Madrid por la república     
 
 El Alcázar.    02/09/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

MADRID POR LA REPÚBLICA

Como un niño cursi, vestido de marinero, ha aparecido Madrid engolfado en la zafiedad de la pintada, a

cuenta del FRAP. Sus militantes han dibujado banderas, de esas que llevan el morado color del semiluto,y

además de afirmar arrogantemente que "Madrid es republicano", —lo cual no nos quita el sueño— han

decidido por Decreto la frapización: "Madrid es del FRAP", —eso sí nos preocupa— . Cabría

preguntarles que para qué lo quieren, si lo ensucian y lo destrozan tan empecinadamente; pero la cuestión

es más sería y merece otros puntos de reflexión. Quienes hayan de meditar no son, desde luego, aquéllos a

quienes la forma de Estado no les preocupa demasiado y, mucho menos, quienes en la República ven un

sistema más moderno que oíros, de los varios que pueden elegirse. Pero, si se había llegado a un pacto

nacional y tanto la Ley Orgánica franquista, como la de Reforma Política suarista contemplan la

monarquía como pieza maestra de los textos legales en vigor, bueno será saber que, por lo menos el

FRAP, no juega limpio y, al socaire de la permisibilidad, erosiona el consenso general que nos permitirá

convivir. No vamos a ser nosotros quienes anatematicemos la fórmula republicana, pero sí tenemos ¡a

obligación de anotar el peligro que supone, para el Estado, tolerar los desahogos manifiestos en las

pintadas aludidas. Desde nuestro idearía, más difícil todavía resulta admitir la dictatorial manera de

anexionarse Madrid y alistarnos, a los que componemos su población, en el ejército de quienes hasta

ahora no tienen otro crédito que el de asesinos y ensuciaciudades. Para quienes confunden democracia y

tolerancia de la ilegalidad, bueno es saber que los dictadores de la basura nos consideran ya en el bote.

De una bandera en las tapias, a los crespones morados, tan sólo hay un paso que está en manos de la

autoridad evitar que se dé.

 

< Volver