Carta cristiana del Cardenal Tarancón. 
 Construir la paz en la justicia es la tarea más grave de esta hora     
 
 ABC.    21/03/1976.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

CARTA CRISTIANA DEL CARDENAL TARANCON

CONSTRUIR LA PAZ EN LA JUSTICIA ES LA TAREA MAS GRAVE DE ESTA HORA

Al tema de la paz dedica su caita cristiana esta semana el arzobispo de Madrid.

Sus párrafos más llamativos son los siguientes:

«No es la paz un bien que se da gratis. Necesita una base adecuada hecha de

justicia y de verdad, y exige un compromiso serio y formal y un esfuerzo

ininterrumpido de todos los que integran una comunidad

Han existido muchas razones que nos han separado v dividido a los españoles a

través de los siglos. Y las relaciones de unos con otros en este suelo han sido

demasiadas veces conflictivas, hasta llegar en repetidas ocasiones al conflicto

armado: a la guerra civil.

Por eso el empeño por la paz es una de los exigencias más urgentes r más graves

de todos los españoles y, especialisimamente, de los que nos llamamos cristianos

que como discípulos del Príncipe de la Paz hemos de ser instrumentos de paz.

Últimamente, la violencia ha aflorado de manera aterradora en nuestra Patria,

como tantas veces hemos tenido que lamentar. Y continuamente surgen conflictos y

malentendidos entre unos grupos -y otros, entre unas clases sociales y otras,

entre las distintos ideologías que hacen difícil, muy difícil, la integración de

todos en un afán común de la fraternidad gozosa entre todos loa que nos sentimos

hijos de una misma madre: España.

E» necesario arrancar la violencia del corazón de todos los españoles que de

verdad amen a su Patria. Y no puede llamarse en verdad cristiano el que albergue

en* su corazón sentimientos de odio, de venganza.

Oreo sinceramente que tan solo en un clima de paz, .logrando superar los

conflictos y apoyándonos todo en tantas cosas como nos unen par» superar las que

nos dividen, podremos conseguir un desarrollo auténtico en todos los órdenes y

podremos lograr una comunidad nacional civilizada y humana y sobre todo,

cristiana.»

 

< Volver