Del siglo XXI a Paracuellos     
 
 El Alcázar.    05/11/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

DEL SIGLO XXI APARACUELLOS

El gesto de Fraga Iribarne, prestándose a hacer de presentador de Santiago Carrillo en el elegante club

Siglo XXI, ha sido recibido con grandes elogios por la afición. Por la afición al pasteleo, se entiende, que

es la que predomina en la clase política que para su desgracia disfruta el pueblo español. Se glosa como si

se tratara de unos juegos florales, cuyo lema fuera « Practique la elegancia social de presentar a un

comunista». En el planteamiento se olvidan muchas cosas. Se olvida que no se trata de la presentación de

un adversario político, con el que no haya otras diferencias que las puramente ideológicas, sino de un

enemigo del concepto de sociedad libre que Fraga ha ofrecido defender a sus electores. El comunismo,

donde quiera que triunfa, impone una tiranía irreversible, en la que no son posibles ni los clubs Siglo

XXI, de la elegancia social de la pleitesía al enemigo, ni los Fragas con o sin tirantes. No es un juicio de

intenciones. Es una realidad confirmada por cuantos regímenes comunistas existen en Europa. Asia o

América y de la que es testimonio la conducta personal de Santiago Carrillo, al que es razonable juzgar

por sus acciones, no por sus promesas. Se olvida que Fraga conocía bien el significado de Carrillo, como

lo demuestra, respecto a su historial, la afirmación que hizo, siendo ministro de Gobiernación de la

Monarquía, de que, caso de que Carrillo regresara a España, no tendría policías suficientes para

protegerle. Y respecto a su significado actual, la afirmación rotunda, tan rotunda como todas las de Fraga,

de que nunca se sentaría a una mesa con los comunistas. Ahora, no sólo se ha sentado a la misma mesa

que Carrillo, sino que le ha dado el espaldarazo de su tolerancia, quizá a cambio de la protección policial

que en su día consideró que no podría ofrecerle. De creer a cuantos se enternecen ante el elegante gesto

del no menos elegante club Siglo XXI. habríamos vuelto a la escena de la guerra de los Cien Años,

cuando el general francés antes de comenzar la batalla, exclamó: «Señores ingleses, disparad los

primeros». Frase famosa que parece mal interpretada, ya que más lógico es que el general francés dijera:

«Señores, los ingleses. Disparad los primeros». Al menos es lo que haría cualquier general más dispuesto

a pasar a la historia por ganar una batalla que por pronunciar una bella frase. No sabemos si Fraga, que no

ganó la batalla de las elecciones, busca el premio de consolación del gesto cortesano. En tal caso, la frase

que debió pronunciar en el club Siglo XXI, hubiera sido: «Señores comunistas, disparad los primeros». El

único riesgo es que, dada la habilidad acreditada por los comunistas desde la invención de la CHECA,

para disparar en la nuca, las posibilidades para el contrario de disparar el segundo son bastante remotas.

De Paracuellos no se sale para el club Siglo XXI. Se marcha uno para los siglos de los siglos. Amén.

 

< Volver