juan Carlos y el rechazo de las elecciones —«porque significa aceptar que el Poder viene del pueblo

y nosotros, como buenos cristianos, sabemos que el Poder viene de Dios»— son posiblemente los puntos

más destacados del parlamento pronunciado ayer en el teatro Princesa, de esta ciudad, por don Blas Piñar.

Su discurso cerró el mitin organizado por Fuerza Nueva bajo el título de «Conocemos», que contó con la

asistencia de casi 3.000 personas, gran parte de ellas venidas de Murcia, Castellón y Alicante.

El tono de exaltación del acto superó - todas las previsiones. -Los ataques del señor Pinar no se quedaron

en los portavoces de la democracia, sino que se hicieron extensivos a nombres como Fraga, a quien

calificarían de «traidor», por «hacer el juego a la democracia burguesa y liberal». Los gritos de «Franco,

Franco», «Blas Piñar», el canto repetido del «Cara al sol», brazo en alto, y otras expresiones de rigor

conformaron tí carácter del mitin Entre los asistentes se encontraban nume-

rosos militares de paisano, miembros de la Brigada Político Social, fuerzas vivas o conocidos «ex» de la

política local, etcétera. Mucha gente, sobre todo jóvenes, vestían la camisa azul y corbata negra, y otros el

uniforme de las brigadas nazis. Asimismo proliferaron los brazaletes de Fuerza Nueva y otros con cruces

gama-das.

Un incidente se produjo cuando dos jóvenes obtenían fotografías del ambiente, a las puertas del teatro.

Varios miembros de Fuerza Nueva les arrebataron la cámara y les apalearon, hasta que la intervención de

un capitán —cuyo nombre no ha querido revelar— cortó momentáneamente el enfrentamiento. Según

testimonió dicho militar, al cabo de unos minutos vio salir de un portal a los muchachos —calificados de

«rojos» por los ultras— sangrando, tras haber sido molidos a palos. Los agredidos no quisieron denunciar

el hecho por temor a represalias más graves, indicó asimismo el capitán.

Concluido el acto, unas 2.000 personas se manifestaron, primero hasta la plaza del Caudillo, rindiendo

honores a la figura ecuestre de Franco, y después por todo el centro de la ciudad.

INFORMACIONES

16 de mayo de 1977

 

< Volver