Autor: López Rodríguez, Florentino (NEGRÍN). 
   El aparato informativo     
 
 Pueblo.    21/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

EL aparato informativo del Gobierno no funciona ¿Y cómo iba a funcionar si empieza por no existir, al

menos orgánicamente configurado? Tampoco marcha en la UCD ni en. su grupo parlamentario. En

cambio, responde con criterio, agilidad y prontitud en las agrupaciones de izquierda. Pienso que la

pérdida dé confianza del partido gubernamental, detectada en los sondeos, obedece, en parte, al descuido

informativo. Descuido es precisamente el vocablo que emplea el consejero presidencial don Lorenzo

Olarte al señalar con certeza el fenómeno, por lo demás evidente. Reconozcamos la finura del señor

Olarte al recurrir a un eufemismo para denunciar tamaño error. Alguien tiene que plantear al presidente

del Consejo de Ministros, con toda claridad, que en una acción de gobierno la información es un

componente cardinal. Las referencias de los acuerdos del Gabinete no pueden ser mas desvaídas y

desmañadas; para que surtan un efecto contrario al que se persigue, mejor no darlas. Los canales

informativos del Gobierno, si existen, no se notan; para qué hablar de la imagen del grupo parlamentario

y, en fin, de la UCD parece que no haya otra cosa, informativamente, que las disensiones. Ningún equipo

o partido gubernamental del mundo abandona la información a su suerte, porque sería una suerte perra.

Por ejemplo: Pompidou, hasta el mismo instante de su muerte, se reunía todos los días, al iniciar la

jornada, con los responsables de la información oficial, y, con los periódicos delante, planificar la política

informativa del Gobierno durante las veinticuatro horas siguientes-, en los medios propios y en los

privados en los cuales se ejercía influencia, ¿Es que tiene que ser el primer ministro el que se percate de

todo en el Gobierno, en el grupo parlamentario y en Ja UCD? ¿Qué extraños complejos atenazan al

Gabinete, el cual da la impresión que no se atreve a nada? Los gobiernos, señores, tienen que gobernar, y

en ese gobernar entra su propia política informativa. A Como está, si es que está, el aparato informativo

oficial no funciona. Eso es menester reestructurarlo, recambiarlo, al ser posible sin tirar a la baja. Tirar a

la baja puede ser más cómodo, pero hay comodidades que sirven para poco. La serena y perspicaz

llamada de atención de don Lorenzo Olarte no ha podido ser más oportuna. Oportuna, naturalmente, para

el Gobierno y su partido. Para las oposiciones, ahí se las den todas...

NEGRIN

 

< Volver