Autor: Ramírez, Eulogio. 
   El Gobierno centro-siniestro     
 
 El Alcázar.    10/06/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

GOBIERNO CENTRO-SINIESTRO

Los centristas están engañando al pueblo, porque no quieren decirle al pueblo que, con ellos,

nos amenaza un futuro Gobierno centro-siniestro, de centro-izquierda.

En efecto, si los sondajes pre-electorales (incontrolados y tal vez manipulados, intencionados e

inductores del voto) resultaron efectivamente certeros, el centrismo del presidente Suarez

resultaría relativamente ganador en las elecciones (pero con menos del 50% de los

parlamentarios), seguido de los socialistas "felipinos" y de los poputeristas de Fraga.

Ahora bien, si, como se espera, el próximo es un Gobierno parlamentario, los partidos com-

ponentes de la heteróclita y por ello fragil coalicion centrista del hoy presidente Suarez, para

continuar gobernando necesitarían coligarse con nuevos partidos, a fin de asegurarse la

mayoría parlamentaria.

He dicho heteróclita y, por eso, frágil coalición centrista, porque no debe olvidarse que el

centro-suarismo está compuesto —es decir, dividido—, por un partido populista (el de Cabani-

llas), otro liberal (el de Garrigues, que es una mixtura inestable de otros partidos), un tercero

democristiano (el de Alvarez de Miranda (fluctuante y precaria fusión de una viajante

democracia cristiana qué hoy se ha fusionado con la que comandó Suva), otro partido so-

ctaldemócrata, delicuescente y dehiscente de Fernández Ordéñez), aparte del álteme de

los"independientes" dependientes del presidente Suarez.

Se ve, pues, que el centrismo oficial es un compuesto altamente inestable o explosivo (si no se

le quiere llamar "un matrimonio de conveniencias" como le ha llamado el propio Garrígues). al

que le esperan muchas pruebas de fuego, al que nuevas conveniencias debe imponerle fáciles

divorcios, y al que le acechan no pocas emboscadas no ya de sus enemigos natos, sino de sus

anteriores frustrados, defenestrados y divorciados, como los liberales de Larroque, los

socialdemócratas de Ridruejo y Eurico y como Areiza y sus domésticos. Piénsese, pues, lo que

puede hacer en materia de gobierno una mixtura tan explosiva, la cual, en lugar de poder

adjudicar enchufes a todos sus pretendientes, tendrá que quitárselos a muchos de los que ya

los tienen, para entregárselos a los pretendientes del partido o partidos con los que el Centro

Democrático deba coligarse para que su Gobierno esté apoyado en una mayoría parlamentaria.

Pero, discurramos: ¿Con quien es previsible que se coligue el centrismo del presidente

Por un lado, es obvio que el centrismo de don Adolfo Suarez para hacerse acepto o tolerado de

las izquierdas y conseguir que se le perdone su pasado franquista, ha contraído, al parecer, un

"complejo de franquismo". La existencia de tal complejo explicaría la debilidad, el entreguismo,

las complacencias del presidente Suarez respecto a los anti-franquistas izquierdistas y su

fortaleza, su resistencia, su desconsideración respecto a los franquistas derechistas,

desmintiéndose asi el "slogan" según el cual el centra tendría lo bueno de la derecha y lo

bueno de la izquierda". É presidente Suarez no quiere nada con la derecha ni hace ninguna

concesión a la derecha.

B centrismo de Suarez, de hecho, ha realizado y promete seguir realizando la politica que

conviene a la izquierda; ha practicado, pues, el mejor de los gobiernos apetecibles por los

izquierdistas: el de favorecer y potenciar a la izquierda, sin el lastre, corrupción, desventaja y

desgaste que hubiera acarreado a ta izquierda su paso por el Gobierno.

Victima de ese mismo "complejo de franquista", don Adolfo Suarez es imprevisible que,

después dejas elecciones, para funin Gobierno se afe con Fraga y con los tildados de

franquistas. Lo tópico, lo psicológico y sociológico es que el presidente Suarez se coligue con

los izquierdistas, con los socialistas "felipinos´, que son tos menos extremistas y los que más

estabilidad darían a su Gobierno. Pero esto supondría que el

presidente Suarez se vería obligado a realizar una política todavía mas a la izquierda, con lo

cual tendrían que separársele los liberales de Garrígues y los populistas de Cabanillas, tras los

que están realmente acaudalados y astutos derechistas, como lo son ellos.

En suma, otro Gobierno Suarez equivaldría a la experiencia "centro-siniestra" italiana, la cual,

en Roma, como en Madrid, tras su fracaso espectacular hace imposible cualquier gobierno, a

no ser que se de participación en él a los comunistas.

,

En resolución: que dar hoy el voto al centrismo es equivalente a dárselo al centro-izquierdismo,

esto es, al izquierdismo y, finalmente, al comunismo.

Si aquí implantamos una democracia como la europea, porque se supone que España tiene

hoy la misma estructura político-social de los pueblos europeos, hay que esperar que aquí

acabe sucediendo también lo que ya acontece en tos países europeos latinos: que el Poder

acaba en las manos de socialistas y comunistas, que se proponen instaurar el Estado socia-

lista, que ya se sabe lo que da de sí.

EULOGIO RAMÍREZ

 

< Volver