Autor: García Serrano, Rafael. 
   Lendakari al aparato     
 
 El Alcázar.    20/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

LENDAKARI AL APARATO

LUNES, 19 DE SEPTIEMBRE.- A Saragat lo pintaban los caricaturistas italianos sentado en

una nube, pero jamás bajándose de ella. Algo asi debería ocurrirle a el señor Leizaola, al

parecer "Lendakari", o sea, presidente de Euzkadi en el exilio y aspirante a un tratamiento

tarradellizante de su situación. El señor Leizaola ya fue ministro de Justicia y Kultura en el

primer Gobierno autonómico, el que vendió a Dios y a las Leyes Viejas por un plato de lentejas

comunistas, acto en el que perecieron los "jelkides" y todos sus filisteos para no resucitar

jamás. De aquel "Jaungoikua eta lege zarrak" no ha quedado más que eta, y con distinto

significado, que antes era copulativo y ahora es Eta, internacional y comunista.

A un señor le avisaron en Bayona, primavera de 1940: "Ojo, los alemanes van a ocupar París".

La noticia se la transmitía personalmente el amigo o enviado de un ministro francés para que el

señor y sus amigos se pusieran a salvo. Pero el señor alertado, napoleónico, envuelto en

mapas de campaña, señaló que la ocupación de París era imposible mientras su lápiz

orquestaba sobre el plano la maniobra Weygand que haría el suceso tan imposible como todos

sabemos. Y los alemanes llegaron a Hendaya. Al mismo señor, en la misma ciudad, le visitó un

amigo que venía de España. Era en los tiempos primeros del Concilio Vaticano II, y reinaba

felizmente en la Iglesia Católica Juan XXIII. El señor de nuestra historia se interesó por cómo

andaban abajo, en la zona ocupada por la Oprobiosa.

—Pues bien. Y más con el humor que siempren gastan los españoles en cualquier tiempo, que

ya sabe que "chirenes" si son. Ahora me han contado que Juan XXIII está en Castelgandolfo,

para el verano, ya sabe, y que antes de ir ordenó acomodar el palacio con refrigeración y cierta

comodidad...

—Sí, sí, ya sé, ya sé, ya sé, —dijo el señor con el aire beato de quien hace la tertulia con el

propio Padre Santo.

—Los arreglos los ha encontrado a su gusto, pero al entrar en su despacho el Papa vio

inmediatamente un Cristo de gran tamaño y dijo: "Pero bueno, ¿qué hace esto aquí? Ya les dije

que durante el verano no quería nada que me recordase la oficina."

Y el señor napoleónico y beato respondió gravemente al amigo que le contaba cosas de

España:

—Estoy seguro de que Juan XXIII no ha dicho nunca semejante cosa. Se lo garantizo. Eso son

kalumnias maketas.

Pues el señor de la primavera del 40 y el bien informado en temas papales es Leizaola, el

"Lendakari" actual. Tan kulto como cuando expendía kultura baska, que es como vender sedas

que sólo ven los que no son hijos de judío; tan sutil como cuando la justicia baska se fundaba

en los códigos de las "chekuas" Larrinaga, los Angeles Custodios, el "Cabo Quilates", etc.

Tan en su/nube el pobre señor. Ese es Leizaola, el "Lendakari".

Rafael GARCÍA SERRANO

 

< Volver