El ministro para las Regiones, sobre el restablecimiento de la Generalidad. 
 "Las autonomías no pueden servir para separar"  :   
 "Un gran paso para que el proceso de la democratización se consolide". 
 El Alcázar.    30/09/1977.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

El ministro para las Regiones, sobre el restablecimiento de la Generalidad

"LAS AUTONOMÍAS NO PUEDEN SERVIR PARA SEPARAR"

• "Un gran paso para que el proceso de la democratización se consolide"

Con motivo del restablecimiento de la Generalítad de Cataluña, el ministro para las Regiones,

don Manuel Clavero Arevalo, hizo la siguiente declaración a los medios de comunicación social:

"La Generalidad de Cataluña- es una institución secular en la que el pueblo catalán ha visto el

símbolo de su unidad como un pueblo de España. La inmensa mayoría de los partidos políticos

que comparecieron en las elecciones del 15 de junio en Cataluña, propugnaron en la campaña

electoral el restablecimiento inmediato de la Generalidad. El Gobierno, como emanación del

grupo político que más votos obtuvo en España, en esas elecciones tanto en la campaña

electoral, como en su declaración programática, señaló como uno de sus objetivos el

establecimiento de las autonomías regionales en España, y anunció también que antes de la

constitución, podrían darse pasos preautonómicos, que constituyeran un tránsito hasta el

momento en el que la Constitución estableciera las autonomías. Ese Gobierno que ha tomado

la bandera de la autonomía en España, ha tomado la iniciativa también para dar una respuesta

adecuada al pueblo catalán. Dentro del ordenamiento vigente, existen técnicas de

descentralización, por la cual el Estado puede transferir a entidades supraprovinciales, a

entidades regionales, actividades y servicios del Estado, asi como también actividades y

servicios que hoy prestan las Diputaciones. En el restablecimiento de la generalidad, el

Gobierno no ha abordado, sino que ha respetado zonas de reserva constitucional. No hay

propiamente un proceso estatutario que es consustancial a la autonomía, sino que se ha

regulado por normas estatales dicho restablecimiento. Tampoco se han concedido medios

económicos privilegiados, en el que pudieran estar en perjuicio otras regiones españolas. El

Gobierno considera que la autonomía ha de ser siempre respetuosa con la unidad del Estado y

con la unidad de la Nación española, y considera que una adecuada regulación de las

autonomías robustecerá esta unidad, porque distribuirá el poder en todo el territorio nacional, y

todos los españoles participarán en la resolución de sus problemas que no dependerán de

decisiones lejanas tomadas en la capital de España. También la autonomía tiene que pasar por

la solidaridad, entendida como que las autonomías no pueden servir para separar y aumentar

las diferencias ya profundas que separan a unas regiones de otras en España. Y también, que

la autonomía no puede servir para enfrentar a unas regiones con otras, sin perjuicio de que

cada una defienda sus propios intereses. Este ha sido el espíritu con el que el Gobierno ha

querido dar respuesta a la voluntad del pueblo catalán, restableciendo provisionalmente la

Generalidad a través de un proceso que puede también extenderse a otras regiones españolas.

También quiero decir que el Gobierno es plenamente consciente de que al haber tomado la

iniciativa en este proceso de restablecimiento de la Generalidad, ha dado un gran paso para

que el proceso de la democratización española se consolide plenamente, como todos

aspiramos a conseguir».

 

< Volver