La larga cola de la democracia     
 
 El Alcázar.    27/08/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

A LARGA COLA DE LA DEMOCRACIA

NO es broma ni jugar a la astronomía con el dinero de los españoles. Lo hemos leído en

"Arriba", órgano de la España oficial, con carácter editorial, lo que le da una autoridad que, si lo

hubiéramos dicho nosotros, no tendría, y no faltaría quien atribuyera la información a "nostalgia

estéril". Pero lean ustedes, y vean dónde han ido a parar las nostalgias. El editorial de "Arriba"

lleva el título que, por su tono llorón, parece tomado del libro de Jeremías: "No nos dejan ser

europeos". ¿Y quiénes son esos malos que no nos dejan ser europeos? No es ya el "régimen

franquista", al que con tanta irresponsabilidad como cinismo se acusó, durante años, de

impedirnos entrar en Europa. Ahora resulta que son esos mismos europeos que insultaban a

Franco y chantajeaban a los españoles: "U os convertís en una democracia homologada o no

vais a tener Europa ni pan que llevaros a la boca". Lo de rio tener pan que llevarnos a ia boca

ya lo hemos experimentado, pero con la democracia homologada, sin que, a cambio, nos

permitan, como llora "Arriba", ser europeos, lo que da a entender que nos hemos quedado en

africanos o algo así, situación por demás lógica, ya que coincide con el dictamen del profesor

Tierno Galván de que estamos dirigidos por una clase política subdesarrollada. Pero hemos

dicho que es "Arriba" quien ha sacado el tema, y vamos a ver con sus propias palabras lo que

le ha pasado a España: "Un país que ha pagado con enorme paciencia un precio de acaso más

de cinco mil millones de dólares para realizar, sin pérdida de tiempo, un proceso democrático

de esos que se llaman homologados, acelerando su crisis económica muchos enteros para

cumplir lo que ha considerado su misión europea". Cinco mil millones de dólares, al cambio de

84 pesetas a que se cotiza, céntimo más, céntimo menos, supone cerca de medio billón de

pesetas, cifra que es la que, al parecer, hemos pagado los españoles para adquirir esta curiosa

democracia homologada que nos deja sin pan y sin entrar en Europa, a cambio de que unos

señores muy guapos hayan visto su retrato empapelando las paredes de la nación, de que otro

más feo ande sin el peluquín y de que haya accedido a la nómina oficial la que el profesor

Tierno llama "clase política subdesarrollada". Nosotros quisiéramos que alguien explicara al

pueblo español cuándo se le ha pedido permiso para adquirir una democracia a medio billón de

pesetas la pieza, más esa acelaración de la "crisis económica de muchos enteros" que "Arriba"

cita, pero no concreta en millones de pesetas. Porque a los españoles se les pidió autorización

para una reforma política, sin que nadie les advirtiera el precio que iban a pagar, lo que da

derecho a suponer que, si lo hubieran sabido, hubieran dicho que el coste del juguete lo

pagaran los que iban a divertirse con él. Porque el hombre de la calle, entre colas en la tahona,

aumento del paro, huelgas a todo pasto, encarecimiento de la vida y los criminales sueltos, la

verdad es que cada vez encuentra eso que llaman democracia homologada menos divertido.

 

< Volver