Autor: Suárez González, Adolfo. 
   Palabras en la toma de posesión de Adolfo Suárez como vicesecretario general del movimiento     
 
 El Alcázar.    07/09/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Textos antológicos

PALABRAS EN LA TOMA DE POSESIÓN DE ADOLFO SUAREZ COMO VICESECRETARIO

GENERAL DEL MOVIMIENTO

NO me parece necesario en este momento hacer autopresentaciones, ni reiterar una larga lista

de afirmaciones. Creo poder decir que los hombres del Movimiento me conocéis, pues no en

balde he permanecido vinculado a esta Casa durante diecisiete años y trabajando amparado en

sus muros durante ocho. En la vida de un hombre de 42 años, como el que ahora os habla —

cuya existencia racional coincide con los fecundos años de la Paz de franco y su vida política

con la realidad del Movimiento Nacional— es realmente importante este momento, en el que

tomó posesión de la vicesecretaría General del Movimiento. El proyecto sugestivo de participar

en una idea común de hacer la vida española cada día más Ubre, más justa, más ordenada,

más activa, más alegre y más esperanzada, es una meta que no sólo me satisface, sino que

me apasiona. Yo vengo hoy aquí a servir, a las órdenes del Ministro Secretario General del

Movimiento, ¡a voluntad de convivencia rntegradora que tiene su punto de origen en el 18 de

julio de 1936; y vengo con la clara conciencia de que un servicio a España no puede rehuirse.

Sé bien que se trata de continuar la ingente obra del Caudillo, que ha fundamentado nuestra

Historia presente en la paz y en el orden social en el respeto a la libertad y a la dignidad del ser

humano; en la justicia social y en el desarrollo económico. Nuestro presente está hoy afincado

en la conciencia de que vivimos en una sociedad pluralista, en la que el individuo busca

integrarse en grupos, entidades y asociaciones con posiciones diversas, no necesariamente

contrapuestas, que el Movimiento reconoce y promueve, adecuándolas al bien común en una

armonía integradora. Es claro que los cauces por los que discurre la dinámica de las fuerzas

sociales, han de estar abiertos a todos los españoles, entidades y asociaciones que respeten la

convivencia nacional; de esta participación diversificada ha de surgir una auténtica

comunicación entre los hombres y las tierras de España, un lógico contraste de pareceres entre

entidades y asociaciones; una constante comunicación de ideas y de esperanzas, cimentada

en e! mutuo respeto, que fortalecerá, sin duda alguna, la unidad sustancial de la Patria. Por eso

el presidente Arias ha marcado que nuestro afán es sumar y no restar; aunar voluntades y no

excluir; respe tar opiniones y no forzarías. Soy un hombre de creencias sólidas y poi ello toda

mi realidad vital —en lo personal, en lo familiar y en lo político— profundiza en las raices

últimas de mí fidelidad a España y a sus hombres y de mi lealtad a un Régimen nacido en la

necesidad de recuperar la identidad nacional del país y su legitimidad como Estado, que

encabezado por el Generalísimo franco ha sabido dar respuesta en circunstancias cambiantes

y, desde luego, no fáciles, al reto de mantener unido su destino como país, acelerar su

progreso y posibilitar su vida democrática. Te pido, Ministro Secretario, que hagas llegar al Jefe

Nacional del Movimiento, mi gratitua por su generosa designación y especialmente el

testimonio de la lealtad de este español de filas que aprendió en la dureza de su tierra

abulense, a ser fiel a la palabra dada y estricto cumplidor de sus obligaciones. Esta fidelidad

que proclamo al Caudillo, no es cosa diferente de la que profeso al Príncipe de España, don

Juan Carlos de Borbón, sino precisamente la proyección histórica de esa misma lealtad. Una

fidelidad y una esperanza a ese futuro que representa la Monarquía que en su día encabezará

don Juan Carlos y que es, sin duda alguna, la solución armónica e indiscutible para que

España, sin renunciar a ninguna de las esencialidades nacidas un 18 de julio de 1936, pueda

encararse con un quehacer sin traumas y perfectamente participante y representativo.

7 — SEPTIEMBRE — 1977

 

< Volver