El gobierno de UCD ante la política económica. 
 "El desastre del 78"     
 
 El Alcázar.    05/10/1977.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

El Gobierno UCD ante la política económica

"EL DESASTRE DEL 78"

Estabilización salarial, libertad de precios y flexibilidad de despidos

Ala vista del proyecto de actuación económica del Gobierno, calificado de "plan de

estabilización muy duro" por el presidente de la Confederación de Organizaciones

Empresariales, Carlos Ferrar, que ha dado a conocer sus linea» maestras, cabe decir que los

españoles, de la mano de Suárez, regresamos a los amargos aflos de la alpargata. Un diputado

de U.C.D. lo ha calmeado de "durísimo" y asf nos lo parece sobre todo pensando en los que

siempre pagan los vidrios rotos. Esta vez, a cuenta del conciliábulo político, dedicado a destruir

un sistema, sin programar la marcha económica, cuando todavía no hubiera sido necesario

pedir tan graves sacrificios. (Nadie hubiera creído que el "habla pueblo, habla" y el votar, iban a

salimos tan carosl

Si, por otro lado, el plan que se propone garantizase la curación, cabría darlo todo por bueno;

pero, los puntos anunciados merecen serios raparos. Veámoslo: Se propone "la contención

muy dura del gasto público", pero se sabe que el presupuesto del Estado pasará de 970 mil

millones de pesetas a un billón, trescientos cuarenta mil millones, en tanto que los funcionarios

verán reducidos sus Ingresos reales a la mitad de lo que vienen percibiendo; se alude a "la

financiación creciente de las cuotas de Seguridad Social por el Estado", pero cabe preguntarse

si el Estado, en este caso, es un faquir de la India o, lo que es más cierto, el conjunto de

trabajadores en su calidad de contribuyentes; "se tomarán medidas para obtener una

moderación en los incrementos salariales" y, bajo tal eufemismo, se disfraza en la terminología

democrática la rotunda negativa a ajusfar los salarios al crecimiento de los precios; "se iniciarán

medidas para lograr una ftexibilización en la regulación de plantillas", que es tanto como decir

en castellano que mientras se contienen las alzas salariales, se permitirá el despido libra; "se

moraliza al advertir que habrá control del seguro de desempleo para evitar fraudes" y to vemos

bien, porque a quien más perjudica el fraude es al propio trabajador, pero mucho nos tememos

que tras la medida haya soto, o, además, un Intento de hacer desaparecer de las estadísticas

la escalofriante cifra de parados; va adelante "la política restrictiva de créditos" y con ello —no

se le oculta a nadie—, el aumento de impagados y el desaliento de las inversiones. (La medida

debe ser para que también los empresarios tengan su varapalo, aunque, en definitiva el parón

industrial se vuelve también contra el obrero). "No se incidirá básicamente sobre el control de

precios, si bien se espera que el conjunto de medidas pueda conseguir dicho control" y con ello

queda dicho que si algo baja será porque nadie pueda comprarlo y al disminuir la demanda se

afloje el escandallo. (La medida recuerda los ingenuos manuales de economía norteamericana

dedicados a demostrar que si la Sra. Rose deja de comprar mantequilla porque le resurta cara,

el tendero la tendrá que bajar de precio, si no quiera comérsela él. Se treta de una´ tesis

anclada en un´ absolutismo liberal que, en lo económico no mantiene ya nadie). Se alude,

finalmente, al "intento de llevar adelante una reforma fiscal bastante radical". Las palabras

"intento" y "bastante" anticipan bien hasta dónd* se va a llegar. Una vez más las rentas medias

y Ir patrimonios relativamente modestos pagarán las consecuencias, siguiendo la tónica actual

que los sitúa en el 86 por ciento de los ingresos fiscales.

Volver a la alpargata por el simple placer de votar es un eslogan que no manejó la U.C.D.

durante su campaña electoral. A fuerza de sincera, debió de hacerlo, aunque entonces de la

U.C.D. no se habría hablado´jamás entre los españoles. |Y tampoco hubiéramos perdido nadal

 

< Volver