Autor: Carrasco, Javier. 
   Las funestas lealtades de Álvarez de Miranda     
 
 El Alcázar.    19/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

IAS FUNESTAS LEALTADES DE ALVAREZ DE MIRANDA

Los demiurgos de esta estirajada transición aseguraban que en el Pleno de ayer, Jiménez de Parga seria

aupado a la columna de la Presidencia del Congreso. Suárez, de esa manera, se libraba de dos

incordiantes: el ministro de Trabajo ("yo no he participado en ninguna reunión secreta1´) siempre

abriendo listas de las crisis, y el actual titular de la Cámara Baja, Fernando Alvares de Miranda, que se ha

afianzado, como un molesto injerto, de ala izquierda de la mayoría. Pero al final, la revolución sin

traumas no prosperó y el demo-cristiano sigue. Sigue poniéndole nervioso al líder con sus lapsus: "La

dialéctica ruptura reforma —dijo tan convencido en sus palabras de agradecimiento por la

confirmación— ha sido completamente superada, gracias en primer lugar la institución monárquica,

representada por don Juan de Borbón". Anda, que. como el Pepito Grillo de la oposición echase mano al

archivo de lealtades, ya estaba Guerra-voz-de-trueno dando la nota en el atril y recordando lo

innombrable.

Y LETAMENDIA NO SALTA

Pero la laxitud de la conciencia parlamentaria de estas señorías es infinita. Ayer incluso sacaron a relucir

un insospechado sentido del humor. Dos alocados votaron a) Presidente del Gobierno para vicepresidente

de la Cámara-Sufragios, que, por respeto a la ortodoxia, se leyeron como nulos— y otros dos, a

Fernández de la Mora para una de las secretarias. El omnipresidente de las listas de popularidad,

Camuñas, también pasó al diario de sesiones como candidato de la cuchufleta a la mesa parlamentaria. Y

hasta Carrillo le metieron en el tinglado "Ha sido Escudero", comentaría muy divertido al final del juego

de las adivinanzas!. Al que no le hizo ninguna gracia la ronda del "yo no he sido" fue a Latemendia pues

sospechaba con fundamento, que su nombre había sido presentado para provocarle. Inocentes. Si al final,

siempre gana La Moncloa. Fueron felices y colocaron en el Olimpo a Victoria Armesto, que se había

hecho la permanente por la mañana (si no. estaría cantado el asunto) e Ignacio Gallego, báculo de

Pasionaria a la hora de acudir a la urna. Desconfiada por cierto la octogenaria que mucho no debe fiarse

de los euro-comunistas cuando ni para votar deja el bolso en el escaño.

Resultó todo muy ludico porque los patrones uceditas habían roto filas y cada recluta se apuntaba a quien

mejor le pareciera. Una solo recomendacion; ochenta voluntarios para apoyar a Esperaba. Y aun así,

Gómez Dórente desplazó por más de veinte puntos al anacoreta salmantino, cada sesión más difuminado

más olvidado, más bajito en su jerarquía.

Entretanto, mientras el reglamento hacía insufrible el recuento de papeletas y los diputados —incluido

Adolfo que, junto a Raventós, fue el único que introdujo su candidato en la ranura con la mano

izquierda— nacíanla pasarela por tres veces, los portavoces de los partidos en las conversaciones con el

ejecutivo se buscaban el título de la entrevista. "El PSOE quiere el establecimiento de supercon-venios".

Voila. Enrique Barón lo dijo bien ciarito a la entrada del bar. Coincidió además con Fernández Ordóñez

en los temas con acuerdo, pero precisó que, en otras cuestiones, los socialistas aún iban a la contra: cajas

de ahorro "las queremos como refuerzo del proceso autonómico de las regiones" y ese de la negociación

de convenios, que habría de realizarse "con un desarrollo sectorial, pero agrupándolos a nivel nackmaF´.

Explicó también a este periódico que la dimisión de Nicolás Redondo como miembro de la ejecutiva del

partido era un hecho y que ya en otro orden de cosas, en fecha próxima aparecería un documento conjunto

de setenta folios, "algo así como el arco constitucional italiano", detallando los puntos del pacto

económico con el Gobierno. Las reticencias de Barón a declarar que el sindicato socialista había decidido

sumarse al arreglo parecen demostrar, no obstante, que el próximo martes, el vicepresidente Fuentes

puede encontrar resistencias en la oposición. No así con los comunistas, sin disidentes en un

Fuenteovejuna adorable, pues se comentaba que Cama-cho rubricó el acuerdo después de la firma de don

Santiago. Ayer por la mañana, no más.

En jaque les traían los del Interviú a los peceras. Ángel Mullor, su secretario de prensa, le dolía la boca de

replicar la información aparecida en el semanario, en la que se les acusaba de poseer dos estatutos

completamente diferentes. "El reportaje no es una novedad. Todos los periódicos de Madrid tienen los

aprobados en el último congreso y los presentados ante el registro de asociaciones para nuestra

legalización. Las únicas modificaciones se deben al paso de la clandestinidad a nuestra nueva situación.

Artículos que habían quedado desfasados v los cambiamos". Es la linea de la temporada o tono-invierno

comunista.

El titular del senado recorría las tribunas. Tenía un gesto desmayado este Fontán, tal vez porque Tierno

hace unas fechas le había querido enmendar la plana con ajustada precisión: "Si yo estoy de acuerdo con

el profesor en que la Cámara Alta debe tener un carácter reekmalista. Pero ante todo, su primera

condición es la de. ser colegisladora. ¿Que nos quitan protagonismo en las conversaciones con el

Gobierno?. No lo creo. En realidad, los que negocian en la Moncloa son los partidos y no las Cortes. Y,

además, algunos senadores del grupo mixto han estado presentes en las comisiones económicas. Tampoco

pienso que hayamos dado especiales muestras de progresismo en el tema de la amnistía. De acuerdo con

que el proyecto no obtuvo ningun voto en contra, pero es que en el Congreso, los únicos no fueron fas de

Busquéts y Le-tamendía. Ya me dirá usted, si esos son derecha...".

Por su lado. Clavero Arévalo, refiriéndose al proceso autonómico del País Vasca recalcó en los pasillos

que "sigue su curso pero sin plazos que puedan presionar a las dos partes. Por supuesto, las dificultades

—fueros, límites geográficos y orden público— continúan en pie. De lo que sf le puedo dar noticia es de

que el Presidente acaba de encargarme hace unos minutos que active las negociaciones con el tema

Galicia". Política de péndulo tradicional de la casa. A Meilán Gil ("UCD no creyó conveniente estudiar

mi propuesta") le niegan el pan y la sal a su embrión de grupo galleguista en el Parlamento y se

comisiona, en desagravio, al ministro de las regiones para que estudie á decreto antes de que les busquen

las cosquillas los aguafiestas de los diputados.

No había tiempo para más. En el hemiciclo, adhesiones inquebrantables a la mesa y aplausos a las

sentencias de Besteiro, traídas "in memoriam" por su sucesor, Alyarez de Miranda, que sigue siendo

ucedista, pese a las apariencias.

Javier CARRASCO

19 - OCTUBRE — 1977

 

< Volver