Autor: JASA. 
   Otro desmantelamiento     
 
 El Alcázar.    24/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

LA JORNADA POLÍTICA

OTRO DESMANTELAMIENTO

• La Organización Juvenil Española (250.000 afinados, 27 años de experiencia) será la nueva vicuña de la

tatía rasa con que el Gobierno quiere eliminar toda institución modada con el Régimen anterior. Mientras

tanto, la crias permanente del Gobierno centrista se convierte en crisis abierta

Otra vez llueven insistentemente rameras de "crisis sobre el equipo de Adolfo Suárez. La verdad es que

habría que preguntarse sí es que ha existido un solo momento en que no estuviera amenazada la fraga y

audaz singladura del gabinete ucedista. Por eso b noticia —caso improbable de haberse producido— seria

como para titular a cinco columnas: "No hay crisis en UCD". La exclusiva habría sido, sin duda alguna, d

acontecimiento del año. Pero miren por donde que no, que lo que ocurre es que de una crisis permanente

pasamos ahora a una crisis acentuada. El revulsivo que —esta vez— ha hecho saltar los timbres de alarma

ha sido la reciente operación de Suárez bautizada como "d pacto de te Moncloa", mediante la cual d

Gobierno se ha visto obligado a recurrir a asistencias ajenas para mantener la ficción de una apariencia

gobernante. Ya dilimos que d Gobierno de concentración era un hecho real desde d momento mismo en

que se propuso d "compromiso histórico". La incógnita era si la autodenomina-da "oposición de

izquierdas" se iba a conformar con integrar lo que Carrillo ha calificado como un "supergobierno" que

dirigiera las grandes líneas de la política nacional dejando para d Gobierno su vertiente administrativa, o

por d contrario iba a exigir una presencia directa en d gabinete con Suárez. Y es ahora donde se observan

bs dilaciones porque mientras qoe hay grupos que estarían dispuestos a figurar con nombra y apellidos

otros prefieren seguir jugando con una actitud crítica que, si bien es totalmente falsa, como se ha

demostrado en d caso dd PSOE, al menos permite mantener la cara frente a los afinados, que no entienden

la maniobra descarada de sumisión de sus dirigentes. Por contra, desde otras vertientes se dice que la

Democracia Cristiana quiere potenciar que apoyo al Gobierno. Hasta se llega a afirmar que Suárez

mantiene como solución imite de posibilidad de ofrecer carteras a socialistas moderados. En definitiva,

tan soto hay una realidad incontestable: que en breve plazo Suárez tendrá que «modelar (valga d

eufemismo) su Gobierno en función de sus nuevos apoyos. Ya veremos que* sale de esta nueva mutación.

Otro asunto, mucho menos divulgado, soterrado incluso desde altas instancias del Gobierno y relegado a

un segundo plano que no le corresponde es la situación de b Organización Juvenil Española y de sus

250.000 afiliados. Con la nueva era democrática, como algunos temían, vino un afán indiscriminado de

liquidar no importa cual institución que "sonara" siquiera remotamente, al Régimen anterior. Por supuesto

que ello no es más que que dicen promover, lo cual resulta muy ilustrativo. El caso es que todo este

importante colectivo de muchachos que durante muchos anos —desde 1960 han encontrado en la Oje una

importante formación moral, humana y deportiva, se encuen-tren ahora con que, en aras dd más puro

sentimiento liberal y democrático se les mega un puesto al sol en nuestra piel de toro simplemente porque

—dice»— b OJE tiene "connotaciones fascistas" y adolece de una "neta vinculación a la Dictadura". Pues

muy bien. De b historia de b OJE —desde 1960, insisto— cualquiera podrá hacer historia y valorar lo que

yo entiendo su decisiva aportación educativa y formativa de b Juventud española, con independencia de

su vinculación a b Secretaria General del Movimiento, la misma que en otro tiempo desempeló don

Adolfo Suárez González. Pero de lo que nadie puede dudar en este momento es de que la OJE, hoy,

constituye un movimiento juvenil autónomo destinado a enriquecer b personalidad de los jóvenes a base

de prácticas deportivas y de aire abre, entre otras, y absolutamente desprovista de cualquier vinculación

política de ningún genero. Es decir, un movimiento juvenil exactamente igual que los Boy Scouts, por

citar nn ejemplo. Bueno, pues resulta que ahora "los mismos que durante muchos ai os atentaron b OJE y

medraron políticamente a su costa pretenden lavar sus pecados totalitarios a base de caminar esta

organización y de negarles sistemáticamente d pan y b sal". La afirmación me viene desde d pronto

consejo asesor de b OJE, que ayer delebró su junta nacional. Hay muchos datos que mendo-nar pan

valorar b nueva "gestión democrática" dd Ministerio de Cultura y de b nueva Dirección General de b

Juventud. Por lo pronto, b mencionada Dirección General no proporciona ni nn duro a una organización

como b OJE que por su carácter masivo y por su fundón educativa debería merecer por parte dd Estado —

al igual que bs demás organizaciones juveniles no políticas— una mínima subvención. Además, ha

retirado a todos los oficiales instructores (funcionarios de b extinta SGM) que ejercían su labor en b OJE.

Y se dispone a retirar -«H donde todavía no lo ha hecho— todos los locales y dependencias que utilizaba,

en usufructo, b OJE. Sobre esto ultimo, obviamente, no hay nada que objetar. Como reconocen y

subrayan tos propios dirigentes de b OJE, locales y dependencias deben ser utilizados libremente por

todos los movimientos Juveniles, sin discriminación, en fundón del numero de afinados y de la actividad

que desarrollen. Pero resulta una auténtica barbaridad d que desde un Ministerio de Cultura se ignore o se

pretenda extinguir deliberadamente un movimiento juvenil que ha cumplido un papel tan decisivo en b

formación de muchos millares de muchachos y que ahora, boy mismo, cuenta con un respaldo

considerable. ¿Es justo y realista desde una perspectiva de promoción de la juventud "cargarse" a un

movimiento de trayectoria tan prolongada y que puede prestar, con su experiencia, un valioso servido a b

nación?

JASA

 

< Volver