Blas Piñar: Alianza Nacional del 18 de Julio. 
 "Una monarquía liberal no contará con nuestro voto"     
 
 Pueblo.    13/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 30. 

BLAS PIÑAR: Alianza Nacional del 18 de Julio

"UNA MONARQUÍA LIBERAL NO CONTARA CON NUESTRO VOTO"

Blas Pinar, lider de Fuerza Nueva es, sin duda, la figura más represen tativa de la candidatura Alianza

Nacional 18 de julio. Fogoso orador, defen-sor a ultranza del franquismo, dijo en un reciente mitin: «Que

no me hablen de Constitución, porque eso significarla que se quieren derribar ¡as columnas edl

franquismo.

Blas Piñar ha respondido a un cuestionario enviado por PUEBLO

• ´Me parece bien el proceso electoral si no se utiliza para decir cosas sustantivas

No siendo posible Ja en trevista personal, por encontrarse don Blas muy ocupa-do- en su campaña

electoral según se nos dijo en su secretaría, ha aquí los tres folios de respuestas que nos ha remitido,

firmados al margen, como en un documento notaría!.

—¿A quien representa a quiere representar Alianza Nacional 18 de Julio?

—Creo sinceramente que

Alianza Nacional 18 de Julio representa el ideario que dicha fecha sintetiza, con toda su carga religiosa

poli-tica, social y económica.

—¿Cuáles son los puntos mas significativos de su programa electoral?

—Nosotros no, tenemos ningún programa electoral, sino una declaración de principios que no

enmascaramos con vistas a las elecciones. Estos principios descansan, a su vez, en tres fidelidades: al l8

de Julio, al que acabo de hacer referencia; al pensamiento y a la obra de Fran cisco Franco y a la Monar-

quía que Franco quiso instaurar, es decir, a la Mo-narquia católica, social, tra-dicional y representativa.

—¿Qué opinión le merece la implantación en nuestro país de un sistema democrático que no está basado

en la "democracia orgánica" que existía hasta ahora?

- Me parece un tremendo

error el sistema liberal. El

liberalismo acaba con la verdadera democracia.

ELECCIONES, PERO NO PARA TEMAS SUSTANTIVOS

—¿Qué opinión le merece el proceso electoral? ¿Piensa que "el mejor destino de las

urnas es el ser rotas"?

—A mi, el proceso electo-ral para decidir cosas que no son sustantivas me parece bien, y sobre todo

cuando se canaliza a través de los entes naturales de representación. Solo cuando las urnas se utilizan para

decidir cosas sustantivas, me parece que el destino que José Antonio les deseaba es el mejor.

—¿Por qué concurren a estas elecciones?

—Precisamente concurrimos a las elecciones para evitar en la medida en que nos sea posible, que de ellas

salga lo que no queremos ni para España ni para nos-otros.

—El hecho de que usted haya votado NO en e! anterior referéndum y haya salido. SI mayoritario; el he-

cho de que se celebren ahora elecciones no orgánicas: el hecho de que, en definiti-va caminemos hacia

un sis-tema similar al que rige en otros países, ¿no produce en usted y sus partidarios una sensación de

desánimo, de sentirse cada vez más en minoría?

—En absoluta. No tengo lo memor sensación de desánimo, ya que nosotros no luchamos, en primer lugar.

para conseguir mayorías o apoyos populares, sino para defender unas ideas en ¡as Que creemos sin

vacilación, y para responder a aquello Que la cortejen conciencia pide y nuestro amor a España nos urge.

—¿Cree que la nueva sociedad española es capaz de entender el programa y !a ideología de Alianza

Nacio-nai 18 de Julio?

—Naturalmente que Lo creo, ya que la nueva so ciedad española se ha constituido gracias a la fuerza

animadora de los Principios Nacionales.

LA VIOLENCIA. NECESARIA A VECES

—¿Qué opina sobre el uso de la violencia? ¿Cree que es lícita su utilización? En fechas pasdas

aparecieron fotografiados junto a usted personajes que se vieron in-

volucrados en años violen-tos. ¿Qué tiene que decir a esto?

•Con relación 3 esos los agrarias, prefiero no juzgar la intención con que se han publicado Por lo que

respecta al uso de la violencia-, su utilización sistemática -me parece absurda y contrapro-ducente: pero

hay ocasiones en que el uso de la violencia es no solamente necesario, sino una exigencia de la caridad.

Por ejemplo: cuando trato de defender con ella a un anciano a quien apalean, o cuando, con las armas en

la mano, lucho con-tra los enemigos de mi Patria.

—Su opinión sobre las re-laciones Iglesia-Estado. Su opinión sobre la iglesia en general.

—Los estamentos humanos de la Iglesia católica —que es, sin duda a lo que usted se refiere— pasan por

una crisis, que indudablemente será superada. Por eso nosotros propugnamos, de una parte, el

mantenimiento de la onfesionalidad del Estado y de otra mientras la actual crisis dure, la sepa-ración de la

Iglesia y del Es-tado. Un «modus vivendi-puede resolver los problemas más importantes entre ambas

potestades. Na hay contradicción entre confesio-nalidad y separación, como

no la hay, en circunstancias anormales de un matrimonia, entre estar casado y separado a la vez.

—¿Cuál va a ser la actitud y postura de Fuerza Nueva a partir del 15 de junio?

—Eso depende del resulta-do de las elecciones, Sólo puedo decir que continuaremos fieles a nuestro

ideario y que lucharemos por él con todos los medios honestos a nuestro alcance.

—¿Qué opinión le merecen los políticos de la izquierda española?

—Prefiere, no opinar sobre el tema. Sólo me permito in-dicarle que hay mucho iz-quierdista de ocasión,

de nombre y de moda.

—¿Qué soluciones podrían arbitrarse para superaría grave crisis económica que padecemos?

—La única solución es uno política seria, conducida por un Estado que descanse en unos principias

sólidas que despierte en el pueblo la con-fianza hacia el futuro.

—Cuando se discuta en las Cortes la forma de Estado, ¿qué votaría Alianza Na-cional: monarquía,

república?

—Puedo contestar a esa pregunta solo en nombra de Fuerza Nueva. Nosotros so mos partidarios de un

régi-men político con unidad de mando y de poder, no con un poder fraccionado y re-partido. Si la

monarquía que hubiera de valerse fuese la liberal, por supuesto que no

contaría con vuestro voto.

-¿Cómo ve el futuro de España?

- Sí las cosas siguen como van, no lo veo prometedor, sino triste.

13 de junio de 1977 PUEBLO

 

< Volver