¿Vísperas de golpe de estado?     
 
 El Alcázar.    13/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

CRÓNICA DE ESPAÑA

¿VÍSPERAS DE GOLPE DE ESTADO?

Me apresuro a desmentir no hago como los jerifaltes de la Izquierda real y supuesta, que

descubren un Pinochet debajo de cada alfombra que pisan. El gotee de Estado a que me

refiero se prepara con luz y taquígrafos. No es ningún secreto. Hasta se han publicado los

bocetos del texto legal que podría servir de vehículo legitimador.

Una caricatura de Peridis. alusiva al acto "antipinochetista" celebrado en Madrid, con asistencia

de los dirigentes marxistes y de sus conspicuos domésticos cristianos, mostraba al extinto

Salvador Allende aleccionando a aquellos desde su pedestal retorico: "No tropecéis en la

misma piedra que yo". Convendrá preguntarse en qué piedra tropezó Allende, con el fin de

indagar la verdadera dimensión del consejo. Allende tropezó en muchas piedras y pedruscos,

hasta destruirse en aquella, gruesa y traicionera, que le preparó el domocristiano Frei y que él

mismo, con notable torpeza o Irrebatible obediencia, contribuyó a colocar. Mejor es dejar a un

lado las debilidades humanas y políticas de Allende. pese a su´importancia inexcusable en ef

desenlace. Además de tratarse de un difunto, su puntual biografía podría tomarse por algunos

como encubrimiento para describir con acidez a un determinado político español actual No me

agrada rascar sobre la carraña que el muerto llevaba en vida, ni subrayar a su costa

vergonzosas analogías. Bastara con decir, en términos generales, que Salvador Allende

destruyó el Estado democrático mucho antes del golpe de las Fuerzas Armadas, aniquiló hasta

las rafees la economía, empobreció aún más al pueblo, proporcionó ancho espacio al

delincuente, corrompió las costumbres y las instituciones y Nevó a Chile al borde mismo del

aniquilamiento irremontable. Fue Allende el gran culpable, junto a Frei, del golpe de Estado, al

llevar Estado y Sociedad hasta una situación Imite, cuya única vía posible de escape era la

intervención de las Fuerzas Armadas, Incluso burlando a la CÍA, de la que Allende, y sobre

todo Frei. estaban mucho más cerca que Pinochet. Miembro de la más influyente logia

santiaguina. Salvador Allende también en la política era ambidiestro. Protagonista consciente

de un sudo y peligroso doble juego entre el capitalismo internacional y la internacional

comunista, destruyó su Nación con obediencia a esas dos fuerzas ajenas. Fue victima

insalvable de su doble servidumbre.

Me parece natural que los marxistes hagan de Allende una falsificación simbólica, pues

conviene a sus Intereses. Pero creo una tontuna que los democristianos caigan en la trampa,

cuando la democracia cristiana chilena fue a un mismo tiempo victima de Allende y principal

instrumento de su destrucción. Está dentro de lo natural que Santiago Carrillo diga

procacidades como esta: "El pueblo de Chile no esperara cuarenta años, como esperamos

nosotros". La procacidad ha sido el fuerte de Santiago Carrillo, según demuestra aquel

temprano documento de afrente a su padre. También es congruente que un titulado cristiano,

miembro de Justicia y Paz, muestro su repulsa hacia un régimen que no respeta ni tos más

fundamentales derechos humanos . Pero todo ese topico montaje, tan prieto de lugares

comunes, tendría credibilidad si esos mismos personajes también convocaran mítines para

decir de las dictaduras comunistas to mismo que del Chile actual ¿O es que esas dictaduras no

están construidas sobre gigantescos cementerios Inacabados? ¿O es que las "democracias

populares" no se conaoldan a partir de la eliminación física de la oposición?

Es evidente que a Carrillo, Felipe González, Ruiz Jiménez y demás demócratas les Importa

muy poco la suerte de Chile y la permanencia de Pinochet. Los comunistas y tos socialistas,

sobra todo, conocen a través de sus respectivas Insas de dependencia internacional que Cárter

ha asumido el compromiso de poner en practica tos acuerdos de Vladivostok y que mientras en

Iberoamérica es previsible la continuidad de Pinochet y el acabamiento de Castro, con el pleno

consentimiento de Moscú, en Europa no es desdeñable el acceso de tos comunistas al poder,

sobre el supuesto de una satefftizadón atenuada, sin que Washington destape los cañones. El

único riesgo estriba en una rápida expansión de tos cada vez más activos movimientos

nacionales europeos, de tos que podría crecer el convencimiento colectivo de Europa de

recomenzar a hacer su propia Historia, sin Washington ni Moscú. Y hasta numantinamente,

frente a tos dos colosos, con el apoyo de China.

Pinochet es sólo un pretexto para crear complejo de culpabilidad a tos patriotas españoles y

ensenar a las masas trabajadoras tos perfiles del enemigo a aniquilar sin piedad. Pinochet y

otros tópicos, sirven al propio tiempo, y creo que en mayor medida, para encubrir, disimular y

tapar tos preparativos de otros golpes de Estado, en que no toca pito el patrimonio. ¿Acaso

puede ocultarse que vivimos en plena progresión de un proceso revolucionario?

Pero el primemde tos golpes de Estado a la vista, y motivo alarmado de esta crónica, no

constituiría el establecimiento de una Generalidad provisional por real decreto ley. La

ilegitimidad constitucional de tal expediento, la ha expicado Fraga con argumentos Intachables.

Esa situación es conocida por el Gobierno. El Gobierno y su presidente son conscientes en

efecto de la inconstitudonaHdad y la ilegitimidad de una eventual Generalidad provisionaL Es

posible que ello justifique el Interés de que se celebrara con éxito y tranquilidad la Diada y en

rodearla de una asistencia multitudinaria y espectacular. En las primeras emisiones de Radio

Nacional de España se dio en efecto la cifra de medio millón de asistentes, más conforme a

verdad Pero luego se aprecia una rara unanimidad que eleva el número a un millón doscientas

mil. Convento mucho sustituir la absoluta falta de apoyatura constitucional y legal por el

pretexto de la "voluntad popular".

Debe quedar suficientemente en daro, no obstante, que ni tan siquiera la partidpadón de cuatro

millones en dicha maní´ festedÓn-pratexto. permitirla orillar las exigencias irrenundables

derivadas del Estado de Derecho. Con Diada o sin Diada, con manifestación o sin

manifestación, con el consenso de los partidos o sin él, el reconodmiento de la Generalidad

provisional mediante decreto o decreto-tey, definiría un golpe de Estado, con todas sus

consecuencias para quienes participaran en su comisión.

Ismael MEDINA

 

< Volver