Autor: Paso Gil, Alfonso. 
   La última infiltración     
 
 El Alcázar.    27/08/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

LA ULTIMA INFILTRACION

LA Internacional socialista es aguda, es importante. Con más o menos máscaras, está

gobernando Europa. Para nosotros, ya está dicho, el único socialismo existente es el

socialismo científico de Marx y Engels, pues no en vano —repetimos de nuevo los países del

Este se denominan repúblicas socialistas. Es decir, no hay más que el socialismo marxistes,

aunque pueden existir regímenes con gran capacidad de justicia social. Don Felipe González

ha anunciado que desde Madrid y en unas "oficinas" —digámoslo así— que se abrirán al

efecto, se piensa proyectar la ayuda socialista a Iberoamérica. Esto, naturalmente, no es un

invento de Felipe González sino, muy concretamente, de Willy Brandt, e incluso de Olaf Palme.

Aclaremos: no es ahora la primera vez que se habla del asunto. De lo que se trata es de

introducir en la América española e ibérica el socialismo que, la verdad sea dicha, salvo en dos

concretas naciones tiene muy poco que hacer. Pero lo peor del caso es que esta especie de

"nueva Iglesia" —utilizo un termino de Carlos Martín Cinto—.en su expansión por América, va a

favorecer sin ninguna duda la reviviscencia de la guerrilla alimentada por el "socialista" Fidel

Castro y subvencionada por el "socialista" Breznev. Lo que se pretende, ni más ni menos, es

hundir cualquier intento de disciplina gubernamental, machacar cualquier sistema de autoridad

para sembrar la confusión, compañera siempre del socialismo y, a río revuelto, destrozar de

nuevo a Iberoamérica. La maniobra podría tener el impulso directo de la Internacional socialista

desde Bonn, podría contar con el beneplácito de Moscú y, en suma, se podría haber elegido

como persona más idónea al Secretario General del PSOE, que va a aprovechar las facilidades

que le dan su condición de español y los pactos que se firmaron en tiempos del régimen de

Franco. Se trata de un ataque formal y verdadero, utilizando como plataforma el suelo español,

la lengua castellana y las facilidades hispanas en muchos de estos territorios hermanos. Si tos

Estados Unidos no controlan a tiempo la maniobra y no detienen la infección socialista en

Iberoamérica, dentro de poco el ciudadano norteamericano tendrá que salir corriendo para las

cataratas del Niágara, oprimido también por el socialismo de cuño europeo que una vez se

disfraza de socialdemocracia, otra vez de socialismo obrero, pero que, históricamente

considerado no es sino lo mismo: el rompimiento de base con la tradición, con el progreso

entendido rectamente, con el orden y con las virtudes espirituales del ser humano. Aparte de

considerar todo esto como una intromisión deliberada y vergonzosa en la vida política de otros

pueblos, se nos antoja que se están cumpliendo perfectamente las consignas que la U.R.S.S.

dio antes de Helsinki y después de Helsinki en el respeto para todas las fronteras, pero al

propio tiempo aumento de la labor de infiltración en los países del mundo hasta llegar a una

"unificación socialista". Esta es la jugada. Si la saben ver, mejor para los clarividentes. Si no la

saben ver, mucho peor para todos.

Alfonso PASO

 

< Volver