28 de diciembre. 
 Inocentada Suárez     
 
 El Alcázar.    28/12/1977.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

INOCENTADA SUAREZ

Es probable que hoy los españoles no hayan podido gastarse demasiadas bromas: Por

disparatada que sea la noticia que quieran transmitirse en son de inocentada, será digna de

crédito, no por la posible inocentada del interlocutor, sino porque en España es todo posible,

ahora. Quién podría saber, por ejemplo, si las palabras pronunciadas en Almería por el

presidente Suárez. componen una inocentada o un discurso político? Es más, ¿quién podría

decir hoy que la mayor parte de los discursos políticos no son una inocentada? Suárez ha dicho

que ha «adquirido una experiencia enorme en los asuntos de Gobierno», porque —ha

añadido—, «he puesto en ellos toda la reflexión de que soy capaz y toda la prudencia y, al

mismo tiempo, toda la audacia que es necesaria...» ¿Quiere ello decir que Suárez no era un

político experimentado, como realmente pensábamos, y que el precio de la democracia UCD —

paro, huelgas, destrucción de cárceles, asesinatos de civiles y guardianes del orden, carestía

de la vida, cierre de comercios, ruina de empresas, to-madura de pelo internacional, está

justificado por el inapreciable resultado de que el exsecretario de Herrero Tejedor adquiriera

experiencia en los asuntos de Gobierno? Claro que el presidente, como un alumno aventajado,

ha aprovechado bien la beca, pues si el pueblo español padece por su Gobierno inexperto, su

presidente ha respondido con «toda la reflexión de que soy capaz y toda la prudencia».

Esperemos que Suárez no haya dicho esa frase con ánimo autoelogiante, ya que, sin

menoscabo de su buena intención, si todos sus gastos de reflexión y prudencia no han

conseguido más que el marasmo en que España se debate, hay que dudar mucho del grado en

que posee dichas cualidades. De la audacia, no decimos nada, porque basta oírle que «todas

las fuerzas políticas harán lo que sea preciso para que el proceso democrático no se vea

ininterrumpido por muchos ataques que reciba de elementos terroristas» . Pero, ¿no ha

amnistiado Suárez a los terroristas por sus motivaciones políticas? Entonces, los terroristas son

también fuerzas políticas y sólo los inocentes pueden pensar que van a desistir de su empeño,

y los audaces afirmarlo en público. Pero, en un 28 de diciembre, quizá lo más destacable del

discurso, sea esta frase: «Se está construyendo un edificio nuevo sobre un edificio viejo, al que

no se destruye» Si alguien cree que, suprimida hasta la misma fecha original del 18 de Julio, no

se ha destruido el sistema anterior, merecería no ya una inocentada, sino un timo de la

estampita, porque se trata del ingenuo más grande que hayan conocidos los siglos.

 

< Volver