Autor: JASA. 
   La complicidad del Gobierno     
 
 El Alcázar.    20/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

Lo jornada política

LA COMPLICIDAD DEL GOBIERNO

• La opinión pública ha asistido, profundamente comnociofiada, al atentado frustrado de la familia real. El

hecho es decisivo, porque indica que existen elementos qne hacen de la dinamita —o de la Goma 2— su

único argumento, su única dialéctica. Las faenas de seguridad evitaron el magnicid». Pero no pueden

evitar qne un sentimiento de inseguridad, de inquietad y desasosiego ^invada toda la colectividad. Bien es

cierto que ni este. gobierno ni ninguno pueden evitar que unos bandolero», que anos asesinos pongan

precio a la cabeza del jefe del Estado. Pero es que en este caso^no^se trata de un hecho aislado,

individual, esporádico, espontáneo, sino perfectamente programado y organizado por una organización

terrorista que cifra todos sus objetivos en sembrar el caos y el desconcierto en la vida nacional. Esta es la

responsabilidad del gobierno en una triple vertiente. Primero, al no llevar a efecto una operación policial

de gran envergadura que elimine, en la medida de lo humanamente posible, todo vestigio de acción

terrorista organizada. Segando, porque ante el asombro y la indignación de mochos españoles el mismo

gobierno que ordena la persecución de estos elementos terroristas, consiente acto seguido su liberación en

virtud de ana amnistía que, a este paso, tendrá carácter permanente. Y tercero, al tolerar —y aun más,

otorgar carta de legalidad— a anos grupos políticos de dan significación revolucionaria que en muchos

casos no duda en preconizar la violencia y la racha armada para conseguir sus propósitos.

• No existe la menor dada al respecto, y el único que, por k» que parece, no está enterado, es el propio

gobierno. Organizaciones como el Movimiento Comunista, la Organización Revolucionaria de

Trabajadores, entre otros grupos de extrema izquierda, mantienen de manera pública y notoria so recurso

a las armas como método apropiado para conseguir su victoria revolucionaria. En estas circunstancias, no

resalta en modo alguno extraño qne esos grupos, en cnanto estimen favor que una ueíatininaoa covuniura,

se transformen en auténticas guerrillas perfectamente pertrechadas. Permitir por lo tanto, su presencia

legal constituye un nesgo permanente para la pac cradadana porque es absomta-mente impredecible el

momento en one estos sectores radicales •decidan tomar un fusfl para dirimir en un charco de sangre la

va-lidez de sus propuestas revolucionarias.

• El intento de atentado cometido en fecha reciente contra la persona de los monarcas y sos acompañantes

es ana afrenta a la segundad nacional, a la pac ciudadana y al orden publico. La respuesta que la

comunidad nacional amenazada debe otorgar a través del Gobierno ante tal desafuero surge desde un

pbmteaco: no caben en mía democracia tratan de subvertirla. Existen testimonios, hechos, pruebas y ana

dramática experiencia en el pasado sobre la ejecutoria de estos granos radicales. En consecuencia, todo el

peso de la democracia y del legitimo derecho ala libertad sm coacciones debe caer sobre tales elementos,

sobre tales sectores residuales que bajo ningún concepto deben tener voz autorizada en todo auténtico

sistema de participación, precisamente porque se trata de salva guardar las libertades y derechos

legitimos del pueblo español sin admitir bajo ningun precio el abandono ante la extorsión. No

cabedejacita alguna en cnanto a la soberanía nacional se refiere. ´Por eso la contrapartida ha de ser

rotonda, rigorosa e implacable, sin paliativos de ninguna dase. La tranquilidad de 35 millones de

españoles está en juego. Y el gobierno puede puede asumir una forma dará de complicidad si no asome

plenamente sos responsabilidades ante la aceita indis-crinñnada de grupos terroristas que, si ayer

pretendieron atentar contra la primera magistratora de la nación, mañana pueden segar la vida —como ha

ocurrido tantas veces— de on modesto trabajador o de un abnegado servidor dd orden público.

JASA

 

< Volver